Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Atresia anal

Por William J. Cochran, MD, Clinical Professor, Department of Pediatrics;Associate, Department of Pediatrics GI and Nutrition, Temple University School of Medicine;Geisinger Clinic, Danville, PA

Información:
para pacientes

La atresia anal es un ano imperforado.

En la atresia anal, el tejido que cierra el ano puede ser de varios centímetros de espesor o simplemente una membrana delgada de piel. A menudo, se observa una fístula que se extiende desde la bolsa anal al periné o a la uretra en los varones y a la vagina, la horquilla o, rara vez, la vejiga en las niñas.

La incidencia de atresia anal es de 1 cada 5.000 nacidos vivos. Este trastorno se asocia con frecuencia con otras anomalías congénitas como VACTERL (anomalías vertebrales, atresia anal, malformaciones cardíacas, fístula traqueoesofágica, anomalías renales y aplasia radial y anomalías de los miembros [limb, en inglés]). Antes de la cirugía, los recién nacidos con atresia anal deben ser evaluados en busca de otras anomalías congénitas.

La atresia anal es evidente en el examen físico sistemático del recién nacido, porque el ano no es permeable. Si no se diagnostica y el recién nacido es alimentado, pronto aparecen signos de obstrucción intestinal distal.

Debe filtrarse la orina y buscar si hay meconio, lo que indica la presencia de una fístula urinaria. Las radiografías simples y las fistulografías con el recién nacido en decúbito lateral permiten definir el nivel de la lesión. Por lo general, una fístula cutánea indica atresia baja. En estos casos, es posible la reparación definitiva a través de un abordaje perineal. Si no hay ninguna fístula perineal, es probable que haya una lesión alta.

Los recién nacidos con una fístula y una lesión baja pueden someterse a la reparación primaria. Los neonatos con una lesión alta deben someterse a colostomía temporaria; la reparación definitiva se pospone hasta que el lactante sea mayor y las estructuras por reparar sean más grandes.