Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Ascariasis

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

La ascariasis es la infección por Ascaris lumbricoides. Las infecciones leves pueden ser asintomáticas. Los síntomas iniciales son respiratorios (tos, sibilancias), mientras que los tardíos consisten en dolor secundario a la obstrucción de la luz gastrointestinal (intestinal o de los conductos biliar o pancreático) por los helmintos adultos. Los niños con infección crónica pueden presentar desnutrición. El diagnóstico se realiza a través de la identificación de los huevos o los helmintos adultos en las heces, los helmintos adultos que migran desde la nariz o la boca o las larvas presentes en el esputo durante la fase de migración pulmonar. El tratamiento consiste en albendazol, mebendazol o ivermectina.

Fisiopatología

Los huevos ingeridos incuban en el duodeno y las larvas resultantes penetran en la pared del intestino delgado, para luego migrar a través de la circulación portal a través del hígado hacia el corazón y los pulmones. Las larvas se alojan en los capilares alveolares, penetran en las paredes alveolares y ascienden por el árbol bronquial hasta la bucofaringe. En esta área, se degluten y regresan al intestino delgado, donde se convierten en helmintos adultos, que se aparean y liberan huevos, luego excretados con las heces. El ciclo vital se completa en 2 o 3 meses y los helmintos adultos viven entre 1 y 2 años.

Cuando la infección es grave, una masa enredada de helmintos puede obstruir el intestino, en particular en los niños. En ocasiones, los helmintos adultos individuales que migran en patrones aberrantes obstruyen el conducto biliar o pancreático y causan colecistitis o pancreatitis; la colangitis, el absceso hepático y la peritonitis son menos frecuentes. La fiebre provocada por otras enfermedades o algunos fármacos (p. ej., albendazol, mebendazol, tetracloroetileno) puede estimular la migración aberrante.

Etiología

La ascariasis se desarrolla en todo el mundo, pero se concentra en las áreas tropicales y subtropicales con malas condiciones sanitarias, si bien también puede transmitirse en áreas rurales del sudeste de los Estados Unidos. La ascariasis es la infección intestinal helmíntica más prevalente en el mundo. Las estimaciones actuales sugieren que aproximadamente 1.000 millones de personas están infectadas y alrededor de 20.000 de ellas (sobre todo niños) mueren todos los años debido a obstrucción intestinal o biliar. Los informes indican que hay 4 millones de estadounidenses infectados.

Signos y síntomas

Las larvas que migran a través de los pulmones pueden causar tos, sibilancias y a veces hemoptisis u otros síntomas respiratorios. Una pequeña cantidad de helmintos adultos no suele causar síntomas gastrointestinales, aunque un paciente asintomático que expulsa un helminto adulto por la boca o el recto puede buscar atención médica. La obstrucción intestinal o biliar causa dolor abdominal cólico, náuseas y vómitos. La ictericia es infrecuente. Incluso las infecciones moderadas pueden provocar desnutrición infantil. Su fisiopatología es incierta y puede asociarse con competencia por los nutrientes, alteraciones de la absorción y disminución del apetito.

Diagnóstico

  • Examen microscópico de las heces

  • Identificación de gusanos adultos en las heces o que salen de la nariz, la boca o el recto

El diagnóstico se realiza por la detección de huevos en heces evaluadas bajo microscopio o la observación de gusanos que emergen de la nariz o la boca. A veces, pueden hallarse larvas en el esputo durante la fase pulmonar.

Mientras las larvas migran a través de los pulmones, la eosinofilia puede ser significativa, pero ésta suele disminuir luego, cuando los helmintos adultos se alojan en el intestino. Durante la fase pulmonar, la radiografía de tórax puede mostrar infiltrados (síndrome de Löffler).

Tratamiento

  • Albendazol, mebendazol o ivermectina

Todas las infecciones deben tratarse. Es eficaz la administración de 400 mg de albendazol por vía oral en 1 sola dosis, 100 mg de mebendazol por vía oral 2 veces al día durante 3 días o 500 mg por vía oral una sola vez, o entre 150 y 200 mcg/kg de ivermectina en 1 sola dosis oral. El albendazol, el mebendazol, y la ivermectina son fármacos de categoría C en el embarazo, y el riesgo del tratamiento en embarazadas infectadas por Ascaris debe ser evaluado frente al riesgo de la enfermedad no tratada. La nitazoxanida sirve para tratar las infecciones leves por Ascaris, aunque es menos eficaz en las infecciones graves. La piperacina, que se usaba ampliamente en el pasado, se sustituyó por alternativas menos tóxicas.

Las complicaciones obstructivas pueden responder al tratamiento antihelmíntico o requerir la extracción quirúrgica o endoscópica de los helmintos adultos.

Prevención

La prevención requiere condiciones sanitarias adecuadas. Debe evitarse el consumo de verduras crudas o mal lavadas en áreas donde las heces humanas se usan como fertilizantes.

Conceptos clave

  • La ascariasis es la infección intestinal helmíntica más prevalente en el mundo.

  • Los huevos eclosionan en el intestino, y las larvas migran primero a los pulmones y luego a los intestinos, donde maduran.

  • En los pulmones, las larvas pueden causar tos y sibilancias; los gusanos adultos pueden obstruir los intestinos.

  • Diagnosticar mediante examen microscópico de las heces; en ocasiones se ven los gusanos adultos.

  • Tratar con albendazol, mebendazol o ivermectina.

Recursos en este artículo