Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Alergia a los alimentos

Por Peter J. Delves, PhD, University College London, London, UK

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La alergia a los alimentos es una respuesta inmunitaria a los componentes dietarios, en general las proteínas. Las manifestaciones varían ampliamente y pueden incluir dermatitis atópica, síntomas gastrointestinales o respiratorios, y anafilaxia. El diagnóstico se basa en la anamnesis y a veces en las pruebas de IgE sérica específica para el alérgeno, las pruebas cutáneas y/o las dietas de eliminación. El tratamiento consiste en la eliminación de los alimentos que desencadenan la reacción y a veces cromoglicato vía oral.

La alegia a los alimentos debe distinguirse de las reacciones no inmunitarias a los alimentos (p. ej., la intolerancia a la lactosa, el síndrome del intestino irritable, la gastroenteritis infecciosa) y de las reacciones a los aditivos (p. ej., glutamato monosódico, metabisulfito, tartracina), que causan la mayoría de las reacciones a los alimentos. La prevalencia va de < 1 al 3% y varía según la zona geográfica y el método diagnóstico; los pacientes tienden a confundir la intolerancia con la alergia.

Etiología

Casi cualquier alimento o aditivo alimentario puede provocar un episodio alérgico, pero los desencadenantes más comunes son

  • Lactantes y niños pequeños: leche, soja, huevos, cacahuates y trigo

  • Niños mayores y adultos: nueces y mariscos

Existe la reactividad cruzada entre alérgenos alimentarios y no alimentarios, y la sensibilización puede tener lugar por una vía no enteral. Por ejemplo, los pacientes con alergia bucal (habitualmente prurito, eritema y edema en la boca cuando comen fruta y verduras) pueden haberse sensibilizado por la exposición a los pólenes que son antigénicamente similares a los antígenos de los alimentos; los niños con alergia a los cacahuates pueden haberse sensibilizado a través de cremas tópicas que contienen aceite de cacahuate para tratar exantemas. Muchos pacientes alérgicos al látex también son con frecuencia alérgicos a las banana, los kiwis, las paltas o una combinación de ellos.

En general, la alergia a los alimentos está mediada por IgE o por linfocitos T. La alergia mediada por IgE (p. ej., urticaria, asma, anafilaxia) suele ser de inicio agudo, suele aparecer durante la lactancia y es más frecuente en personas con antecedentes importantes de atopia. La alergia mediada por linfocitos T (p. ej., gastroenteropatías por proteínas de la dieta, enfermedad celíaca) se manifiesta en forma gradual y es cróncia; es muy común entre los lactantes y los niños. La alergia mediada por la IgE y los linfocitos T (p. ej., dermatitis atópica, gastroenteropatía eosinofílica) tiende a aparecer en forma tardía o a ser crónica.

Gastroenteropatía eosinofílica

Es un trastorno inusual que causa dolor cólico, calambres y diarrea con eosinofilia sanguínea, infiltrados eosinófilos en el intestino, y enteropatía con pérdida de proteína; los pacientes tienen antecedentes de trastornos atópicos. La esofagitis eosinofílica a veces acompaña a la gastroenteropatía eosinofílica y puede provocar disfagia, dispepsia no relacionada con ácido y dismotilidad o, en niños, intolerancia a la alimentación y dolor abdominal.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas varían según el alérgeno, el mecanismo y la edad del paciente La manifestación más común en los lactantes es la dermatitis atópica sola o con síntomas digestivos (p. ej., náuseas, vómitos, diarrea). Los niños suelen superar estas manifestaciones y reaccionar cada vez más a los alérgenos inhalados, con síntomas de asma y rinitis (marcha atópica). A los 10 años de edad, los pacientes rara vez tienen síntomas respiratorios tras comer un alimento alergénico, aunque las pruebas cutáneas sigan siendo positivas. Si la dermatitis atópica persiste o aparece en niños mayores o adultos, su actividad parece en gran medida independiente de la alergia mediada por la IgE, aunque los pacientes atópicos con una dermatitis extensa tengan concentraciones séricas mucho mayores de IgE que los pacientes atópicos que no tienen dermatitis.

Cuando la alergia a los alimentos persiste en los niños mayores y los adultos, las reacciones tienden a ser más graves (p. ej., urticaria explosiva, angioedema, incluso anafilaxia). En algunos pacientes, el alimento (en especial el trigo y los camarones) desencadena la anafilaxia sólo si se realiza ejercicio inmediatamente después de comer; el mecanismo es desconocido. Los alimentos también pueden desencadenar los síntomas no específicos (p. ej., mareos, síncope). En ocasiones, la queilitis, las úlceras aftosas, el espasmo pilórico, el estreñimiento espástico, el prurito y el ecccema anal y perianal se atribuyen a la alegias alimentarias.

Las reacciones mediadas por células T tienden a involucrar el tubo digestivo, causando síntomas como dolor abdominal crónico o subagudo, náuseas, calambres y diarrea.

Perlas y errores

  • Considere la posibilidad de alergia a los alimentos si los pacientes tienen dolor abdominal criptógeno subagudo o crónico, náuseas, vómitos, dolores cólicos o diarrea.

Diagnóstico

  • Pruebas de IgE sérica específica para el alérgeno

  • Prueba cutánea

  • Eliminación de la dieta del desencadenante (sólo o después de las pruebas cutáneas o prueba de IgE sérica específica para el alérgeno)

La alergia grave a los alimentos suele ser obvia en los adultos. Cuando esto no es así o en la mayoría de los niños (el grupo etario más comúnmente afectado), el diagnóstico puede ser difícil y el trastorno debe diferenciarse de los problemas digestivos funcionales. Para el diagnóstico de la enfermedad celíaca, ver Enfermedad celíaca : Diagnóstico. Las pruebas (p. ej., pruebas de suero de IgE específica para el alérgeno, pruebas cutáneas) y las dietas de eliminación son más útiles en el diagnóstico de reacciones mediadas por IgE.

Si se sospecha una reacción a un alimento, la relación entre los síntomas y los alimentos se evalúa mediante una prueba de IgE sérica específica para el alérgeno (ver Pruebas específicas) o por prueba cutánea (ver Trastornos atópicos y alérgicos : Pruebas específicas) En cualquier caso, una prueba positiva no demuestra una alergia de relevancia clínica. Ambas pruebas pueden tener resultados falsos positivos o falsos negativos. Las pruebas cutáneas son generalmente más sensibles que la prueba de IgE sérica específica para el alérgeno, pero es más probable que tenga resultados falsos positivos. La prueba cutánea proporciona un resultado dentro de 15 a 20 min, mucho más rápidamente que la prueba de IgE sérica específica para el alérgeno. Si una prueba cutánea es positiva, ese alimento se elimina de la dieta; si los síntomas se alivian, vuelve a exponerse al paciente al alimento (preferiblemente en una prueba a doble ciego) para determinar si los síntomas recidivan. (Véase también: National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID): Guidelines for the diagnosis and management of food allergy in the United States [Guía para el diagnóstico y tratamietno de la alergia a los alimentos en los Estados Unidos]).

Las alternativas a las pruebas cutáneas son la eliminación de los alimentos que el paciente sospecha que le causan los síntomas y la prescripción de una dieta compuesta de alimentos relativamente no alergénicos y que elimine los alérgenos alimentarios comunes (ver Alimentos permitidos en las dietas de eliminación*). En la dieta posterior, no puede consumirse ningún alimento o líquido aparte de los especificados. Siempre deben usarse productos puros. Muchos productos preparados y comidas comercializadas contienen un alimento no deseado en grandes cantidades (p. ej., el pan de centeno comercial contiene harina de trigo) o en pequeñas cantidades como aromatizante o espesante y puede ser difícil determinar si está presente un alimento no deseado.

Si no se produce ninguna mejoría tras 1 semana, debe intentarse otra dieta; sin embargo, las reacciones mediadas por células T pueden requerir semanas para resolverse. Si los síntomas se alivian, se añade un nuevo alimento y se consume en grandes cantidades durante > 24 h o hasta que reaparezcan los síntomas. También pueden consumirse pequeñas cantidades del alimento de prueba en presencia del médico y observar las reacciones del paciente. El agravamiento o la recrudescencia de los síntomas tras la adición de un alimento nuevo es la mejor prueba de la alergia.

Alimentos permitidos en las dietas de eliminación*

Alimento

Dieta No. 1

(sin vaca, cerdo, aves, leche, centeno, maíz)

Dieta No. 2

(sin vaca, cordero leche, arroz)

Dieta No. 3

(sin cordero, aves, centeno, arroz, maíz, leche)

Cereal

Productos de arroz

Productos de maíz

Ausente

Verduras

Alcachofa, espinaca, lechuga, remolachas, zanahorias

Espárragos, maíz, guisantes, calabazas, judías verdes, tomates

Frijol, judías verde, patatas (blancas y dulces), remolachas, tomates

Carnes

Cordero

Tocino, pollo

Tocino, vaca

Harina (pan o galletas)

Arroz

Maíz, 100% centeno (el pan de centeno suele contener trigo)

Frijol de media luna, patatas, soja

Frutas

Peras, limón, pomelo

Albaricoques, ciruelas, melocotones, piña

Albaricoques, limón, melocotones, pomelo

Grasa

Aceite de algodón, aceite de oliva

Aceite de algodón, aceite de maíz

Aceite de algodón, aceite de oliva

Bebidas

Café (negro), limonada, té

Café (negro), limonada, té

Café (negro), limonada, zumo de frutas permitidas

Otras

Aceitunas, azúcar de arce, azúcar de caña, gelatina, pudín de tapioca, sal

Azúcar de caña, gelatina, jarabe de maíz, sal

Aceitunas, azúcar de arce, azúcar de caña, gelatina, pudín de tapioca, sal

*Dieta No. 4: si los síntomas persisten cuando los pacientes siguen cualquiera de las 3 dietas de eliminación anteriores y todavía se sospecha de la dieta, el régimen diario puede limitarse a una dieta elemental (utilizando fórmulas en base a aminoácidos o altamente hidrolizado).

Tratamiento

  • Eliminación del alimento de la dieta

  • A veces, cromoglicato VO

  • Para enteropatía eosinófila, a veces corticoides

El tratamiento consiste en la eliminacion de los alimentos que desencadenan la reacción alérgica. De este modo, el diagnóstico se superpone con el tratamiento. Cuando se evalúa el efecto de una dieta de eliminación, los médicos deben considerar que la sensibilidad al alimento puede desaparecer espontáneamente.

La desensibilización oral (primero eliminando el alimento alergénico durante un tiempo y después dándolo en pequeñas cantidades diarias que se incrementan diariamente) y se encuentra en estudio la inmunoterapia que utiliza gotas sublinguales de extractos del alimento.

El cromoglicato VO se ha usado para disminuir la reacción alérgica con éxito aparente. Los antihistamínicos son poco útiles excepto en reacciones generales agudas con urticaria y angioedema. El tratamiento prolongado con corticoides es útil en la enteropatía eosinofílica sintomática.

Conceptos clave

  • La alergia alimentaria es comúnmente mediada por IgE (por lo general se produce en reacciones alérgicas sistémicas agudas) o células T (por lo general se produce en síntomas gastrointestinales crónicos).

  • La alergia a los alimentos debe distinguirse de las reacciones no inmunitarias a los alimentos (p. ej., la intolerancia a la lactosa, el síndrome del intestino irritable, la gastroenteritis infecciosa) y de las reacciones a los aditivos (p. ej., glutamato monosódico, metabisulfito, tartracina) o los contaminantes de alimentos.

  • Si el diagnóstico no es clínicamente evidente en adultos o si se están evaluando niños,se pueden utilizar las pruebas cutáneas, una prueba de IgE sérica específica para el alérgeno, o una dieta de eliminación.

  • Asegúrese de que los pacientes entiendan que en una dieta de eliminación, pueden comer solo los alimentos del listado y solo alimentos puros (que excluye muchos alimentos preparados comercialmente).

Recursos en este artículo