Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Revisión de los traumatismos oculares

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

Información:
para pacientes

1 iOS Android

(Ver también Desprendimiento de retina).

Las causas más frecuentes de lesiones oculares son los accidentes domésticos (p. ej., clavando clavos o por exposición a los productos químicos o limpiadores domésticos), las agresiones, las explosiones de baterías de coches, las lesiones deportivas (incluidas las lesiones por las pistolas de aire o de bolas de pinturas) y los accidentes de tráfico (incluidas las lesiones por las bolsas de aire). La lesión puede producirse en el globo ocular, en los tejidos blandos circundantes (p. ej., nervios, músculos y tendones) o en los huesos que forman la cavidad ocular.

La evaluación general debe incluir lo siguiente:

  • Pruebas de agudeza visual

  • Rango de movilidad extraocular

  • Comparación de ambos campos visuales

  • Respuesta y apariencia pupilar

  • Localización y profundidad de las laceraciones en el párpado y la conjuntiva y de cuerpos extraños

  • Profundidad de la cámara anterior

  • Presencia de la cámara anterior o hemorragia vítrea, cataratas o reflejo rojo

  • Examen de la retina

  • Determinación de la presión intraocular

El examen detallado de la esclerótica, del segmento anterior (córnea, cámara anterior, cuerpo ciliar, iris), el cristalino y la cámara anterior se realiza mejor con una lámpara de hendidura. Aunque la oftalmoscopia directa se puede utilizar para examinar el cristalino y las estructuras posteriores del ojo, la oftalmoscopia indirecta, por lo general realizada por un oftalmólogo, proporciona una visión más detallada de estas estructuras. Las indicaciones para la oftalmoscopía indirecta incluyen sospecha clínica de cataratas traumáticas, alteraciones vítreas (p. ej., hemorragia, cuerpos extraños) y alteraciones de la retina; la sospecha clínica puede basarse en el mecanismo de la lesión, la ausencia de reflejo rojo o las alteraciones retinianas visibles con oftalmoscopia directa. Debido a que la oftalmoscopia directa e indirecta se hace mejor a través de una pupila dilatada, alrededor de 15 a 30 minutos antes de este examen, se pueden instilar midriáticos (como 1 gota de ciclopentolato 1% y 1 gota de fenilefrina 2,5%). Si se sospecha un cuerpo extraño intraorbitario o intraocular o una fractura orbital, se realiza una TC.

El uso de protectores oculares, gafas protectoras o especiales como las elaboradas con policarbonato en un marco de poliamida que recubre toda la zona es una precaución sencilla que reduce mucho el riesgo de lesión.

Cuando se recetan gotas oftálmicas, cada dosis incluye una sola gota.