Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Calidad de vida en los ancianos

Por Richard W. Besdine, MD, Professor of Medicine, Greer Professor of Geriatric Medicine, and Director, Division of Geriatrics and Palliative Medicine (Medicine) and of the Center for Gerontology and Healthcare Research, The Warren Alpert Medical School of Brown University

Información:
para pacientes

1 iOS Android

A menudo, la calidad de vida depende de la salud y su atención. No obstante, los profesionales sanitarios pueden no enfatizar su importancia en forma suficiente, en especial a la hora de establecer objetivos terapéuticos.

Calidad de vida relacionada con la salud

La influencia de la salud en la calidad de vida es variable y subjetiva. La calidad de vida relacionada con la salud tiene numerosas dimensiones, como:

  • Ausencia de síntomas físicos que afecten al paciente (p. ej., dolor, disnea, náuseas, estreñimiento)

  • Bienestar emocional (p. ej., felicidad, ausencia de ansiedad)

  • Estado funcional (p. ej., capacidad de realizar actividades de la vida cotidiana y funciones más complejas, como actividades placenteras)

  • Calidad de las relaciones interpersonales cercanas (p. ej., con miembros de la familia)

  • Posibilidad de participar y disfrutar de actividades sociales

  • Satisfacción con los aspectos médicos y financieros de los tratamientos

  • Sexualidad, imagen corporal, e intimidad

Influencias

Los profesionales sanitarios pueden descubrir fácilmente algunos de los factores que influyen sobre la calidad de vida relacionada con la salud (p. ej., institucionalización, expectativa de vida reducida, compromiso cognitivo, discapacidad, dolor crónico, aislamiento social, estado funcional). También pueden indagar acerca de otros aspectos, especialmente los determinantes sociales de la salud (es decir, las condiciones sociales, económicas y políticas que experimentan las personas desde el nacimiento hasta la muerte y los sistemas establecidos para prevenir la enfermedad y tratarla cuando ocurre). Otros factores importantes incluyen la naturaleza y calidad de las relaciones cercanas, influencias culturales, religión, valores personales, experiencias previas con la atención de la salud. No obstante, no siempre es posible predecir la forma en que los factores mencionados afectan la calidad de vida, y algunos factores no anticipables pueden producir efectos.

Asimismo, las perspectivas sobre la calidad de vida pueden cambiar. Por ejemplo, tras el desarrollo de discapacidad grave secundaria a un accidente cerebrovascular, los pacientes pueden elegir un tratamiento (p. ej., una cirugía para salvar su vida) para mantener una calidad de vida que antes del accidente cerebrovascular hubieran considerado inadecuado o incluso inaceptable.

Evaluación

Barreras para la evaluación

La evaluación de las perspectivas de los pacientes en relación con su calidad de vida puede ser difícil debido a las siguientes razones:

  • Este tipo de evaluación no se enseña ni se enfatiza en forma suficiente en la educación médica tradicional.

  • La calidad de vida es subjetiva, de modo que los modelos para la toma de decisiones no pueden aplicarse a pacientes individuales.

  • La evaluación de las perspectivas del paciente en relación con la calidad de vida requiere tiempo porque se lleva a cabo a través de una conversación íntima y extensa entre el paciente y el profesional de la salud.

Método

La calidad de vida se evalúa en forma óptima con una entrevista directa con el paciente. Durante esta evaluación, el profesional sanitario debe tener cuidado de no mostrar su propio sesgo. Por lo general es posible definir las preferencias del paciente, incluso en individuos con demencia leve o compromiso cognitivo, si los profesionales de la salud utilizan explicaciones y preguntas simples. Cuando se discuten las preferencias del paciente con compromiso cognitivo, se recomienda la presencia de miembros de la familia.

Los instrumentos que miden la calidad de vida relacionada con la salud pueden ser útiles en estudios de investigación para definir las tendencias grupales, pero en general no resultan eficaces en la práctica clínica para evaluar pacientes individuales.