Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infecciones por adenovirus

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Emeritus Professor, School of Life Sciences, University of Warwick

Información:
para pacientes

Las infecciones por uno de los varios adenovirus pueden ser asintomáticas o causar síndromes específicos, como infecciones respiratorias leves, queratoconjuntivitis, gastroenteritis, cistitis y neumonía primaria. El diagnóstico se basa en la evaluación clínica. El tratamiento es de sostén.

Los adenovirus son virus DNA que se clasifican de acuerdo con la presencia de 3 antígenos mayores en la cápside (hexona, pentona y fibra). En general, la infección se contrae por el contacto con secreciones (incluso en dedos de pacientes infectados) de una persona infectada o con un objeto contaminado (p. ej., toallas, instrumentos). La infección puede transmitirse por el aire o el agua (p. ej., al nadar). La descamación viral asintomática desde el tubo digestivo o las vías respiratorias puede continuar durante varios meses o incluso durante años.

Signos y síntomas

En los huéspedes inmunocompetentes, la mayoría de las infecciones por adenovirus son asintomáticas, aunque en ciertas ocasiones pueden provocar un amplio espectro de manifestaciones clínicas. El síndrome más frecuente, que se presenta sobre todo en niños, consiste en fiebre, en general > 39°C que dura > 5 días. También puede aparecer odinofagia, tos, rinorrea u otros síntomas respiratorios. Se describió otro síndrome caracterizado por conjuntivitis, faringitis y fiebre (fiebre faringoconjuntival). Algunos síndromes infrecuentes por adenovirus, que se detectan en lactantes, pueden manifestarse con bronquiolitis grave (ver Bronquiolitis) y neumonía. En poblaciones cerradas de adultos jóvenes (p. ej., reclutas militares), pueden aparecer brotes de enfermedades respiratorias, con fiebre y síntomas de las vías inferiores, en general traqueobronquitis, aunque también neumonía, pero sólo en forma ocasional.

La queratoconjuntivitis epidémica (ver Etiología) a menudo puede ser grave y, esporádicamente, puede provocar epidemias. La conjuntivitis suele ser bilateral y suelen palparse adenopatías preauriculares. También pueden identificarse quemosis, dolor y lesiones corneales punteadas visibles con tinción de fluoresceína. Los signos y síntomas sistémicos son leves o están ausentes. La queratoconjuntivitis epidémica suele resolverse en 3 o 4 semanas, aunque las lesiones corneales pueden persistir mucho más tiempo.

Los síndromes adenovirales no respiratorios incluyen cistitis hemorrágica, diarrea en lactantes y meningoencefalitis.

La mayoría de los pacientes se recuperan completamente. Incluso la neumonía primaria grave por adenovirus no es mortal, salvo en casos fulminantes inusuales, sobre todo en lactantes, reclutas militares y pacientes inmunodeficientes.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico de adenovirus con pruebas de laboratorio rara vez afecta el manejo. Durante la enfermedad aguda, el virus puede aislarse de las secreciones respiratorias y oculares y con frecuencia se encuentra en las heces y la orina. Un aumento de 4 veces en el título en suero indica una infección por adenovirus reciente.

Tratamiento

  • Tratamiento sintomático

El tratamiento está dirigido a los síntomas y consiste en medidas de apoyo. En pacientes inmunodeficientes, se han usado ribavirina y cidofovir; los resultados fueron variables.

Para reducir al mínimo la transmisión, los profesionales de la salud deben cambiarse los guantes y lavarse las manos después de examinar a los pacientes infectados, esterilizar el instrumental adecuadamente y evitar el empleo del mismo instrumento oftalmológico en más de un paciente.

Prevención

Las vacunas con adenovirus vivos tipos 4 y 7, administradas por vía oral en una cápsula con cubierta entérica, pueden reducir la enfermedad en las vías respiratorias inferiores. La vacuna no estuvo disponible durante varios años, pero se reintrodujo en 2011. Sólo está disponible para el personal militar. Se puede administrar a pacientes de 17 a 50 años de edad, y no debe aplicarse a embarazadas o mujeres que están amamantando.