Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Traumatismo uretral

Por Noel A. Armenakas, MD

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las lesiones uretrales se producen habitualmente en los varones. La mayoría se debe a un traumatismo cerrado. El traumatismo penetrante es menos frecuente, y ocurre principalmente como resultado de heridas de armas de fuego o, alternativamente, debido a objetos introducidos en la uretra durante la actividad sexual o por una enfermedad psiquiátrica.

Las lesiones uretrales se clasifican como contusiones, roturas parciales o roturas totales y pueden ser anteriores o posteriores. Las lesiones uretrales posteriores se deben exclusivamente a fracturas pelvianas. Las lesiones uretrales anteriores suelen ser consecuencia de una lesión perineal a horcajadas, debido a una caída, un golpe perineal o un accidente en vehículos de motor.

Las complicaciones incluyen formación de estenosis, infecciones, disfunción eréctil e incontinencia.

Signos y síntomas

Los síntomas incluyen dolor con la micción o incapacidad de orinar. El hallazgo de sangre en el meato uretral es la señal más importante de una lesión uretral. Otros signos incluyen equimosis y/o edema perineal, labial, peneana, escrotal. La localización anormal de la próstata en el examen rectal (llamado de próstata de alto montar a) es un indicador inexacto de una lesión uretral. Sangre en el examen rectal o vaginal digital requiere evaluación exhaustiva.

Diagnóstico

  • Uretrografía retrógrada

En cualquier paciente masculino con signos o síntomas sugestivos, el diagnóstico se confirma con uretrografía retrógrada. Este procedimiento siempre debe preceder al cateterismo. El sondaje o cateterismo uretral en un hombre con una lesión grave no detectada puede potenciar la rotura de la uretra (p. ej., convertir una rotura parcial en una total). En las pacientes se requiere una citoscopia rápida.

Perlas y errores

  • Si se sospecha de lesión uretral masculina, no inserte un catéter uretral hasta después de la uretrografía.

Tratamiento

  • En general, cateterismo o sondaje uretral (para contusiones) o cistostomía suprapúbica

  • En ocasiones, realineamiento endoscópico o reparación quirúrgica

Las contusiones pueden tratarse con seguridad con 7 días de sonda transuretral permanente. Las roturas parciales se tratan mejor con En casos seleccionados de roturas parciales posteriores puede intentarse el realineamiento uretral endoscópico; si se tiene éxito, esta técnica limita las estenosis uretrales ulteriores.

Las roturas completas por lo general se tratan con drenaje a través de una cistotomía suprapúbica. Esta opción es más sencilla y puede usarse de forma segura en todos los pacientes. La cirugía definitiva se retrasa entre 8 a 12 semanas hasta que el tejido cicatricial de la uretra se haya estabilizado y el paciente se haya recuperado de cualquier lesión asociada.

La reparación abierta de las lesiones uretrales se limita a las asociadas con fracturas de pene, ciertas transecciones penetrantes y las lesiones en las mujeres.

Conceptos clave

  • Considere la posibilidad de lesiones uretrales sobre todo en pacientes que tienen fracturas de pelvis o lesiones puente y que tienen dificultad para la micción o sangre en el meato uretral.

  • En los hombres, hacer uretrografía retrógrada antes del cateterismo uretral.

  • Tratar contusiones con cateterismo uretral y las interrupciones parciales completas y muchas inicialmente con cistostomía suprapúbica.

Recursos en este artículo