Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Gammapatía monoclonal de significación indeterminada (GMSI)

Por James R. Berenson, MD, President and Chief Medical Officer, Institute for Myeloma and Bone Cancer Research, West Hollywood

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La gammapatía monoclonal de significación indeterminada (GMSI) consiste en la producción de una proteína M por parte de células plasmáticas no cancerosas en ausencia de otras manifestaciones típicas de mieloma múltiple.

La incidencia de gammapatía monoclonal de significación indeterminada aumenta con la edad, de 1% en las personas de 25 años a > 5% en aquellas > 70 años. La gammapatía monoclonal de significación indeterminada puede asociarse con otros trastornos (véase Clasificación de los trastornos de células plasmáticas), en cuyo caso las proteínas M pueden ser anticuerpos producidos en gran cantidad, en respuesta a estímulos antigénicos prolongados.

Por lo general, la gammapatía monoclonal de significación indeterminada es asintomática, pero puede producir una neuropatía periférica, y los pacientes corren mayor riesgo de experimentar un aumento de la pérdida ósea y fracturas. Si bien la mayoría de los casos son benignos al principio, hasta el 25% (1%/año) evoluciona hacia un mieloma o un trastorno de linfocitos B relacionado, como la macroglobulinemia, la amiloidosis o un linfoma.

Suele sospecharse el diagnóstico cuando se detecta una proteína M incidentalmente en sangre u orina durante un examen de rutina. En la evaluación de laboratorio, se detectan bajas concentraciones de proteína M en suero (< 3 g/dL) o en orina (< 300 mg/24 h). La gammapatía monoclonal de significación indeterminada se diferencia de otros trastornos de las células plasmáticas porque las concentraciones de proteína M se mantienen relativamente estables a lo largo del tiempo y no hay lesiones osteolíticas, anemia ni disfunción renal. A causa del riesgo de fractura, se debe hacer una evaluación inicial con un estudio del esqueleto (radiografías simples de cráneo, huesos largos, la columna vertebral, la pelvis y las costillas) y densitometría ósea. La médula ósea sólo muestra plasmocitosis leve (< 10% de células nucleadas).

No se recomienda el tratamiento antineoplásico. Sin embargo, estudios recientes sugieren que los pacientes con gammapatía monoclonal de significación indeterminada y pérdida ósea asociada (osteopenia u osteoporosis) pueden beneficiarse con el tratamiento con bisfosfonatos. Cada 6 a 12 meses, los pacientes deben someterse a un examen clínico, con electroforesis de proteínas en suero y orina para evaluar la progresión de la enfermedad.