Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastornos plaquetarios intrínsecos hereditarios

Por David J. Kuter, MD, DPhil, Professor of Medicine;Director, Clinical Hematology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center

Información:
para pacientes

Los trastornos plaquetarios intrínsecos hereditarios son raros y causan una tendencia hemorragípara de por vida. El diagnóstico se confirma por pruebas de agregación plaquetaria. Por lo general se requiere transfusión de plaquetas para controlar hemorragias graves.

La hemostasia normal requiere adhesión y activación plaquetarias.

La adhesión (es decir, de las plaquetas al endotelio vascular expuesto) requiere factor de Von Willebrand (FvW) y complejo glucoproteína Ib/X plaquetario.

La activación promueve la agregación plaquetaria y la unión de fibrinógeno, y requiere del complejo glucoproteína IIb/IIIa plaquetario. La activación implica la liberación de adenosina difosfato (ADP) a partir de gránulos de almacenamiento plaquetarios y conversión de ácido araquidónico a tromboxano A2 a través de una reacción mediada por ciclooxigenasa. El ADP liberado actúa sobre el receptor P2Y12 de otras plaquetas, activandolas de esta manera y reclutándolas al sitio de la lesión. Además, el ADP (y tromboxano A2) promueve entonces cambios en el complejo de glucoproteína plaquetaria IIb/IIIa, lo que a su vez aumenta la unión de fibrinógeno, y permite de este modo la agregación plaquetaria.

Los trastornos plaquetarios intrínsecos hereditarios pueden implicar defectos de cualquiera de estos sustratos y pasos. Estas alteraciones se sospechan en pacientes con trastornos hemorrágicos durante toda la vida que tienen recuentos de plaquetas y estudios de coagulación normales. Por lo general, el diagnóstico se basa en las pruebas de agregación plaquetaria; sin embargo, estas pruebas no son cuantitativas, y los resultados de la interpretación a menudo no son concluyentes (ver Resultados de las pruebas de agregación en trastornos hereditarios de la función plaquetaria).

Resultados de las pruebas de agregación en trastornos hereditarios de la función plaquetaria

Trastorno

Colágeno, epinefrina y ADP en baja dosis

ADP en alta dosis

Ristocetina

Trastornos de amplificación de la activación plaquetaria

Alteración

Normal

Normal

Trombastenia (p. ej., la pérdida de los receptores de la glucoproteína IIb/IIIa)

Ausencia

Ausencia

Normal o alteración

Trastornos de la adhesión de las plaquetas (p. ej., el síndrome de Bernard-Soulier, enfermedad de Von Willebrand)

Normal

Normal

Alteración

ADP =adenosinadifosfato.

Trastornos de adhesión

El síndrome de Bernard-Soulier es un trastorno autosómico recesivo raro. Altera la adhesión plaquetaria por un defecto del complejo glucoproteína Ib/IX que se une al factor de Von Willebrand endotelial. La hemorragia puede ser profusa. Las plaquetas son inusitadamente grandes. No se agregan con ristocetina, pero lo hacen normalmente con ADP, colágeno y adrenalina.

También se observan plaquetas grandes asociadas con alteraciones funcionales en la anomalía de May-Hegglin, un trastorno trombocitopénico con leucocitos anormales, y en el síndrome de Chédiak-Higashi (ver Síndrome de Chédiak-Higashi).

Se requiere transfusión de plaquetas para controlar las hemorragias graves.

La enfermedad de Von Willebrand (ver Enfermedad deVon Willebrand) se debe a una deficiencia o un defecto del factor de Von Willebrand (FvW) que es necesario para permitir la adhesión plaquetaria. A menudo se trata con desmopresina o reposición del FvW con un concentrado de factor VIII pasteurizado de pureza intermedia.

Trastornos de activación

Los trastornos de amplificación de la activación plaquetaria son los desórdenes plaquetarios intrínsecos hereditarios más comunes y provocan hemorragia leve. Pueden deberse a disminución del ADP de los gránulos plaquetarios (deficiencia del depósito de reserva), a incapacidad de generar tromboxano A2 a partir del ácido araquidónico o a incapacidad de las plaquetas para agregarse en respuesta al tromboxano A2. Las pruebas de agregación plaquetaria revelan alteraciones de la agregación después de la exposición a colágeno, adrenalina y bajas concentraciones de ADP, y agregación normal después de la exposición a altas concentraciones de ADP. Es posible observar el mismo patrón tras el uso de AINE o aspirina, cuyo efecto puede persistir durante varios días. Por lo tanto, no deben efectuarse pruebas de agregación plaquetaria en pacientes que han recibido en forma reciente estos fármacos.

La trombastenia (enfermedad de Glanzmann) es un trastorno autosómico recesivo raro que causa un defecto del complejo glucoproteína IIb/IIIa plaquetario; las plaquetas no pueden agregarse. Los pacientes pueden tener hemorragia mucosa grave (p. ej., epistaxis que se detiene sólo después de taponamiento nasal y transfusiones de concentrados de plaquetas). El diagnóstico se confirma al observar que las plaquetas no muestran agregación después de la exposición a adrenalina, colágeno o, incluso, altas concentraciones de ADP, pero que sí se agregan temporalmente después de la exposición a ristocetina. Se requiere transfusión de plaquetas para controlar las hemorragias graves.

Recursos en este artículo