Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Toxocariasis

(Larva migratoria visceral u ocular)

Por Richard D. Pearson, MD, Professor of Medicine and Pathology, Associate Dean for Student Affairs, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

La toxocariasis es una infección humana por larvas del nematodo áscaris, que habitualmente infectan a los animales. Los síntomas son fiebre, anorexia, hepatoesplenomegalia, exantema, neumonitis, asma o alteraciones visuales. El diagnóstico se basa en enzimoinmunoensayo. El tratamiento consiste en albendazol o mebendazol. Pueden agregarse corticoides en presencia de síntomas graves o de compromiso ocular.

Fisiopatología

Los huevos de Toxocara canis, T. cati y de otros helmintos áscaris de animales maduran en el suelo e infectan a los perros, los gatos y otros animales. Los seres humanos pueden ingerir accidentalmente huevos presentes en tierra contaminada con heces de animales infectados o pueden alimentarse de huéspedes de transferencia infectados (p. ej., conejos). Los huevos se incuban en el intestino humano y las larvas penetran en la pared intestinal, para luego migrar a través del hígado, los pulmones, el SNC, los ojos u otros tejidos. La lesión tisular es secundaria al desarrollo de reacciones granulomatosas eosinófilas desencadenadas por las larvas migratorias. En general, las larvas no completan su desarrollo en el cuerpo humano, pero pueden permanecer vivas durante varios meses.

Signos y síntomas

Larva migratoria visceral

Este síndrome está compuesto por fiebre, anorexia, hepatoesplenomegalia, exantema, neumonitis y síntomas de asma, lo que depende de los órganos afectados.

La larva migratoria visceral aparece sobre todo en niños de 2 a 5 años con antecedentes de geofagia y desaparece espontáneamente en 6 a 18 meses si el paciente deja de ingerir huevos. En raras ocasiones se informaron muertes debido a la invasión del encéfalo o el corazón.

Larva migratoria ocular

Este síndrome, también denominado toxocariasis ocular, suele producir manifestaciones sistémicas muy leves o nulas. Las lesiones asociadas se caracterizan sobre todo por reacciones granulomatosas en respuesta a la presencia de la larva en la retina, que puede causar trastornos visuales.

La larva migratoria ocular se desarrolla en niños mayores y, con menor frecuencia, en adultos jóvenes. La lesión puede confundirse con retinoblastoma o con otros tumores intraoculares.

Diagnóstico

  • Enzimoinmunoensayo junto con los hallazgos de la evaluación clínica

El diagnóstico se basa en los hallazgos de la evaluación clínica, los estudios epidemiológicos y las pruebas serológicas. En la actualidad, se recomienda indicar un enzimoinmunoensayo. Sin embargo, en los pacientes con larva migratoria ocular los títulos de anticuerpos en suero pueden ser bajos o indetectables. Las isoaglutininas aumentan con frecuencia, pero este hallazgo es inespecífico. La hiperglobulinemia, la leucocitosis y la eosinofilia significativa son frecuentes. En la TC o la RM pueden verse múltiples lesiones ovales mal definidas, de 1 a 1,5 cm, dispersas en el hígado, o nódulos subpleurales poco definidos en el tórax.

Las biopsias del hígado u otros órganos afectados pueden mostrar reacciones granulomatosas eosinófilas, pero las larvas son difíciles de hallar en los cortes tisulares, y las biopsias tienen un rendimiento bajo. El examen de las heces no es útil para el diagnóstico. La larva migratoria ocular debe distinguirse del retinoblastoma para prevenir una enucleación quirúrgica innecesaria del ojo.

Tratamiento

  • Mebendazol o albendazol

  • Tratamiento sintomático

Los pacientes asintomáticos y los pacientes con síntomas leves no requieren tratamiento con antihelmínticos porque la infección es generalmente autolimitada. Para los pacientes con síntomas moderados a graves, a menudo se indican entre 100 y 200 mg de mebendazol por vía oral 2 veces al día durante 5 días o 400 mg de albendazol por vía oral 2 veces al día durante 5 días, aunque no se definió con precisión la duración óptima del tratamiento.

Los síntomas leves pueden mejorar con antihistamínicos, pero en pacientes con síntomas graves puede ser necesaria la administración de corticoides (entre 20 y 40 mg de prednisona por vía oral 1 vez al día). La larva migratoria ocular aguda también se trata con corticoides, tanto locales como por vía oral.

La fotocoagulación con láser se empleó para destruir las larvas en la retina.

Prevención

La infección por T. canis es frecuente en los cachorros de los Estados Unidos, mientras que la infección por T. cati en los gatos es menos común. Ambos animales deben desparasitarse con frecuencia. El contacto con tierra o arena contaminada con heces de animales debe reducirse al mínimo. Los areneros deben permanecer cubiertos.

Recursos en este artículo