Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Definición de leucopenia, neutropenia y monocitopenia

Por Mary Territo, MD, Emeritus Professor of Medicine, Division of Hematology and Oncology, University of California, Los Angeles, David Geffen School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Una leucopenia es una reducción del recuento de leucocitos circulantes a < 4.000/μL. Por lo general, se caracteriza por un menor número de neutrófilos circulantes, aunque también puede contribuir la disminución del número de linfocitos, monocitos, eosinófilos o basófilos. Por consiguiente, suele haber una gran disminución de la función inmunitaria.

Una neutropenia es una reducción del recuento de neutróflos de la sangre a < 1.500/μL, en individuos de raza blanca, y a < 1.200/μL en individuos de raza negra. Es más grave cuando se acompaña de monocitopenia y linfocitopenia. La linfocitopenia, en la que el número total de linfocitos es < 1.000/μL en adultos, no siempre se reconoce como una disminución en el recuento total de leucocitos, porque los linfocitos representan sólo del 20 al 40% del recuento total de leucocitos.

La monocitopenia no era considerada previamente como una entidad distinta; sin embargo, la evidencia reciente sugiere que la deficiencia o ausencia de los monocitos pueden ocurrir en pacientes con mutaciones del gen de factor de transcripción hematopoyético, GATA2. Los pacientes afectados a veces se presentan con infección por micobacterias no tuberculosas en especial en sitios cutáneos (por ejemplo, síndrome MonoMac) o con infección por el virus del papiloma humano genital que tiene un alto riesgo de progresión a cáncer genital. Existe riesgo de progresión a otros trastornos hematológicos (p. ej., insuficiencia de la médula ósea, leucemia mieloide aguda, leucemia mielomonocítica crónica). La monocitopenia se diagnostica por hemograma completo con fórmula leucocitaria. El tratamiento es experimental y puede incluir interferón, anticuerpos, y trasplante de células madre hematopoyéticas alogénicas, dependiendo de la gravedad del trastorno y del desarrollo de trastornos hematológicos secundarios.