Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fracturas de la cabeza del radio

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Las fracturas de la cabeza radial con frecuencia son el resultado de una caída sobre un brazo hiperextendido y pueden ser difíciles de ver en las radiografías.

La cabeza del radio se palpa como una estructura en la superficie lateral del codo que rota durante la pronosupinación y que articula con el epicóndilo lateral. El epicóndilo lateral y la cabeza radial normalmente forman un triángulo isósceles con el olécranon. Derrames articulares (comunes con fracturas de la cabeza radial) pueden ser palpables sobre este triángulo.

Signos y síntomas

Cuando se fractura la cabeza del radio, el dolor en la cabeza del radio es peor durante la supinación y la cabeza del radio está sensible. La inflamación debido a hemartrosis suele estar presente. El movimiento pasivo del codo puede estar limitado. La fractura de cóndilo humeral puede ocurrir simultáneamente.

Diagnóstico

  • Radiografía

Se toman vistas anteroposterior, lateral y oblicuas. Pero debido a que las radiografías pueden mostrar sólo una prueba indirecta de la fractura, el diagnóstico se basa principalmente en la exploración física.

Las radiografía anteroposterior y laterales de rutina a menudo no muestran la fractura, pero por lo general muestran un derrame articular, que se indica por la presencia de depósitos de grasa anormales en las radiografías. El desplazamiento de la almohadilla grasa anterior puede indicar derrame articular, pero no es específico; la visibilidad de la almohadilla grasa posterior en una verdadera vista lateral es específica para el derrame articular, pero no muy sensible. Los pacientes con dolor localizado en la cabeza del radio y derrame deben realizarse una proyección oblicua (que es más sensible para descartar la fractura) o ser sometidos a un tratamiento de presunción como si tuvieran una fractura.

La línea radiocapitelar es una línea a través de la diáfisis del radio en una radiografía lateral del codo. Normalmente, esta línea corta transversalmente el centro del cóndilo humeral (ver figura Línea humeral anterior y la línea radiocapitelar.). A veces, en los niños, el único signo de fractura en las radiografías es el desplazamiento de esta línea.

Línea humeral anterior y la línea radiocapitelar.

Normalmente, la línea humeral anterior, que se traza a lo largo del borde anterior del húmero en una radiografía lateral, transecciona el punto medio del cóndilo humeral. Si la línea no transecciona o solo transecciona la parte anterior del cóndilo humeral, una fractura del húmero distal con desplazamiento posterior puede estar presente.

La línea radiocapitelar, que se delinea a través de la diáfisis del radio, normalmente bisecciona el cóndilo humeral. Si no es así, se debe sospechar una fractura oculta.

Perlas y errores

  • Si la cabeza del radio es hipersensible y no hay evidencia clínica o radiográfica de un derrame en el codo, tratar presuntamente como una fractura de la cabeza del radio, incluso si la radiografía no muestra fractura.

Se puede efectuar artrocentesis para eliminar la sangre de la articulación (ver Evaluación del paciente con enfermedad articular : Artrocentesis) para ayudar a diferenciar el bloqueo mecánico del movimiento pasivo de la articulación de la restricción debido al dolor y los espasmos musculares. Por ende, se inyecta un anestésico local para aliviar el dolor.

La estabilidad se prueba mediante la aplicación de tensión hasta el codo en direcciones medial y lateral y la comprobación de la laxitud o el aumento de movimiento. Si la articulación no se mueve cuando se aplica la tensión, la fractura es estable y lo más probable es que los ligamentos asociados estén ilesos.

Tratamiento

  • Normalmente un cabestrillo y ejercicios de amplitud de movimientos

  • Raramente reparación quirúrgica

Las fracturas con desplazamiento mínimo y sin restricción de movimiento pasivo del codo o inestabilidad pueden ser tratados con un cabestrillo, que puede ser aplicado para comodidad con el codo flexionado 90°. Tan pronto como la tolerancia del paciente lo permita, deben iniciarse ejercicios en toda la amplitud del movimiento articular del codo.

Si el codo es inestable o el movimiento se bloquea mecánicamente, las fracturas son tratadas quirúrgicamente.

Recursos en este artículo