Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Linfocitopenia

Por Mary Territo, MD, Emeritus Professor of Medicine, Division of Hematology and Oncology, University of California, Los Angeles, David Geffen School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La linfocitopenia es un recuento total de linfocitos < 1.000/μL en adultos o < 3.000/μL en niños < 2 años. Las secuelas son infecciones oportunistas y un mayor riesgo de trastornos malignos y autoinmunitarios. Si el hemograma completo revela linfocitopenia, debe buscarse una inmunodeficiencia y analizar las subpoblaciones linfocíticas. El tratamiento se dirige al trastorno de base.

En los adultos, el recuento normal de linfocitos es de 1.000 a 4.800/μL; en los niños < 2 años, de 3.000 a 9.500/μL. A los 6 años de edad, el límite inferior de lo normal es de 1.500/μL. En sangre perifétira, hay linfocitos tanto B como T; alrededor del 75% son linfocitos T, y el 25%, linfocitos B. Como los linfocitos representan sólo el 20-40% del recuento total de leucocitos, la linfocitopenia puede pasar inadvertida cuando se observa el recuento de leucocitos sin investigar la fórmula leucocítica.

Casi el 65% de los linfocitos T sanguíneos son T CD4+ (cooperadores). La mayoría de los pacientes con linfocitopenia tienen una reducción del número absoluto de linfocitos T, en particular del número de linfocitos T CD4+. En los adultos, el número promedio de linfocitos T CD4+ en sangre es de 1.100/μL (rango, 300-1.300/μL), y el número promedio de linfocitos de los otros subgrupos importantes de linfocitos T, linfocitos T CD8+ (supresores), es de 600/μL (rango, 100-900/μL).

Etiología

La linfocitopenia puede ser

  • Adquirida

  • Hereditario

Linfocitopenia adquirida

Una serie de trastornos pueden provocar linfocitopenia adquirida (ver Causas de linfocitopenia). Las causas más frecuentes son

  • Desnutrición calórico-proteica

  • Sida y algunas otras infecciones virales

La desnutrición calórico-proteica es la causa más frecuente en todo el mundo. El sida es la enfermedad infecciosa más común que causa linfocitopenia por destrucción de los linfocitos T CD4+ infectados por HIV. La linfocitopenia también puede reflejar alteración de la producción de linfocitos secundaria a destrucción de la arquitectura tímica o linfoide. En la viremia aguda por HIV u otros virus, los linfocitos pueden sufrir destrucción acelerada como consecuencia de infecciones activas por el virus, pueden ser atrapados en el bazo o los ganglios linfáticos o migrar al aparato respiratorio.

La linfocitopenia iatrogénica es causada por quimioterapia citotóxica, radioterapia o administración de globulina antilinfocítica (u otros anticuerpos antilinfocíticos). El tratamiento a largo plazo de la psoriasis con psoraleno e irradiación ultravioleta A puede destruir los linfocitos T. Los glucocorticoides pueden inducir la destrucción de los linfocitos.

En enfermedades autoinmunitarias, como el LES, la AR (artritis reumatoidea), la miastenia grave y las enteropatía perdedora de proteínas, puede aparecer una linfocitopenia.

Linfocitopenia hereditaria

La mayoría de las veces, la linfocitopenia hereditaria (ver Causas de linfocitopenia) se debe a

  • Inmunodeficiencia combinada grave

  • Síndrome de Wiskott-Aldrich

Puede observarse en trastornos de inmunodeficiencias hereditarias (ver Inmunodeficiencias) y en trastornos que implican alteración de la producción de linfocitos. Otros trastornos hereditarios, como el síndrome de Wiskott-Aldrich, la deficiencia de adenosina desaminasa y de purina nucleósido fosforilasa, pueden implicar la destrucción acelerada de linfocitos T. En muchos trastornos, también hay deficiente producción de anticuerpos.

Causas de linfocitopenia

Mecanismo

Ejemplos

Adquirida

Sida

Otros trastornos infecciosos, como hepatitis, influenza, tuberculosis, fiebre tifoidea y sepsis

Deficiencias nutricionales en pacientes alcohólicos, con desnutrición calórico-proteica o deficiencia de cinc

Iatrogénica después de quimioterapia citotóxica, glucocorticoides, psoraleno en alta dosis y radioterapia ultravioleta A, inmunosupresores, radioterapia o drenaje del conducto torácico

Trastornos sistémicos con características autoinmunitarias (p. ej., anemia aplásica, linfoma de Hodgkin, miastenia grave, enteropatía perdedora de proteínas, AR, insuficiencia renal, sarcoidosis, LES, lesión térmica)

Hereditario

Aplasia de células madre linfopoyéticas

Ataxia-telangiectasia

Síndrome de hipoplasia de cartílago-pelo

Linfocitopenia T CD4+ idiopática

Inmunodeficiencia con timoma

Inmunodeficiencia combinada grave asociada con un defecto de la cadena γ del receptor de IL-2, deficiencia de ADA o PNP, o un defecto desconocido

Síndrome de Wiskott-Aldrich

ADA =adenosina desaminasa; PNP = purina nucleósido fosforilasa.

Signos y síntomas

Por lo general, la linfocitopenia per se no causa ningún síntoma. Sin embargo, los hallazgos de un trastorno asociado pueden incluir

  • Ausencia o disminución de las amígdalas o ganglios linfáticos, indicativos de inmunodeficiencia celular

  • Alteraciones de la piel (p. ej., alopecia, eccema, pioderma, telangiectasia)

  • Evidencia de enfermedad hematológica (p. ej., palidez, petequias, ictericia, úlceras en la boca)

  • Adenopatías generalizadas y esplenomegalia, lo que puede sugerir la infección por HIV

Los pacientes linfocitopénicos presentan infecciones recurrentes o por microorganismos inusuales. A menudo, las neumonías por Pneumocystis jirovecii, citomegalovirus, rubéola y varicela son letales. La linfocitopenia también es un factor de riesgo para el desarrollo de cánceres y de trastornos autoinmunitarios.

Diagnóstico

  • Sospecha clínica (infecciones repetidas o inusuales)

  • Hemograma completo con fórmula leucocítica

  • Determinación de subpoblaciones de linfocitos y concentraciones de inmunoglobulinas

Se sospecha una linfocitopenia en pacientes con infecciones virales, micóticas o parasitarias recurrentes, pero suele detectarse incidentalmente en un hemograma completo. Las neumonías por P. jirovecii, citomegalovirus, rubéola o varicela con linfocitopenia sugieren inmunodeficiencia. En pacientes con linfocitopenia, se determinan las subpoblaciones de linfocitos. Asimismo, deben determinarse las concentraciones de inmunoglobulinas para evaluar la producción de anticuerpos. Los pacientes con antecedentes de infecciones recurrentes son sometidos a una evaluación de laboratorio completa para inmunodeficiencia (ver Aproximación al paciente con sospecha de inmunodeficiencia), aun si las pruebas iniciales son normales.

Tratamiento

  • Tratamiento de las infecciones asociadas.

  • Tratamiento del trastorno subyacente

  • En ocasiones, inmunoglobulina IV

  • Posiblemente trasplante de células madre hematopoyéticas

En las linfocitopenias adquiridas, por lo general, la linfocitopenia remite al eliminar el factor subyacente o con el tratamiento exitoso del trastorno de base. La inmunoglobulina IV se usa en pacientes con deficiencia crónica de IgG, linfocitopenia e infecciones recurrentes. En todos los pacientes con inmunodeficiencias congénitas, cabe considerar el trasplante de células madre hematopoyéticas, que puede ser curativo (ver Trasplante de células madre hematopoyéticas).

Conceptos clave

  • La linfocitopenia es más a menudo debida al sida o la desnutrición, pero también puede ser hereditaria o causada por varias infecciones, fármacos o trastornos autoinmunitarios.

  • Los pacientes tienen infecciones virales, micóticas o parasitarias recurrentes.

  • Se deben medir las subpoblaciones de linfocitos y las concentraciones de inmunoglobulinas.

  • El tratamiento generalmente está dirigido a la causa, pero en ocasiones es útil la inmunoglobulina IV o, en pacientes con inmunodeficiencia congénita, el trasplante de células madre.

Recursos en este artículo