Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Calambres por calor

Por John Lissoway, MD, Department of Emergency Medicine;Department of Emergency Medicine, University of New Mexico;Presbyterian Hospital ; Eric A. Weiss, MD, Associate Professor of Emergency Medicine;Medical Director, Stanford University School of Medicine;Stanford University Wilderness and Environmental Fellowship

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los calambres por calor son los calambres musculares espasmódicos dolorosos que generalmente ocurren en los músculos ejercitados en gran medida en los ambientes cálidos y húmedos.

El esfuerzo puede inducir calambres en un clima frío, pero estos no se relacionan con la temperatura y es probable que reflejen la falta de entrenamiento. Por el contrario, los calambres por calor pueden aparecer en personas bien entrenados que sudan de manera profusa y restituyen el agua perdida pero no la sal, lo que produce hiponatremia. Los calambres por calor son frecuentes en:

  • Trabajadores manuales (p. ej., personal de salas de máquinas, trabajadores del acero, mineros)

  • Reclutas militares

  • Atletas

Los calambres son súbitos y habitualmente se producen en los músculos de los miembros. Los calambres puede comenzar durante o después del ejercicio. El dolor intenso y el espasmo carpopedio pueden incapacitar las manos y los pies. La temperatura es normal y los demás hallazgos son poco importantes. Por lo general, el calambre dura de minutos a horas. El diagnóstico se realiza por anamnesis y evaluación clínica.

Tratamiento

Los calambres pueden aliviarse de inmediato mediante un estiramiento pasivo firme del músculo afectado (p. ej., dorsiflexión del tobillo en un calambre de la pantorrilla). El paciente debe descansar en un ambiente fresco. Se deben reponer líquidos y electrolitos VO (1 a 2 L de agua que contenga 10 g [2 cucharaditas de té rasas] de sal o cantidades suficientes de una bebida deportiva comercial) o, para un alivio más rápido o cuando no es posible la reposición oral, IV (1 a 2 L de solución salina 0,9%). Un entrenamiento adecuado, la aclimatación y el tratamiento apropiado del equilibrio salino ayudan a prevenir los calambres.