Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fracturas del pulpejo de los dedos

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Las fracturas del pulpejo de los dedos (en penacho) se producen en la falange distal. El mecanismo habitual es una lesión por aplastamiento (p. ej., en una bisagra de una puerta).

Las fracturas del pulpejo de los dedos son comunes. Abarcan desde fracturas transversales simples hasta complejas de conminución de los penachos (el área plana y ancha en la punta de las falanges distales). A menudo se asocian con una laceración del lecho de la uña, aunque la propia uña está frecuentemente intacta.

Signos y síntomas

El dedo está hinchado e hipersensible. Una fractura con lesión significativa de los tejidos blandos puede provocar hiperestesia, que persiste con frecuencia mucho después de que la fractura sane. Por lo general, la sangre queda atrapada entre el lecho de la uña y la lúnula (hematoma subungueal), provocando una decoloración negro azulada bajo la totalidad o parte de la uña, que puede ser elevada. El hematoma subungueal comúnmente ocurre cuando se laceró el lecho de la uña.

La marcada alteración del lecho de la uña puede dar lugar a una uña deformada en forma permanente.

Diagnóstico

  • Radiografía

El diagnóstico se basa en los rayos X, que incluyen proyecciones anteroposterior, oblicua, y lateral. Para la vista lateral, se separa el dedo afectado de los demás.

Tratamiento

  • Cubierta protectora o un dedo entablillado durante 2 semanas

  • Para un hematoma subungueal doloroso o grande, trefinación de uñas

La mayoría de las fracturas de la punta del dedo se tratan de forma sintomática con una cobertura protectora (p. ej., aluminio comercial o material de férula de espuma), que se coloca alrededor de la lesión, a menudo durante 2 semanas. En raras ocasiones, las fracturas están bastante desplazadas para requerir reparación quirúrgica.

La hiperestesia persistente puede resolverse cuando son tratados con la terapia de desensibilización.

Los hematomas subungueales pueden drenarse para aliviar el dolor mediante una punción en la uña (trepanación), en general con un bisturí eléctrico (a menos que haya pintura de uñas) o una aguja de 18 G con un movimiento rotatorio, de perforación; con cualquier método, la presión descendente debe detenerse tan pronto como la resistencia disminuya (lo cual indica una punción ungueal). Si la trepanación se realiza suave y rápidamente, no será necesaria la anestesia. De lo contrario, se puede utilizar un bloqueo del nervio digital (la inyección de un anestésico local en la base del dedo).

Lesión de la uña

El lecho de la uña debe ser reparado con suturas (se requiere remoción de uñas) si el lecho de la uña se daña significativamente, siempre y cuando la herida no esté infectada y tenga < 24 hs de evolución. La reparación no es necesaria si la laceración es pequeña y se mantiene en su lugar por los pliegues de uñas intactas.

Antes se recomendaba la extracción de las uñas de forma rutinaria en los pacientes con un dedo aplastado (con o sin una fractura subyacente) para evaluar el grado de lesión de la uña y determinar si se requería reparación. Sin embargo, la uña no necesita ser eliminada si no hay lesiones significativas o deformidad. En tales casos, la laceración del lecho de la uña, si está presente, es probable que cicatrice bien por su propia cuenta cuando se aplica una férula; la trepanación se realiza según sea necesario para aliviar el dolor causado por un hematoma subungueal.

Si la uña aparece gravemente dañada o deformada, se debe remover la uña, y reparar su lecho con suturas arebsorbibles finas (p. ej., poliglactina 6-0 o 7-0). A continuación, la punta del dedo se envuelve en un vendaje no adherente (p. ej., una gasa Xeroform); la herida se debe revisar en el plazo de 24 horas para asegurarse de que el lecho de la uña no se adhiera dolorosamente al vendaje. La evidencia sugiere que a pesar de que la lesión es técnicamente una fractura abierta, los antibióticos no son necesarios después de la reparación de la uña en pacientes con una fractura en penacho.