Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Caquexia en el cáncer

Por Bruce A. Chabner, MD, Professor of Medicine;Clinical Director, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center ; Elizabeth Chabner Thompson, MD, MPH, Private Practice, New York Group for Plastic Surgery

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La caquexia es la consunción del tejido adiposo y el músculo esquelético. Se observa en muchas enfermedades y es frecuente en numerosos cánceres cuando fracasa la remisión o el control. Algunos cánceres, en especial pancreáticos y gástricos, causan caquexia grave. Los pacientes afectados pueden perder del 10 al 20% del peso corporal. La caquexia como resultado del cáncer tiende a ser peor en los hombres que en las mujeres. Ni el tamaño del tumor ni la extensión de la enfermedad metastásica predicen el grado de caquexia. Este cuadro se asocia con una menor respuesta a la quimioterapia, mal desempeño funcional y mayor mortalidad.

La causa primaria de la caquexia no es la anorexia ni la disminución de la ingesta calórica. Más bien, este cuadro metabólico complejo implica catabolismo tisular; hay una disminución de la síntesis de proteínas y un aumento de su degradación. La caquexia es mediada por ciertas citocinas, en especial el factor de necrosis tumoral α, la IL-1b y la IL-6, que son producidas por las células tumorales y las células del huésped en la masa tisular. También interviene la vía de ATP-ubicuitina-proteasa.

La caquexia es fácil de reconocer, principalmente por el descenso de peso, que es muy evidente, con pérdida de la masa del músculo temporal en la cara. La pérdida de grasa subcutánea aumenta el riesgo de úlceras por presión sobre las prominencias óseas.

Tratamiento

El tratamiento es el del cáncer. Si éste puede ser controlado o curado, independientemente de la modalidad, se resuelve la caquexia.

La suplementación calórica no alivia la caquexia. Por lo general, cualquier aumento de peso es mínimo y es probable que consista en tejido adiposo y no en músculo. No mejora la función ni el pronóstico. Por lo tanto, en la mayoría de los pacientes con cáncer y caquexia, no se recomiendan suplementos hipercalóricos ni está indicado el apoyo nutricional parenteral, excepto en situaciones en las que la ingesta oral de nutrición adecuada es imposible.

Sin embargo, otros tratamientos pueden mitigar la caquexia y mejorar la función. Los corticoides aumentan el apetito y pueden mejorar la sensación de bienestar, pero tienen escaso efecto para aumentar el peso corporal. De modo similar, los cannabinoides (marihuana, dronabinol) aumentan el apetito, pero no el peso. Los progestágenos, como acetato de megestrol 40 mg VO 2 o 3 veces al día, pueden aumentar el apetito y el peso corporal. Están estudiándose fármacos para modificar la producción y los efectos de las citocinas.