Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Luxaciones de la rodilla (tibiofemoral)

Por Danielle Campagne, MD , Assistant Clinical Professor, Department of Emergency Medicine, University of San Francisco - Fresno

Información:
para pacientes

Las luxaciones de la rodilla comúnmente se acompañan de lesiones arteriales o nerviosas. Estas luxaciones pueden reducirse espontáneamente antes de que las evalúe el médico. El diagnóstico es radiológico. Se requiere evaluación vascular y neurológica. El tratamiento inmediato es la reducción y el tratamiento de las lesiones vasculares.

La mayoría de las luxaciones anteriores se deben a una hiperextensión; la mayoría de las luxaciones posteriores derivan de una fuerza en dirección posterior aplicada sobre la parte proximal de la tibia con la rodilla en ligera flexión. La mayoría de las luxaciones de rodilla son producto de un traumatismo grave (p. ej., en accidentes automovilísticos a alta velocidad), pero un traumatismo aparentemente leve, como caminar sobre un agujero, y que se tuerza la rodilla) puede a veces luxar la rodilla, en particular en pacientes con obesidad mórbida.

La luxación siempre daña

  • Las estructuras que sostienen la articulación de la rodilla, provocan inestabilidad de la articulación

La inestabilidad de la articulación debido a la extensa lesión del ligamento es una complicación común a largo plazo de la lesión en la rodilla.

Otras estructuras que es común que se lesionen incluyen la

  • Arteria poplítea (particularmente en las luxaciones anteriores)

  • Peroneo y tibial

La lesión de la arteria poplítea puede afectar inicialmente solo la íntima y por lo tanto no causar isquemia de las extremidades distales hasta que la arteria se ocluya más adelante. La lesión arterial no diagnosticada tiene un alto riesgo de complicaciones isquémicas, que pueden conducir a la amputación.

Signos y síntomas

La luxación provoca deformidad que es clínicamente evidente. Sin embargo, algunas luxaciones se reducen espontáneamente antes de la evaluación médica; en tales casos, la rodilla permanece muy inflamada con inestabilidad macroscópica.

La plenitud en la fosa poplítea sugiere lesión de la arteria poplítea o hematoma.

Diagnóstico

  • Radiografía

  • Evaluación vascular

La luxación se debe sospechar si una lesión en la rodilla es sumamente inestable. Las radiografías anteroposterior y lateral diagnostican las luxaciones que no se han reducido de forma espontánea.

Las evaluaciones vasculares y neurológicas son particularmente importantes.

Se debe sospechar une lesión de la arteria poplítea independientemente de si la isquemia es evidente. Algunos expertos creen que las evaluaciones clínicas en serie del pulso distal pueden descartar una lesión en la arteria poplítea si el pulso es normal durante un período. El índice tobillo-brazo BP (ABI) siempre debe medirse (ver Diagnóstico); valores ≤ 0,9 son muy sensibles a la lesión vascular. Algunos expertos también recomiendan la ecografía dúplex incluso si la ABI es > 0,9 y no hay hallazgos que sugieran isquemia. Si la ABI es ≤ 0,9 o si cualquier hallazgos sugiere isquemia, se requiere una interconsulta con cirugía vascular inmediata y/o pruebas de diagnóstico. Las pruebas pueden incluir angiografía por TC (que se debe hacer liberalmente), angiografía convencional y ecografía.

Tratamiento

  • Reducción inmediata

  • Para la lesión vascular, reparación vascular inmediata y fasciotomía

  • Reconstrucción ligamentosa tardía electiva

El tratamiento es la reducción inmediata a 15º de flexión.

Las lesiones vasculares se reparan de inmediato, y si la isquemia tisular está presente, puede ser necesaria la fasciotomía.

Para la inestabilidad macroscópica, a veces se aplica un fijador externo. Las radiografías anteroposterior y lateral se obtienen generalmente para confirmar la reducción.

Los ligamentos de la rodilla pueden ser reconstruidos más tarde, después de que se resuelve la hinchazón.

Conceptos clave

  • Muchas luxaciones de rodilla se acompañan de lesiones de la arteria o el nervio poplíteo.

  • Las luxaciones de rodilla siempre dañan las estructuras que soportan la articulación de la rodilla, causando inestabilidad de la articulación.

  • La mayoría de las luxaciones de rodilla son clínicamente evidentes, pero pueden reducirse de forma espontánea antes de ser evaluadas; así que se sospecha une luxación si una rodilla lesionada es sumamente inestable.

  • Siempre medir el índice tobillo-brazo, porque la arteria poplítea suele lesionarse por la luxación de la rodilla.

  • Reducir la rodilla luxada de inmediato y reparar las lesiones vasculares.