Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Erupción en lactantes y niños pequeños

Por Deborah M. Consolini, MD, Assistant Professor of Pediatrics;Staff Physician, Diagnostic Referral Division, Jefferson Medical College;Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La erupción es un síntoma frecuente, especialmente en el lactante. La mayoría de las erupciones no son graves.

Etiología

Las erupciones pueden ser causadas por una infección (viral, micótica o bacteriana), contacto con sustancias irritantes, atopia, hipersensibilidad a fármacos, otras reacciones alérgicas, trastornos inflamatorios o vasculitis (véase Algunas causas de erupción en lactantes y niños).

Globalmente, las causas más frecuentes de erupción en lactantes y niños pequeños incluyen

  • La dermatitis del pañal (con o sin infección por cándida)

  • Seborrea

  • Eccema

  • Exantema viral

Muchas infecciones virales producen erupciones. Algunas (p. ej., varicela, eritema infeccioso, sarampión) tienen una apariencia y una manifestación clínica bastante típicas; otras son inespecíficas. Las reacciones medicamentosas cutáneas son exantemas maculopapulares generalmente autolimitados, pero a veces se producen reacciones graves.

Las causas poco frecuentes pero graves de erupción incluyen

  • Síndrome de la piel escaldada por estafilococos

  • Meningococcemia

  • Enfermedad de Kawasaki

  • Síndrome de Stevens-Johnson

Algunas causas de erupción en lactantes y niños

Causa

Hallazgos sugestivos

Abordaje diagnóstico

Infecciones

Infecciones por Candida

Erupción rojo oscura con lesiones satélites adyacentes en la zona del pañal, que incluyen los pliegues de la piel

A menudo placas blancas blandas sobre la lengua o la mucosa oral

A veces, antecedentes de uso reciente de antibióticos

Evaluación clínica

A veces raspados de lesiones para un montaje fresco con KOH

Varicela*

Puntos rojos en la cara, el cuero cabelludo, el torso y las extremidades proximales que progresan en 10-12 h desde pequeñas protuberancias a vesículas y luego pústulas umbilicadas, que forman costras

Ampollas intensamente pruriginosas, que también pueden aparecer en las palmas de las manos, las plantas de los pies, el cuero cabelludo y las membranas mucosas, así como en el área del pañal

Evaluación clínica

Eritema infeccioso

Eritema confluente sobre las mejillas (aspecto de mejilla abofeteada)

A veces, fiebre, malestar general

Evaluación clínica

Impétigo

Impétigo no ampollar: úlcera roja indolora pero pruriginosa cerca de la nariz o la boca que luego secreta pus o líquido y forma una costra de color miel

Impétigo ampollar: Ocurre principalmente en niños < 2 años

Ampollas llenas de líquido e indoloras —principalmente en los brazos, las piernas y el tronco, rodeadas por piel roja y pruriginosa— que, después de romperse, forman costras amarillas o plateadas

Evaluación clínica

Enfermedad de Lyme

Erupción del eritema migrans; una lesión eritematosa que crece (hasta unos 5-7 cm) a veces con aclaramiento central o pocas veces púrpura (2%)

A menudo, fatiga, cefalea, dolor en las articulaciones o el cuerpo

Por lo general, en zona endémica con riesgo de exposición a las garrapatas, con y sin una picadura conocida de garrapata

Evaluación clínica

A veces, pruebas serológicas

Sarampión*

Exantema maculopapular que comienza en la cara y se extiende al tronco y las extremidades

A menudo manchas de Koplik (manchas blancas en la mucosa bucal)

Fiebre, tos, coriza, inyección conjuntival

Evaluación clínica

Pruebas serológicas (por razones de salud pública)

Meningococemia

Erupción petequial, a veces con púrpura fulminante

Fiebre, letargo, irritabilidad

En los niños mayores, signos meníngeos

Taquicardia, a veces hipotensión

Tinción de Gram, hemocultivo y cultivo de LCR

Molusco contagioso

Agrupamientos de pápulas umbilicadas de color carne

Sin picazón ni malestar

Evaluación clínica

Roséola de la lactancia

Exantema maculopapular que aparece de repente después de 4 o 5 días de fiebre alta, típicamente cuando se resuelve la fiebre

Evaluación clínica

Rubéola*

A veces erupción pruriginosa que comienza en la cara y se extiende hacia abajo, aparece como manchas rosadas o rojo claras (que pueden fusionarse para formar parches de color uniforme), y suele desaparecer en la cara a medida que se propaga

Dura hasta 3 días

A menudo adenopatía (occipital, retroauriculares y cervicales posteriores), febrícula

Evaluación clínica

Pruebas serológicas (por razones de salud pública)

Escarlatina

Fiebre, a veces dolor de garganta

Erupción fina generalizada, roja que blanquea, de textura rugosa que suele aparecer 12-72 horas después de la fiebre y se inicia en el pecho, en las axilas y en la ingle

Área pálida característica alrededor de la boca (palidez peribucal) y acentuación de los pliegues cutáneos (líneas de Pastia), lengua de fresa

A menudo seguido por una extensa descamación de las palmas y plantas, las puntas de los dedos de manos y pies, y la ingle

Evaluación clínica

A veces, ensayo estreptocócico rápido o cultivo de fauces

Síndrome de la piel escaldada por estafilococos

Áreas generalizadas de eritema doloroso que desarrollan ampollas grandes, fláccidas, que se rompen con facilidad, dejando grandes zonas de descamación

Extensión lateral de las ampollas cuando se las presiona con suavidad (signo de Nikolsky positivo).

Respeto de las mucosas

Por lo general en niños < 5 años

Evaluación clínica

A veces confirmado por biopsia o cultivos

Tiña

Lesiones ovaladas escamosas con un borde ligeramente elevado y aclaramiento central

Picazón leve

Evaluación clínica

A veces raspados de lesiones para hacer un preparado fresco con KOH

Infección viral (sistémica)

Exantema maculopapular

A menudo pródromo respiratorio viral

Evaluación clínica

Reacciones de hipersensibilidad

Dermatitis atópica (eccema)

Parches escamosos rojos crónicos o recurrentes, a menudo en los pliegues flexores

A veces, antecedentes familiares

Evaluación clínica

Dermatitis de contacto

Eritema intensamente pruriginoso, a veces con vesículas

No hay manifestaciones sistémicas

Evaluación clínica

Reacción a fármacos

Erupción maculopapular difusa

Antecedente de uso de fármacos actual o reciente (dentro de 1 semana)

Evaluación clínica

Síndrome de Stevens-Johnson

Necrólisis tóxica epidérmica

Pródromo de fiebre, malestar general, tos, dolor de garganta y conjuntivitis

Úlceras mucosas dolorosas, casi siempre en la boca y los labios, pero a veces en las regiones genitales y anales

Áreas generalizadas de eritema doloroso que desarrollan grandes ampollas fláccidas, que se rompen con facilidad, dejando grandes zonas de descamación; que posiblemente afectan las plantas, pero por lo general no el cuero cabelludo

Extensión lateral de las ampollas cuando se las presiona con suavidad (signo de Nikolsky positivo).

A veces, uso de un fármaco causal (p. ej., sulfonamidas, penicilinas, anticonvulsivos)

Evaluación clínica

A veces, biopsia

Urticaria

Lesiones elevadas, rojas, pruriginosas y bien circunscritas

Con el antecedente de exposición a alérgenos conocidos o potenciales o sin él

Evaluación clínica

Vasculitis

Vasculitis asociada a inmunoglobulina A (antes llamada púrpura de Henoch-Schönlein)

Púrpura palpable que aparece en grupos durante días o semanas, por lo general en las zonas dependientes (p. ej., las piernas, las nalgas)

A menudo, artritis, dolor abdominal

A veces hematuria, heces hemo-positivas o intususcepción

Por lo general en niños < 10 años

Evaluación clínica

En ocasiones, biopsia de piel

Enfermedad de Kawasaki

Erupción maculopapular eritematosa difusa que puede variar en apariencia (p. ej., urticariana, con forma de diana, purpúrica) pero nunca es ampollar o vesicular; puede afectar las palmas de las manos o las plantas de los pies

Fiebre (con frecuencia > 39 ° C) durante > 5 días

Labios agrietados y rojos, lengua de fresa, conjuntivitis, linfadenopatía cervical

Edema de manos y pies

Descamación posterior de los dedos de manos y pies que se extiende a las palmas y las plantas

Criterios clínicos

Estudios complementarios para excluir otros trastornos

Otros

Dermatitis seborreica

Descamación roja y amarilla en el cuero cabelludo (costra láctea) y algunas veces en los pliegues cutáneos

Evaluación clínica

Dermatitis del pañal (no candidiásica)

Erupción de color rojo brillante en el área del pañal, que respeta los pliegues

Evaluación clínica

Síndrome urémico hemolítico

Erupción petequial, palidez

Por lo general, durante o después de la colitis infecciosa que se manifiesta con dolor abdominal, vómitos y diarrea con sangre

Oliguria o anuria

Hipertensión

Hemograma con plaquetas y frotis de sangre periférica para comprobar si hay evidencia de anemia microangiopática y trombocitopenia

Pruebas de función renal

Estudios complementarios de heces (ensayo de toxina Shiga o cultivo específico para E. coli O157: H7)

Milia

Pequeños quistes nacarados en la cara de un recién nacido

Evaluación clínica

Eritema multiforme

Manchas rojo rosadas, dispuestas simétricamente y que empiezan en las extremidades, y luego evolucionan a la lesión clásica en diana como con un anillo rojo rosado alrededor de un centro pálido

A veces, lesiones de la mucosa oral, prurito

Evaluación clínica

Miliaria (sarpullido)

Pequeñas protuberancias rojas u ocasionalmente pequeñas ampollas

Más frecuente en niños muy pequeños, pero puede ocurrir a cualquier edad, especialmente durante el clima caliente y húmedo

Evaluación clínica

Eritema tóxico

Manchas rojas planas (habitualmente con una protrusión similar a un grano en el medio), que aparecen hasta en la mitad de todos los recién nacidos

Pocas veces aparece después de 5 días de edad y por lo general se ha ido en 7-14 días

Evaluación clínica

Acné neonatal

Protuberancias rojas, algunas veces con puntos blancos en el centro de la cara de un recién nacido

Por lo general ocurre entre 2 y 4 semanas después del nacimiento, pero pueden aparecer hasta 4 meses después del nacimiento y pueden durar 12 a 18 meses

Evaluación clínica

Pitiriasis rosada

A veces pródromo de una infección de las vías respiratorias superiores

Típicamente, el cuadro comienza con una placa primaria roja ovalada única, de 2 a 10 cm en el tronco o en la parte proximal de las extremidades

7-14 días después de la placa primaria, aparición de grandes manchas de una erupción de forma ovalada rosa o roja, escamosa en el torso, a veces en una distribución característica en forma de árbol de Navidad

Evaluación clínica

*En la actualidad es poco frecuente debido a la vacunación, pero se debe considerar en los niños no vacunados.

KOH = hidróxido de K.

Evaluación

Anamnesis

Antecedentes de la enfermedad actual: se enfoca en la evolución de la enfermedad, sobre todo en la relación entre la erupción y otros síntomas.

La revisión por aparatos y sistemas se centra en los síntomas de los trastornos causales, que incluyen síntomas gastrointestinales (que sugieren vasculitis asociada a la inmunoglobulina A [antes llamada púrpura de Henoch-Schönlein] o síndrome urémico-hemolítico), síntomas articulares (que sugieren vasculitis asociada a inmunoglobulina A o enfermedad de Lyme), cefalea o síntomas neurológicos (lo que sugiere meningitis o enfermedad de Lyme).

Los antecedentes médicos deben registrar cualquier fármaco utilizado recientemente, sobre todo antibióticos y anticonvulsivos. Se observan antecedentes familiares de atopia.

Examen físico

El examen comienza con una revisión de los signos vitales, en particular para detectar fiebre. La observación inicial evalúa los signos de letargo, irritabilidad o sufrimiento del lactante o el niño. Se realiza un examen físico completo, con particular atención a las características de las lesiones de la piel (ver Descripción de las lesiones cutáneas), que incluyen la presencia de ampollas, vesículas, petequias, púrpura o urticaria y la participación de la mucosa. Los niños son evaluados en busca de signos meníngeos (rigidez de nuca, signos Kernig y Brudzinski) aunque estos signos están a menudo ausentes en niños < 2 años.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son de particular importancia:

  • Ampollas o descamación de la piel

  • Diarrea o dolor abdominal

  • Fiebre y llanto inconsolable o irritabilidad extrema

  • Inflamación de la mucosa

  • Petequias y/o púrpura

  • Urticaria con enfermedad respiratoria

Interpretación de los hallazgos

Los niños que tienen buen aspecto y no tienen síntomas o signos sistémicos es poco probable que tengan un trastorno peligroso. La aparición de la erupción generalmente estrecha el diagnóstico diferencial. Los síntomas y signos asociados ayudan a identificar a los pacientes con un trastorno grave y a menudo sugieren el diagnóstico (véase Algunas causas de erupción en lactantes y niños).

Las ampollas o el esfacelo sugieren el síndrome de la piel escaldada por estafilococos o el síndrome de Stevens-Johnson y se consideran emergencias dermatológicas. La inflamación conjuntival puede ocurrir en la enfermedad de Kawasaki, sarampión, síndrome de la piel escaldada por estafilococos y el síndrome de Stevens-Johnson. En cualquier niño con fiebre y petequias o púrpura se debe evaluar cuidadosamente la posibilidad de meningococcemia. La diarrea sanguinolenta con palidez y petequias debe plantear una preocupación por la posibilidad de síndrome urémico hemolítico. La fiebre durante > 5 días con evidencia de inflamación de la mucosa y la erupción deben impulsar el examen y una evaluación posterior para la enfermedad de Kawasaki.

Estudios complementarios

En la mayoría de los niños, la anamnesis y el examen físico suelen ser suficientes para el diagnóstico. Las pruebas complementarias se dirigen a las amenazas potenciales a la vida; e incluyen la tinción de Gram y hemocultivos y cultivos de LCR para meningococemia; hemograma completo, pruebas de función renal y pruebas de heces para el síndrome urémico hemolítico).

Tratamiento

El tratamiento está orientado a la causa (p. ej., crema antimicótica para la infección por Candida).

Para la dermatitis del pañal, el objetivo es mantener el área del pañal limpio y seco, sobre todo por el cambio de pañales con más frecuencia y lavar suavemente el área con jabón suave y agua. A veces, un ungüento de barrera que contiene óxido de zinc o vitaminas A y D puede ayudar.

El prurito en los lactantes y los niños puede ser disminuido por los antihistamínicos orales:

  • Difenhidramina: para niños > 6 meses, 1,25 mg/kg cada 6 h (máximo 50 mg cada 6 h)

  • Hidroxizina: Para niños > 6 meses 0,5 mg/kg cada 6 h (máximo para los niños < 6 años, 12,5 mg cada 6 h; para aquellos ≥ 6 años, 25 mg cada 6 h)

  • Cetirizina: Para niños de 6 a 23 meses, 2.5 mg una vez al día; para aquellos de 2 a 5 años, 2,5 a 5 mg una vez al día; para aquellos > 6 años, 5 a 10 mg una vez al día

  • Loratadina: Para niños de 2 a 5 años, 5 mg una vez al día; para aquellos > 6 años, 10 mg una vez al día

Conceptos clave

  • Las mayoría de las erupciones en los niños son benignas.

  • Para la mayoría de las erupciones en lactantes y niños, la anamnesis y el examen físico son suficientes para el diagnóstico.

  • Los niños con erupción por enfermedad grave suelen tener manifestaciones sistémicas de la enfermedad.

Recursos en este artículo