Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Infecciones urinarias en el embarazo

Por Lara A. Friel, MD, PhD, Assistant Professor, Maternal-Fetal Medicine Division, Department of Obstetrics, Gynecology, and Reproductive Sciences, University of Texas Health - University of Texas Medical School at Houston

Información:
para pacientes

Las infecciones urinarias son comunes durante el embarazo, aparentemente debido a la estasis urinaria que resulta de la dilatación ureteral hormonal, la hipoperistalsis ureteral hormonal y la compresión del útero en crecimiento contra los uréteres. Hay una bacteriuria asintomática en alrededor del 15% de los embarazos que a veces progresa a una cistitis sintomática o una pielonefritis. La infección urinaria franca no siempre es precedida por una bacteriuria asintomática. La bacteriuria asintomática, la infección urinaria y la pielonefritis aumentan el riesgo de trabajo de parto pretérmino y de rotura prematura de membranas.

Diagnóstico

  • Análisis de orina y cultivo

En la consulta inicial, se realizan rutinariamente un análisis de orina y un cultivo para controlar las bacteriurias asintomáticas. El diagnóstico de infección urinaria sintomática no cambia por el embarazo.

Tratamiento

  • Agentes antibacterianos como la cefalexina, la nitrofurantoína y la combinación trimetoprim/sulfametoxazol

  • Cultivos postratamiento y, a veces, tratamiento supresor

El tratamiento de la infección urinaria sintomática no cambia por el embarazo, excepto que deben evitarse los fármacos que pueden dañar al feto (ver Algunos fármacos con efectos adversos durante el embarazo). Como la bacteriuria asintomática puede producir una pielonefritis, debe tratarse con antibióticos como si fuera una infección urinaria.

La selección del antibacteriano se basa en la susceptibilidad individual y local y los patrones de resistencia, pero una buena elección inicial empírica incluye:

  • Cefalexina

  • Nitrofurantoína

  • Trimetoprim/sulfametoxazol

Después del tratamiento, debe realizarse un cultivo para confirmar la curación.

Las mujeres con pielonefritis o que han tenido más de un episodio de infección urinaria pueden requerir terapia supresiva, en general con trimetoprima/sulfametoxazol (antes de las 34 semanas) o nitrofurantoína, por el resto del embarazo.

En las mujeres con bacteriuria, con o sin infección urinaria o pielonefritis, la orina debe ser cultivada mensualmente.

Conceptos clave

  • La bacteriuria asintomática, la infección urinaria y la pielonefritis aumentan el riesgo de trabajo de parto pretérmino y de rotura prematura de membranas.

  • Tratar inicialmente con cefalexina, nitrofurantoína o la combinación trimetoprima/sulfametoxazol.

  • Obtener un cultivo después del tratamiento para confirmar la curación.

  • Para las mujeres que tuvieron pielonefritis o más de una infección urinaria, considerar la terapia supresiva, en general con trimetoprima/sulfametoxazol (antes de las 34 semanas) o nitrofurantoína.