Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Histoplasmosis

Por Sanjay G. Revankar, MD, Professor of Medicine and Director of ID Fellowship Program, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine ; Jack D. Sobel, MD, Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine

Información:
para pacientes

La histoplasmosis es una enfermedad pulmonar y hematógena causada por Histoplasma capsulatum que a menudo se cronifica y suele desarrollarse tras una infección primaria asintomática. Los síntomas corresponden a los de la neumonía o de una enfermedad crónica inespecífica. El diagnóstico se realiza con la identificación del microorganismo en esputo o tejidos, o con la detección del antígeno específico en suero y orina. Cuando se necesita tratamiento, se realiza con anfotericina B o un azol.

(Véanse también las Practice Guidelines for the Management of Patients with Histoplasmosis de la Infectious Diseases Society of America).

La histoplasmosis se identifica en todo el mundo.

En los Estados Unidos, el área endémica abarca

  • Las cuencas de los ríos Ohio y Misisipí, extendido hacia áreas del norte de Maryland, el sur de Pensilvania, el centro de Nueva York y Texas

Se identificaron microfocos en otros estados, como Florida, y a lo largo de los ríos St. Lawrence y Grande.

El H. capsulatum prolifera como moho en la naturaleza o en cultivo a temperatura ambiente, pero se convierte en una pequeña célula de levadura (entre 1 y 5 μm de diámetro) a 37°C y cuando invade las células de un huésped. La infección se produce tras la inhalación de conidios (esporas producidos por la forma micelio del hongo) presentes en el suelo o el polvo contaminado con deposiciones de aves o murciélagos. La enfermedad grave es más frecuente después de una exposición prolongada e intensa y en los hombres, los lactantes o los pacientes con algún tipo de inmunodeficiencia de células T.

La infección inicial se desarrolla en los pulmones y suele permanecer localizada, pero puede diseminarse por vía hematógena a otros órganos si las defensas celulares del huésped no la controlan. La histoplasmosis generalizada progresiva es una de las infecciones oportunistas que definen al sida.

Signos y síntomas

La mayoría de las infecciones por histoplasmosis son asintomátocas o tan leves que los pacientes no solicitan atención médica. La enfermedad se caracteriza por 3 formas principales.

La histoplasmosis primaria aguda es un síndrome que se manifiesta con fiebre, tos, mialgias, dolor torácico y malestar general de intensidad variable. En ocasiones, se desarrolla neumonía aguda (que se evidencia en la exploración física y la radiografía de tórax).

La histoplasmosis cavitaria crónica se caracteriza por lesiones pulmonares muchas veces apicales, que se asemejan a una tuberculosis cavitaria. Las manifestaciones consisten en tos y disnea progresivas, que incluso pueden culminar en una disfunción respiratoria discapacitante. La enfermedad no se disemina.

La histoplasmosis diseminada progresiva se caracteriza por el compromiso del sistema reticuloendotelial, con hepatoesplenomegalia, adenopatías, compromiso de la médula ósea y, en ocasiones, úlceras bucales o digestivas. La evolución suele ser subaguda o crónica, con sólo síntomas inespecíficos y con frecuencia sutiles (p. ej., fiebre, cansancio, pérdida de peso, debilidad, malestar general). En los pacientes infectados por HIV, puede provocar un agravamiento inexplicable de su estado. El SNC puede verse comprometidos, con meningitis o lesiones encefálicas localizadas. La infección suprarrenal es inusual, pero puede ocasionar enfermedad de Addison. La neumonía grave también es infrecuente, pero los pacientes con sida pueden desarrollar una neumonía aguda grave con hipoxia que sugiere una infección por Pneumocystis jirovecii, además de hipotensión arterial, alteraciones del estado mental, coagulopatía o rabdomiólisis.

La mediastinitis fibrosante, una forma crónica poco frecuente, provoca por último compromiso circulatorio.

Los pacientes con histoplasmosis pueden perder la visión, pero los microorganismos no se detectan en las lesiones oculares, la quimioterapia antimicótica no resulta útil y la relación con la infección por H. capsulatum es dudosa.

Diagnóstico

  • Histología y cultivos

  • Búsqueda de antígenos

El médico debe estar atento a la posibilidad de esta enfermedad dado que los síntomas son inespecíficos. Deben solicitarse radiografías de tórax, que pueden mostrar los siguientes hallazgos:

  • En la infección aguda: patrón normal, nodular diseminado o miliar

  • En la histoplasmosis pulmonar crónica: lesiones cavitarias en la mayoría de los pacientes

  • En la enfermedad progresiva: adenopatía hiliar con infiltrado nodular generalizado en alrededor del 50% de los pacientes

Puede ser necesario un lavado broncoalveolar o una biopsia tisular para obtener muestras con el fin de realizar exámenes histológicos; también deben indicarse pruebas serológicas, urocultivo, hemocultivo y cultivo de esputo. Debido a que el cultivo de Histoplasma puede suponer un riesgo biológico grave para el personal de laboratorio, el laboratorio debe ser notificado del diagnóstico sospechado.

El examen microscópico histológico puede sugerir el diagnóstico con intensidad, en particular en pacientes con sida e infecciones extensas; en esos pacientes, pueden identificarse levaduras intracelulares en una muestra de sangre periférica o de la capa leucocitaria teñida con colorantes de Wright o Giemsa. El cultivo para hongos confirma el diagnóstico. La lisis-centrifugación o el cultivo de la capa leucocitaria aumentan el rendimiento de las muestras de sangre.

La identificación del antígeno de H. capsulatum es sensible y específica, en particular cuando se miden simultáneamente en muestras de sangre y orina. No obstante, se informaron casos de reactividad cruzada con otros hongos (Coccidioides immitis, Blastomyces dermatitidis, Paracoccidioides brasiliensis, Penicillium marneffei).

Pronóstico

La forma primaria aguda casi siempre es autolimitada, aunque muy rara vez provoca la muerte como resultado de una infección masiva. La histoplasmosis cavitaria crónica puede provocar la muerte debido a insuficiencia respiratoria grave. La histoplasmosis diseminada progresiva no tratada se asocia con una tasa de mortalidad > 90%.

Tratamiento

  • En ocasiones, no requiere tratamiento

  • En presencia de infección leve o moderada, itraconazol

  • En presencia de infección grave, anfotericina B

La histoplasmosis primaria aguda no requiere antimicóticos, salvo que no se observe mejoría espontánea después de 1 mes; se indican 200 mg de itraconazol por vía oral tres veces al día durante 3 días, y después 1 vez al día durante 6 a 12 semanas. El fluconazol es menos eficaz, y otros azoles no están bien estudiados aunque se han utilizado con éxito. La neumonía grave requiere terapia agresiva con anfotericina B.

La histoplasmosis cavitaria crónica se trata con 200 mg de itraconazol por vía oral 2 veces al día durante 3 días, y luego 1 o 2 veces al día durante 12 a 24 meses. En presencia de enfermedad grave o ante la falta de respuesta o de tolerancia al itraconazol, deben usarse otros azoles o anfotericina B.

En la histoplasmosis diseminada grave, el tratamiento de elección es anfotericina B liposomal en dosis de 3 mg/kg por vía intravenosa una vez al día (preferentemente), o anfotericina B en dosis de 0,5 a 1 mg/kg por vía intravenosa una vez al día durante 2 semanas o hasta que el paciente esté clínicamente estable. Los pacientes pueden pasar luego a recibir 200 mg de itraconazol por vía oral 3 veces al día durante 3 días, y luego 2 veces al día durante 12 meses, una vez que descienda la fiebre y desaparezca la necesidad de soporte ventilatorio o vasopresor. En la enfermedad diseminada leve, pueden indicarse 200 mg de itraconazol por vía oral 3 veces al día durante 3 días, y luego dos veces al día durante 12 meses. En los pacientes con sida, debe administrarse itraconazol en forma indefinida para prevenir las recidivas, o hasta que el recuento de linfocitos CD4 sea > 150. Las concentraciones sanguíneas de itraconazol y antígeno de Histoplasma deben ser controladas durante la terapia. El fluconazol puede ser menos eficaz, pero el voriconazol y el posaconazol son muy activos contra H. capsulatum y pueden ser eficaces para el tratamiento de los pacientes con histoplasmosis. Se requieren más datos y experiencia para identificar el fármaco más apropiado en cada situación clínica.

Conceptos clave

  • La histoplasmosis es una infección micótica común adquirida por la inhalación de esporas.

  • Es endémica en las cuencas de los ríos Ohio y Misisipí, y se extiende hacia áreas del norte de Maryland, el sur de Pensilvania, el centro de Nueva York y Texas.

  • Puede causar una infección pulmonar aguda primaria, una infección pulmonar cavitaria crónica o una infección diseminada progresiva.

  • Diagnosticar mediante histopatología, cultivos y pruebas de antígeno.

  • La infección primaria aguda casi siempre es autolimitada.

  • La histoplasmosis diseminada progresiva no tratada se asocia con una tasa de mortalidad > 90%.

  • En presencia de infección leve o moderada, administrar itraconazol

  • Para la infección grave, utilizar anfotericina B liposomal, seguida de itraconazol.

Recursos en este artículo