Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Íleo meconial

Por James W. Kendig, MD, Professor of Pediatrics, Penn State University College of Medicine ; Ursula Nawab, MD, Assistant Professor, Department of Pediatrics, Division of Neonatology, Thomas Jefferson University/Nemours

Información:
para pacientes

El íleo meconial es la obstrucción del íleon terminal por meconio anormalmente denso y adherente; afecta a menudo a los recién nacidos con fibrosis quística. El íleo meconial es responsable de hasta el 33% de las obstrucciones de intestino delgado en el período neonatal. Los síntomas son vómitos que pueden ser biliosos, distensión abdominal y falta de eliminación de meconio. El diagnóstico se basa en la presentación clínica y las radiografías. El tratamiento consiste en enemas con contraste diluido bajo control radioscópico y cirugía si fracasan los enemas.

El íleo meconial con más frecuencia es una manifestación temprana de fibrosis quística (ver Fibrosis quística), que causa que las secreciones digestivas sean sumamente viscosas y adherentes a la mucosa intestinal. Estas secreciones manifiestan la presentación clínica de la fibrosis quística en el 10-25% de los casos.

La obstrucción se produce en el íleon terminal (a diferencia de la obstrucción colónica causada por el síndrome del tapón meconial—ver síndrome del tapón meconial) y puede diagnosticarse por ecografía prenatal. El colon distal a la obstrucción es angosto y está vacío o sólo contiene escasas cantidades de pequeñas bolas de meconio desecado. El colon de pequeño calibre, relativamente vacío, se denomina microcolon.

Complicaciones

Alrededor del 50% de los casos se complican por malrotación (ver Malrotación intestinal), atresia o perforación intestinal. Las asas distendidas de intestino delgado pueden girar para formar un vólvulo en el útero. Si el intestino pierde su irrigación y se infarta, puede haber peritonitis meconial estéril. El asa intestinal infartada puede reabsorberse y dejar una zona o zonas de atresia intestinal.

Signos y síntomas

Después del nacimiento, a diferencia de los recién nacidos normales, los lactantes con íleo meconial no evacuan meconio en las primeras 12 a 24 h. Presentan signos de obstrucción intestinal, como vómitos biliosos y distensión abdominal. En ocasiones, pueden palparse las asas distendidas de intestino delgado a través de la pared abdominal, que presentan una sensación pastosa característica. Puede haber peritonitis meconial con dificultad respiratoria y ascitis secundaria a perforación.

Diagnóstico

  • Radiografías simples

  • Si son positivas, estudios para fibrosis quística

La ecografía prenatal permite detectar cambios intrauterinos sugestivos de fibrosis quística e íleo meconial, pero estos cambios no son específicos. Se sospecha el diagnóstico es un recién nacido con signos de obstrucción intestinal, en particular si hay antecedentes familiares de fibrosis quística. Deben tomarse radiografías de abdomen, que muestran dilatación de las asas intestinales; en cambio, a menudo no se observan niveles hidroaéreos. El aspecto en "burbujas de jabón" o "vidrio esmerilado" debido a pequeñas burbujas de aire mezcladas con meconio es diagnóstico de íleo meconial. Si hay peritonitis meconial, motas de meconio calcificado pueden revestir las superficies peritoneales e, incluso, el escroto. Un colon por enema revela un microcolon con una obstrucción del íleon terminal.

En los pacientes con diagnóstico de íleo meconial debe buscarse la fibrosis quística (ver Fibrosis quística : Diagnóstico).

Tratamiento

  • Enema con contraste radiográfico

  • En ocasiones, cirugía

En los casos no complicados (es decir, sin perforación, vólvulo ni atresia), puede aliviarse la obstrucción administrando 1 enema con un medio de contraste radiográfico diluido más N-acetilcisteína bajo control radioscópico; el material de contraste hipertónico puede causar grandes pérdidas de agua del tubo digestivo, que requieren rehidratación IV. Si el enema no alivia la obstrucción, se requiere laparotomía. Por lo general, es necesaria una ileostomía en doble cañón de escopeta con lavado repetido con N-acetilcisteína de las asas proximal y distal para licuar y extraer el meconio anormal.