Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trasplante tisular

Por Martin Hertl, MD, PhD, Jack Fraser Smith Chair of Surgery and Director of Solid Organ Transplantation, Rush University Medical Center ; Paul S. Russell, MD, John Homans Distinguished Professor of Surgery;Senior Surgeon, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

Información:
para pacientes

Trasplante compuesto (mano, miembros, cara)

Los trasplantes compuestos implican múltiples tejidos, por lo general incluyen la piel y los tejidos blandos y a veces las estructuras musculoesqueléticas. Muchos de estos procedimientos son ahora posibles gracias a los avances en la terapia inmunosupresora. Sin embargo, los procedimientos son éticamente controvertidos, ya que normalmente no extienden la vida, son muy caros y consumen muchos recursos, y potencialmente pueden causar morbilidad y mortalidad por infecciones. Los primeros trasplantes compuestos exitosos fueron los trasplantes de mano. Desde entonces, tal vez hasta 10 estructuras diferentes han sido reemplazadas en unos 150 pacientes, con diferentes tasas de éxito funcionales.

La inmunosupresión general consiste en terapia de inducción (globulina antitimocito [ATG] o bloqueante del receptor de IL-2), seguida por triple inmunosupresión de mantenimiento con un corticosteroide, un fármaco antiproliferativo (p. ej., basiliximab, daclizumab), y un inhibidor de la calcineurina. A veces se utilizan cremas tópicas que contienen inhibidores de la calcineurina o corticosteroides.

El primer trasplante de mano se realizó en 1998. Desde entonces se han hecho trasplantes dobles de manos y miembros superiores. La recuperación de la función de la mano es muy variable; algunos destinatarios recuperan lo suficiente función y sensibilidad para hacer sus actividades diarias.

El primer trasplante de cara se hizo en 2005. A partir de 2011, se han realizado 17 procedimientos de este tipo. Hasta la fecha, no se han informado fracasos del injerto. Las cuestiones éticas sobre el trasplante de cara son aún más prominentes que aquellas sobre el trasplante de miembros debido a que el procedimiento quirúrgico es extremadamente exigente y la inmunosupresión necesaria coloca al receptor en un riesgo considerable de infecciones oportunistas.

Aloinjertos cutáneos

Los aloinjertos cutáneos se usan en pacientes con quemaduras extensas u otras enfermedades que causan una pérdida masiva de piel. Los aloinjertos se pueden usan para cubrir zonas amplias sin piel y así reducir las pérdidas de líquidos y proteínas e impedir las infecciones invasoras. Los aloinjertos al final son rechazados, pero las áreas desnudas producen tejido de granulación bien vascularizado en el que que los autoinjertos de áreas sanas de la propia piel del paciente prenden rápidamente.

Las células de la piel pueden cultivarse y colocarse en el paciente quemado para ayudar a cubrir quemaduras extensas; también puede usarse piel artificial compuesta de células cultivadas sobre una capa interior sintética. Los injertos cutáneos de espesor parcial se usan para acelerar la cicatrización de heridas pequeñas. Se obtiene una pequeña pieza de piel de unos milímetros de espesor que se coloca sobre el área a injertar.

Trasplante de cartílago

El trasplante de cartílago se usa en niños con defectos nasales o auriculares congénitos y en adultos con lesiones graves o destrucción articular (p. ej., artrosis grave). Los condrocitos son más resistentes al rechazo, posiblemente porque la escasa población de células del cartílago hialino está protegida del ataque celular por la matriz cartilaginosa que las rodea.

Trasplante óseo

El trasplante óseo se utiliza para reconstruir grandes defectos óseos (p. ej., tras una resección masiva de un cáncer óseo). Ninguna célula ósea viable del donante sobrevive en el receptor, pero la matriz muerta de los aloinjertos puede estimular a los osteoblastos del receptor a que vuelvan a colonizar la matriz y depositen hueso nuevo. Esta matriz actúa como andamiaje para formar puentes y estabilizar defectos hasta que se forme hueso nuevo.

Los aloinjertos de cadáver se conservan congelados para reducir la inmunogenicidad del hueso (que está muerto en el momento de la implantación) y mediante glicerolización para mantener la viabilidad de los condrocitos. No se usa ningún tratamiento inmunodepresor después de la implantación. Aunque los pacientes presentan anticuerpos anti-HLA, el seguimiento temprano no detecta signos de degradación del cartílago.

Trasplante corneal

El trasplante corneal se Trasplante de córnea.

Autoinjerto suprarrenal

Se ha publicado que el autoinjerto suprarrenal mediante la colocación estereotáctica de tejido medular dentro del SNC alivia los síntomas en los pacientes con enfermedad de Parkinson. Se han propuesto aloinjertos de tejido suprarrenal, en especial de fetos. Se ha publicado que el tejido mesencefálico ventral fetal implantado con cirugía estereotáctica en el putamen de los pacientes con enfermedad de Parkinson reduce la rigidez y la bradicinesia. Sin embargo, dado el intenso debate ético y político existente sobre si es correcto usar tejido fetal humano, es improbable que se realice un estudio controlado suficientemente grande para evaluar la idoneidad del trasplante neutral fetal decuadamente el trasplante de tejido neural fetal. Están en estudio los xenoinjertos de células endocrinamente activas procedentes de cerdos.

Implantes de timo fetal

Los implantes de timo fetal obtenidos de niños nacidos muertos pueden restaurar la reactividad inmunitaria en los niños con aplasia tímica y desarrollo anormal resultante del sistema linfático. Como el receptor no tiene capacidad de respuesta inmunitaria, no es necesaria la inmunodepresión; sin embargo, puede aparecer una enfermedad injerto versus huésped grave.