Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Anomalías ureterales

Por Ronald Rabinowitz, MD, Professor of Urology and Pediatrics;Chief of Pediatric Urology, University of Rochester School of Medicine and Dentistry;Strong Memorial and Rochester General Hospitals ; Jimena Cubillos, MD, Assistant Professor of Urology and Pediatrics, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Información:
para pacientes

Las anomalías ureterales suelen asociarse a anomalías renales, pero pueden ser independientes. Las complicaciones son

  • Obstrucción, reflujo vesicoureteral (ver Reflujo vesicoureteral), infección y formación de cálculos (por estasis urinaria)

  • Incontinencia urinaria (por terminación anormal del uréter en la uretra, el periné o la vagina)

Las alteraciones de la ecografía prenatal sistemática (p. ej., hidronefrosis) y, en ocasiones, el examen físico (p. ej., hallazgo de orifio ureteral ectópico externoo un tumor palpable) pueden sugerir el diagnóstico. En los niños con un episodio de pielonefritis o con infecciones urinarias recurrentes, deben sospecharse anomalías ureterales. Por lo general, los estudios complementarios consisten en ecografía de los riñones, uréteres y vejiga antes y después de la micción; luego, cistouretrografía miccional fluoroscópica.

Los tratamientos son quirúrgicos.

Anomalías por duplicación

Puede observarse duplicación parcial o completa de uno o ambos uréteres con duplicación de la pelvis renal homolateral. En la duplicación completa, el uréter del polo superior del riñón desemboca en una localización más caudal que el orificio del uréter del polo inferior. Como resultado, el polo inferior tiende a presentar reflujo y el polo superior tiende a presentar obstrucción cuando la patología está presente. Puede haber ectopia o estenosis de uno o ambos orificios, reflujo vesicoureteral hacia el uréter inferior o hacia ambos uréteres y ureterocele. Puede requerirse cirugía en caso de obstrucción, reflujo vesicoureteral o incontinencia urinaria. La duplicación incompleta rara vez tiene significación clínica.

Orificios ectópicos

Las aberturas de uréteres únicos o duplicados pueden estar mal ubicadas en la pared lateral de la vejiga, distalmente a lo largo del trígono, en el cuello vesical, en la uretra femenina distal al esfínter (lo que provoca incontinencia continua, pese a un patrón miccional normal), en el aparato genital (próstata y vesícula seminal en el hombre, útero o vagina en la mujer) o externamente. Los orificios ectópicos laterales suelen causar reflujo vesicoureteral, mientras que los distales causan, más a menudo, obstrucción e incontinencia. Los casos de obstrucción e incontinencia, y a veces el reflujo vesicoureteral, requieren tratamiento quirúrgico.

Uréter retrocavo

El desarrollo anómalo de la vena cava (vena cava preureteral) permite que la vena cava infrarrenal se localice por delante del uréter (en general, del derecho); el uréter retrocavo del lado izquierdo sólo se observa cuando persiste el sistema de la vena cardinal izquierda o cuando hay situs inversus completo. El uréter retrocavo puede causar obstrucción ureteral. En caso de obstrucción ureteral significativa, se practica la sección quirúrgica del uréter con anastomosis ureteroureteral por delante de la vena cava o del vaso ilíaco.

Estenosis

La estenosis puede localizarse en cualquier segmento del uréter, la mayoría de las veces en la unión pieloureteral y, con menor frecuencia, en la unión vesicoureteral (megauréter primario). Las consecuencias son infección, hematuria y obstrucción. Las estenosis suelen disminuir a medida que el niño crece.

En el megauréter primario, cuando aumenta la dilatación o sobrevienen infección u obstrucción, puede ser necesario practicar una reducción gradual del calibre y reimplante. En la obstrucción de la unión pieloureteral, puede practicarse pieloplastia (escisión del segmento obstruido y reanastomosis) mediante técnicas a cielo abierto, laparoscópicas o robóticas.

Ureterocele

El prolapso del extremo inferior del uréter hacia la vejiga, con obstrucción puntiforme, puede causar ectasia ureteral progresiva, hidronefrosis, infección, formación ocasional de cálculos y alteración de la función renal. Las opciones de tratamiento son incisión transuretral endoscópica o reparación a cielo abierto.

Cuando un ureterocele compromete el polo superior de uréteres dobles, el tratamiento depende de la función de ese segmento renal, dada la incidencia significativa de displasia renal. Puede ser preferible resecar el segmento renal afectado a reparar la obstrucción si el segmento renal no es funcionante o se sospecha displasia significativa.

En raras ocasiones, el ureterocele puede prolapsar más allá del cuello de la vejiga, causando una obstrucción de la salida de la vejiga. En las niñas, esto puede manifestarse como una masa interlabial.