Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Vestibulodinia provocada (Vestibulitis Vulvar)

Por Rosemary Basson, MD, Clinical Professor, Department of Psychiatry, University of British Columbia and Vancouver Hospital

Información:
para pacientes

La vestibulodinia provocada (vestibulitis vulvar, disestesia vulvar localizada) es el tipo más común de dispareunia superficial (del introito). El dolor se produce por la presión del introito. Terapia psicológica usada para el manejo de los síndromes de dolor crónico Las terapias complementarias incluyen la lidocaína tópica o el cromoglicato, pero cuando se usan solos, su eficacia no está probada.

La vestibulodinia provocada aparece cuando el sistema nervioso -desde los receptores periféricos hacia la corteza cerebral) se sensibiliza y se remodela. Con la sensibilización, las molestias debidas a un estímulo que puede de otra manera percibirse como leve o trivial (p. ej., el tacto), se perciben como un dolor intenso (alodinia). Este trastorno se considera un probable síndrome doloroso crónico (ver Dolor crónico). La sensibilización periférica produce una respuesta inflamatoria neurógena. Un pequeño grupo de mujeres tiene vestibulodinia provocada y candidiasis vulvovaginal, que parece contribuir con el cuadro.

Signos y síntomas

En la vestibulodinia, la presión sobre el introito, el movimiento del pene o la eyaculación del varón típicamente causan dolor inmediato. El dolor típicamente disminuye cuando el movimiento del pene (o el vibrador) se detiene y vuelve cuando el movimiento recomienza. La vestibulodinia también puede causar ardor vulvar poscoital y disuria.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico se basa en los síntomas y se confirma con la prueba del hisopo para la alodinia. El vaginismo causa un dolor similar durante la presión del introito y la introducción y movimiento del pene. Sin embargo, el vaginismo, a diferencia de la vestibulodinia, clásicamente no causa alodinia o síntomas poscoitales. Algunas mujeres que tienen alodinia tienen una historia que sugiere fuertemente el vaginismo (es decir, la evitación de la penetración vaginal similar a una fobia), lo que sugiere que la vestibulodinia se puede desarrollar secundariamente al vaginismo y que la alodinia y el vaginismo se superponen.

Tratamiento

  • Terapia psicológica usada para el manejo de los dolores crónicos

  • Tratar la disfunción sexual secundaria al dolor

  • Fisioterapia pélvica

  • Fármacos adyuvantes para tratar el dolor crónico

  • Posiblemente, lidocaína tópica o cromoglicato antes de la penetración

El tratamiento óptimo de la vestibulodinia provocada no está bien establecido; en la actualidad, se usan muchos enfoques, y tal vez haya subtipos no definidos que requieran un tratamiento diferente. Como este trastorno involucra dolor crónico, los tratamiento están tornándose más abarcativos e incluyen el manejo del estrés y terapias dirigidas a los pensamientos y emociones que acompañan al dolor.

La terapia en grupos pequeños que combina la terapia cognitiva basada en la conciencia o la terapia cognitivo-conductual (ver Tratamiento) con educación sobre el dolor crónico, la vestibulodinia provocada, la sexualidad y el estrés parece ser beneficiosa. La terapia concomitante con medicamentos (por ejemplo con los antidepresivos tricíclicos o anticonvulsivos) también se utiliza a veces.

Una vez que parece factible intentar la penetración, se pueden utilizar fármacos tópicos (p. ej., cromoglicato al 2% o lidocaína al 2% o 5% en base glaxal) para interrumpir circuitos de dolor crónico. El cromoglicato estabiliza las membranas de los leucocitos, incluidos los mastocitos, e interrumpe la inflamación neurógena debida a la vestibulodinia provocada. El cromoglicato o la lidocaína deben colocarse con precisión en el área de la alodinia usando una jeringa de 1 mL sin la aguja. La supervisión médica y el uso de un espejo (al menos inicialmente) resultan útiles.

Aquellas con hipertonía de los músculos de la pelvis pueden beneficiarse con la fisioterapia pelviana usando el entrenamiento de los músculos del suelo de la pelvis, posiblemente mediante biorretroalimentación.

La cirugía, que consiste en la extirpación del himen, el borde proximal de la parte inferior de la vagina y la porción más interna de los labios menores, se ofrece en ocasiones, generalmente a las mujeres que no tienen depresión, ansiedad, o compromiso del anillo del introito junto al meato uretral, si previamente tuvieron relaciones sexuales sin dolor y están dispuestas a participar también en la terapia psicológica. Sin embargo, el dolor puede recurrir y los nervios, regenerarse.

Algunas mujeres con vestibulodinia provocada y candidiasis vaginal se benefician con la profilaxis para Candida a largo plazo (p. ej., cápsulas de ácido bórico vaginales semanales).

Conceptos clave

  • Vestibulodinia provocada (un síndrome de dolor crónico) es el dolor local que resulta de la presión del introito por estímulos no nocivos.

  • La presión del introito (p. ej., debido al movimiento del pene o consolador o la eyaculación) provoca inmediatamente el dolor, que generalmente disminuye cuando se detiene la presión.

  • Confirmar el diagnóstico por la provocación del dolor con un hisopo.

  • Utilizar las terapias psicológicas, a veces complementadas con medicamentos y/o fisioterapia pélvica.