Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Generalidades de las infecciones por nematodos filarias

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

Las filarias adultas, semejantes a filamentos, residen en los tejidos linfáticos o subcutáneos. Las hembras grávidas producen crías vivas (microfilarias) que circulan en la sangre o migran a través de los tejidos. Una vez ingeridas por un insecto hematófago adecuado (mosquito o mosca), las microfilarias se convierten en larvas infecciosas que se inoculan o se depositan en la piel del siguiente huésped durante la picadura del insecto. Los ciclos vitales de todas las filarias son similares, salvo el sitio donde se produce la infección. Sólo unas pocas especies de filarias infectan a los seres humanos. Es posible agruparlas según la ubicación de los gusanos adultos.

La filariasis subcutánea se debe a la infección por Loa loa (el gusano africano ocular—ver Loasis) y por Onchocerca volvulus (ver Oncocercosis (Ceguera de los ríos)).

La filariasis linfática se debe a la infección por Wuchereria bancrofti, Brugia malayi y B. timori (ver filariasis linfáticas Bancroftiana y Brugiana).

Raramente, Dirofilaria immitis, el gusano del corazón del perro, causa infección en los seres humanos (ver Dirofilariasis).

Algunos laboratorios especializados tienen una prueba serológica general para la detección de la infección por filarias (incluyendo las infecciones por Wuchereria, Brugia, Onchocerca, y Mansonella). La prueba es altamente sensible, pero no puede identificar una infección por filarias específica y no puede distinguir una infección activa de una remota. Esta distinción es menos importante en los viajeros sintomáticos, pero limita la utilidad de la prueba en las personas procedentes de zonas endémicas.