Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Berrinches

Por Stephen Brian Sulkes, MD, Professor of Pediatrics, Division of Neurodevelopmental and Behavioral Pediatrics, Golisano Children’s Hospital at Strong, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Un berrinche es un estallido emocional violento, en general en respuesta a una frustración.

Por lo general, los berrinches aparecen hacia el final del primer año, son muy frecuentes de los 2 años de edad (los terribles dos) a los 4 y son infrecuentes después de los 5 años de edad. Si los berrinches son frecuentes después de los 5 años de edad, pueden persistir durante toda la infancia.

Las causas son frustración, cansancio y hambre. Los niños también pueden tener berrinches para buscar atención, obtener algo o evitar hacer algo. A menudo, los padres se culpan a sí mismos (porque se imaginan que han criado mal al niño) cuando la causa real suele ser una combinación de personalidad del niño, circunstancias inmediatas y conducta normal del desarrollo. Rara vez, la causa puede ser un problema de base mental, físico o social, pero esto es probable sólo si los berrinches duran > 15 minutos o se producen muchas veces por día.

Los berrinches pueden consistir en

  • Gritar

  • Chilar

  • Llorar

  • Revolcarse

  • Rodar por el suelo

  • Pisar fuerte

  • Arrojar objetos

El niño puede ponerse rojo y dar golpes o patadas. Algunos pueden dejar de respirar voluntariamente durante algunos segundos y después reanudan su respiración normal (a diferencia de los espasmos del sollozo, que también pueden suceder a episodios de llanto causados por frustración; ver Espasmos del sollozo).

Aunque suele ser eficaz suministrar un contexto seguro para que los niños se serenen (p. ej., un tiempo muerto; Técnica de tiempo muerto), muchos de ellos tienen dificultad para interrumpir un berrinche por sí mismos. En la mayoría de los casos, encarar el origen del berrinche sólo lo prolonga. Por consiguiente, es preferible reorientar al niño ofreciendo una actividad alternativa en la cual concentrarse. El niño puede beneficiarse si se lo retira físicamente de la situación.