Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Esguinces de rodilla y lesiones de menisco

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Los esguinces sobre los ligamentos externos (medial y lateral) o internos (cruzados anterior y posterior) o lesiones en los meniscos se pueden producir a partir de un traumatismo de rodilla. Los síntomas incluyen dolor, derrame articular, inestabilidad (en los esguinces graves) y atrapamiento (en algunas lesiones de menisco). El diagnóstico se realiza mediante examen físico y, en ocasiones, con RM. El tratamiento es PRICE (protección, reposo, hielo, compresión y elevación) y, en casos graves, escayola o reparación quirúrgica.

Muchas estructuras que ayudan a estabilizar la rodilla se localizan principalmente fuera de los músculos articulares, ellos incluye, (p. ej., cuádriceps, músculos isquiotibiales) y sus inserciones (p. ej., pata de ganso) y ligamentos extracapsulares. El ligamento colateral es extracapsular, mientras que el medial (tibial) tiene una parte superficial extracapsular y una profunda que forma parte de la cápsula articular.

Dentro de la rodilla, la cápsula articular y los ligamentos cruzados posteriores y el anterior muy vascularizado ayudan a estabilizar la rodilla. Los meniscos medial y lateral son estructuras cartilaginosas intraarticulares sirven principalmente para absorber los golpes pero también proporcionan cierta estabilización (ver figura Ligamentos de la rodilla.).

Ligamentos de la rodilla.

Las estructuras de la rodilla que con mayor frecuencia sufren lesiones incluyen

  • Los ligamentos colateral medial y cruzado anterior.

El mecanismo predice el tipo de lesión:

  • Fuerza hacia el interior (valgo) : Por lo general, el ligamento colateral medial, seguido por el ligamento cruzado anterior, luego el menisco interno (este mecanismo es el más común y generalmente se acompaña de cierta rotación externa y flexión, como cuando se es tacleado en el fútbol)

  • Fuerza hacia el exterior (varo): A menudo, el ligamento colateral lateral, el ligamento cruzado anterior, o ambos (este mecanismo es el segundo más común)

  • Las fuerzas anteriores o posteriores y la hiperextensión. Típicamente los ligamentos cruzados

  • La carga de peso y la rotación en el momento de sufrir la lesión: en general meniscos.

Signos y síntomas

El edema y el espasmo muscular evolucionan en pocas horas. En los esguinces de segundo grado, el dolor es moderado o grave , mientras que en los de tercer grado suele ser leve y, sorprendentemente, algunos pacientes pueden caminar sin ayuda.

Algunos pacientes escuchan o sienten un chasquido cuando se produce la lesión. Este hallazgo sugiere desgarro de ligamento cruzado anterior pero no es un indicador fiable

La localización de la sensibilidad y el dolor depende de la lesión:

  • Los ligamentos medial o lateral esguinsados: sensibilidad sobre el ligamento dañado

  • Lesiones de menisco medial: sensibilidad en el plano articular medial (hipersensibilidad en la línea articular)

  • Lesiones meniscales laterales: Sensibilidad en el plano de articular lateral

  • Lesiones meniscales mediales y laterales: el dolor se agrava por la flexión extrema o la extensión y el movimiento de la rodilla pasivo restringido (bloqueo)

Las lesiones de cualquiera de los ligamentos de la rodilla o meniscos causan un derrame articular visible y palpable.

Diagnóstico

  • Prueba con estrés

  • Radiografias para descartar fracturas

  • A veces, RM

El diagnóstico es principalmente clínico.

Debe sospecharse una luxación de rodilla reducida espontáneamente en pacientes con una inestabilidad franca o hemartrosis; se debe pedir de inmediato evaluación vascular detallada, incluyendo índice tobillo-brazo (ver Luxaciones de la rodilla (tibiofemoral)).. A continuación, se debe evaluar toda la rodilla. La extensión activa de la rodilla se evalúa en todos los pacientes con dolor de rodilla y derrame para comprobar si existe rotura del mecanismo extensor (p. ej., desgarros del cuádriceps o del tendón rotuliano, fractura de la rótula o tuberosidad tibial)–(ver Lesiones de los mecanismos extensores de la rodilla)..

Perlas y errores

  • Buscar de inmediato lesiones vasculares si los pacientes tienen una gran hemartrosis de la rodilla, inestabilidad franca de la rodilla, o ambos.

Prueba con estrés

Las pruebas de estrés para evaluar la integridad del ligamento ayudan a distinguir los desgarros completos de los parciales. Sin embargo, si los pacientes tienen dolor significativo e hinchazón o espasmo muscular, las pruebas suele retrasarse hasta que las radiografías excluyan fracturas. Además, la inflamación y el espasmo significativo pueden hacer que la estabilidad articular sea difícil de evaluar. Tales pacientes deben ser examinados con anestesia local o analgesia sistémica y sedación, y el seguimiento de control se realiza 2-3 días después (cuando desaparecen el edema y el espasmo)

Las pruebas de estrés en la cama del paciente se hacen para verificar si hay lesiones específicas, aunque la mayoría de estas pruebas no son muy exactas o fiables. Para la prueba de estrés junto a la cama del paciente, el técnico mueve la articulación en una dirección en la que el ligamento que está siendo probado normalmente impide el movimiento articular excesivo.

En la prueba de Apley, el técnico estabiliza el muslo del paciente que se encuentra acostado en decúbito prono. Luego flexiona la rodilla del paciente 90° y rota la pierna mientras presiona la pierna hacia abajo hacia la rodilla (compresión) y luego la rota mientras tira de la misma alejándose de la rodilla (distracción). El dolor durante la compresión y la rotación sugiere una lesión del menisco; el dolor durante la distracción y la rotación sugiere una lesión ligamentosa o de la cápsula articular.

Para evaluar el estado de los ligamentos colaterales medial y lateral, se examina al paciente en decúbito supino con la rodilla flexionada unos 20° y los músculos isquiotibiales relajados. El examinador pone una mano sobre la cara de la rodilla opuesta al ligamento que desea evaluar. Con la otra, toma el tobillo y tira de la pierna hacia afuera para evaluar el estado del ligamento colateral medial o hacia adentro para el ligamento colateral lateral. Una inestabilidad moderada tras una lesión aguda indica un desgarro de un menisco o ligamento cruzado y también del ligamento colateral.

La prueba de Lachman es la prueba física más sensible para los desgarros agudos del ligamento cruzado anterior . Con el paciente en decúbito supino, el examinador toma al paciente por el muslo y la pantorrilla y flexiona 20°. La pierna se mueve hacia adelante. El movimiento anterior pasivo excesivo de la tibia respecto del fémur sugiere un desgarro importante.

Estudios de diagnóstico por la imagen

No todos los pacientes requieren radiografías. Sin embargo, las radiografías anteroposterior, lateral y oblicua se toman a menudo para excluir fracturas. Las normas de rodilla de Ottawa se utilizan para limitar las radiografías a los pacientes más susceptibles de tener una fractura que requiere tratamientos específicos. Las radiografías deben tomarse solo si uno de lo siguiente está presente:

  • Edad > 55

  • Sensibilidad aislada de la rótula (sin otra sensibilidad ósea de la rodilla)

  • Sensibilidad de la cabeza del peroné

  • Incapacidad para flexionar la rodilla 90 °

  • Incapacidad de apoyar peso tanto inmediatamente y en el departamento de emergencia para dar 4 pasos (con o sin cojera)

El uso de la resonancia magnética en la evaluación inicial es muy debatido. Un enfoque razonable es hacer RM si los síntomas no desaparecen después de unas semanas de tratamiento conservador. Sin embargo, la RM se suele hacer cuando se sospecha una lesión grave o una importante lesión intraarticular o no se puede excluir de otro modo.

Tratamiento

  • Desgarros leves: protección, reposo, hielo, compresión y elevación (PRICE) e inmovilización temprana

  • Lesiones graves: entablillado o un inmovilizador de rodilla y la derivación a un cirujano ortopédico para la reparación quirúrgica

El drenaje de un derrame grande (ver figura Artrocentesis de la rodilla.) puede disminuir el dolor y el espasmo.

La mayoría de las lesiones de primer grado o de segundo grado moderadas pueden tratarse inicialmente mediante reposo, hielo, compresión y elevación incluyendo inmovilización de la rodilla en 20° de flexión con un inmovilizador comercial para la rodilla o una férula. Por lo general se promueven los ejercicios de amplitud de movimiento tempranos. Los esguinces de tercer grado o graves de segundo grado requiere yeso durante 6 semanas. Algunas lesiones de tercer grado del ligamento colateral medial, y del ligamento cruzado anterior, requieren reparación quirúrgica artroscópica. Los pacientes con lesiones graves se refieren a un cirujano ortopédico para la reparación quirúrgica.

Las lesiones de menisco varían ampliamente en sus características y tratamientos. Los desgarros grandes, complejos o verticales y las lesiones que resultan en derrames persistentes o síntomas inhabilitantes son más propensos a requerir cirugía. Los pacientes pueden influir en la elección de su tratamiento.

La fisioterapia puede ser útil, dependiendo del paciente y el tipo de lesión.

Conceptos clave

  • La prueba de tensión (a veces días después de la lesión) es necesaria para la diferenciación de los desgarros parciales de los completos.

  • Considere la lesión del ligamento cruzado anterior y otras estructuras intraarticulares si los pacientes tienen un derrame después de una lesión.

  • Considere la posibilidad de luxación de rodilla y lesión de la arteria poplítea si los pacientes tienen una gran hemartrosis, la inestabilidad grave, o ambos.

  • Si los pacientes tienen dolor y derrame en la rodilla, comprobar si existe rotura del mecanismo de extensor (p. ej., desgarros del músculo cuádriceps o del tendón rotuliano, fractura de la rótula o tuberosidad tibial).

  • Indicar RM si los síntomas no se resuelven después de unas semanas de tratamiento conservador o, posiblemente, cuando se sospecha o no pueden ser excluida una lesión grave o intraarticular significativa.

Recursos en este artículo