Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Distensión de los isquiotibiales

Por Paul L. Liebert, MD, Private Practice, Tomah Memorial Hospital, Tomah, WI

Información:
para pacientes

La distensión de los isquiotibiales es un desgarro parcial de los músculos isquiotibiales, muy común en la unión musculotendinosa.

Las distensiones de los isquiotibiales son comunes entre los corredores. Los atletas en riesgo son aquellos con poca flexibilidad de los músculos isquiotibiales, calentamiento inadecuado previo a la participación y lesión anterior. Los atletas mayores también tienen riesgo más elevado. Como cualquier distensión muscular, la cantidad de fuerza que causa que el músculo se desgarre determina el grado de lesión.

Signos y síntomas

Las distensiones de los músculos isquiotibiales pueden manifestarse como una zona dolorosa agudo en la cara posterior del muslo cuando se corre más lentamente, en general debido a un inadecuado entrenamiento de la flexibilidad.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico se confirma buscando el dolor de los isquiotibiales con flexión de la rodilla contra una resistencia, como así también en la palpación de la cara posterior del muslo. En las distensiones leves, existe sensibilidad e inflamación leve. En los casos más graves puede haber equimosis, inflamación de moderada a grave y pobre funcionamiento muscular causado por dolor y debilitamiento.

Tratamiento

  • Reposo, hielo y compresión

  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento

Debe comenzarse tan pronto como sea posible el uso de hielo y compresión con una manga apretada. De ser necesario, se recetan analgésicos y AINE, y puede ser necesario el uso inicial de muletas si caminar es doloroso.

Una vez que el dolor comienza a ceder, los pacientes deben comenzar a estirar suavemente los isquiotibiales. Cuando el dolor cede por completo, se comienza gradualmente con el fortalecimiento de los cuádriceps y los isquiotibiales.

Sólo cuando se ha logrado una fuerza satisfactoria, los pacientes pueden volver a correr. Debe advertirse a los atletas que la recuperación de las lesiones de los isquiotibiales puede tomar varios meses, dependiendo de la gravedad.

Recursos en este artículo