Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Producción de eritrocitos

Por Alan E. Lichtin, MD, Associate Professor;Staff Hematologist-Oncologist, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Cleveland Clinic

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La producción de eritrocitos (eritropoyesis) tiene lugar en la médula ósea bajo el control de la hormona eritropoyetina (EPO). Las células yuxtaglomerulares del riñón producen EPO en respuesta a la disminución del aporte de O2 (como en la anemia y la hipoxia) y los mayores niveles de andrógenos. Además de la EPO, la eritropoyesis requiere suministros adecuados de sustratos, principalmente hierro, vitamina B12 y ácido fólico. La vitamina B12 y el ácido fólico se Discutido en Deficiencia, dependencia e intoxicación vitamínica; el hierro se Discutido en Deficiencia y toxicidad del hierro y Discutido en Anemia ferropénica. La síntesis del hemo se describe en ver Generalidades sobre las porfirias.

Los glóbulos rojos sobreviven unos 120 días. Entonces, pierden su membrana celular y son eliminados, en gran medida, de la circulación por las células fagocíticas del bazo, el hígado y la médula ósea. La hemoglobina (Hb) es degradada en estas células y en los hepatocitos fundamentalmente por el sistema de la hemooxigenasa, que conserva (para reutilizar) el hierro, degrada el grupo hemo a bilirrubina mediante una serie de pasos enzimáticos y reutiliza las proteínas. El mantenimiento de una cantidad estable de eritrocitos requiere una renovación diaria de 1/120 de las células; se liberan en forma continua eritrocitos inmaduros (reticulocitos), que representan del 0,5 al 1,5% de la población de eritrocitos periféricos.

Los bajos niveles de andrógenos se asocian con un descenso de las concentraciones de EPO en mujeres, niñas y ancianos pueden predisponer a la anemia, así como la disminución de la capacidad de la médula ósea para producir eritrocitos. Con el envejecimiento, la Hb y el Hto (hematocrito) disminuyen ligeramente, pero no por debajo de los valores normales. En las mujeres, otros factores que suelen contribuir a reducir los niveles de eritrocitos son la pérdida de la sangre menstrual y la mayor demanda de hierro en los embarazos.