Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Incumplimiento en niños

Por Cheston M. Berlin, Jr., MD, University Professor of Pediatrics and Professor of Pharmacology, Penn State University College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

A cualquier edad puede observarse incumplimiento de las recomendaciones de fármacos (Ver también Cumplimiento de la pauta de administración) debido al costo, la administración dolorosa o incómoda, la necesidad de dosis frecuentes, o esquemas complejos. Pero muchos factores singulares contribuyen al incumplimiento en los niños. Los niños < 6 años pueden tener dificultad para tragar píldoras y resistirse a tomar fármacos de sabor desagradable. A menudo, los niños mayores se muestran renuentes a tomar fármacos o o cumplir con los esquemas (p. ej., insulina, inhaladores de dosis medida) que exigen que dejen sus clases o actividades o que los hacen parecer diferentes de sus compañeros. Los adolescentes pueden expresar rebelión y afirmar su independencia de los padres no tomando su medicación. Los padres o los cuidadores de niños más pequeños pueden recordar o comprender sólo parcialmente el fundamento y las instrucciones para tomar un fármaco, y sus horarios laborales a veces impiden que puedan administrar a sus hijos las dosis programadas. En un inicio, algunos padres pueden probar remedios caseros. Algunos cuidadores tienen ingresos limitados y se ven forzados a gastar el dinero en otras prioridades, por ejemplo alimentos; otros tienen ideas y actitudes que los llevan a no administrar fármacos a sus hijos.

Para minimizar el incumplimiento, el responsable de la prescripción puede adoptar las siguientes medidas:

  • Corroborar si el paciente o el cuidador están de acuerdo con el diagnóstico, perciben su gravedad y consideran que el tratamiento será útil.

  • Corregir conceptos erróneos y orientar al paciente o al cuidador a fuentes de información confiables.

  • Entregar instrucciones escritas además de verbales en un lenguaje que el paciente o el cuidador puedan repasar y comprender.

  • Realizar llamadas telefónicas de seguimiento tempranas para responder posibles dudas.

  • Evaluar el progreso y recordar al paciente o al cuidador las visitas de seguimiento.

  • Revisar los frascos de fármacos en las visitas de seguimiento para contar los comprimidos.

  • Educar al paciente o al cuidador acerca de cómo llevar una lista de síntomas diarios o fármacos.

Los adolescentes tienen una necesidad particular de sentir que controlan su enfermedad y el tratamiento, y deben ser alentados a comunicarse libremente y a hacerse responsables, en la mayor medida posible, de su propio tratamiento. Deben simplificarse los esquemas (p. ej., sincronizar múltiples fármacos y minimizar la cantidad de las dosis diarias siempre que se mantenga la eficacia) y adecuarlos a los horarios del paciente y los cuidadores. Deben destacarse los aspectos cruciales del tratamiento (p. ej., completar el curso de un antibiótico). Si también se requieren modificaciones del estilo de vida (p. ej., dieta o ejercicio), éstas deben introducirse de manera progresiva en varias visitas, y es preciso establecer objetivos realistas (p. ej., bajar 1 de los 14 kg [2 de 30 lb] en la consulta de seguimiento a las 2 semanas). Debe reforzarse el éxito en alcanzar un objetivo con comentarios elogiosos, y sólo entonces debe agregarse el siguiente objetivo. Para pacientes que requieren esquemas costosos a largo plazo, se dispone de una lista de programas farmacéuticos de asistencia a pacientes en www.needymeds.org.