Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Evento de aparente amenaza a la vida (ALTE, Apparent Life-Threatening Event)

Por Elizabeth J. Palumbo, MD, Private Practice, The Pediatric Group, Fairfax, VA

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Un evento de aparente amenaza a la vida es la aparición súbita de ciertos síntomas alarmantes (p. ej., apnea, cambio de coloración o de tono muscular, tos, arcadas, asfixia). El cuidador puede temer que el niño esté muerto o su vida esté en peligro. Es típico en niños < 1 año con una incidencia pico a las 10 a 12 semanas. Las causas pueden ser digestivas, neurológicas, respiratorias, infecciosas, cardíacas, metabólicas, o traumáticas (p. ej., debidas a abuso) El tratamiento se dirige a las causas específicas cuando se las identifica.

Un evento de aparente amenaza a la vida (ALTE, Apparent Life-Threatening Event) no es un diagnóstico, sino un grupo de síntomas agudos que afecta a niños pequeños.

Etiología

Las causas más comunes son

  • Digestivas: Enfermedad por reflujo gastroesofágico o dificultad para tragar cuando se asocia con laringoespasmo o aspiración

  • Neurológicas: trastornos neurológicos (p. ej., convulsiones, tumores encefálicos, sostener la respiración o una neurorregulación anormal del tronco encefálico del control cardiorrespiratorio, hidrocefalia, malformaciones del encéfalo)

  • Respiratorias: infecciones (p. ej., virus sincitial respiratorio, influenza, pertusis)

  • Infecciosas: sepsis, meningitis

Las causas menos frecuentes comprenden

  • Trastornos cardíacos

  • Trastornos metabólicos

  • Obstrucción de la vía aérea superior (p. ej., apnea obstructiva de sueño)

  • Otros (p. ej., relacionados con drogas, anafilaxia, abuso)

Las causas pueden ser genéticas o adquiridas. Alrededor del 50% de los casos se consideran idiopáticos. Si un lactante está al cuidado de una persona y presenta episodios reiterados sin etiología clara, debe considerarse maltrato infantil.

Signos y síntomas

Por lo general, un evento ALTE se caracteriza por un cambio agudo, inesperado, de la respiración del lactante, que alarma al padre o al cuidador. Las manifestaciones de un evento incluyen todas o algunas de las siguientes:

  • Episodio apneico

  • Cambio de color

  • Cambio del tono muscular

  • Asfixia o arcadas

Muchos bebés parecen estar bien en el momento en que se presentan. Los síntomas en curso son preocupantes, pero ayudan a sugerir una causa y guiar a evaluación.

Diagnóstico

La evaluación inicial consiste en una anamnesis completa, con

  • Observaciones del cuidador que presenció el evento, en particular descripción de los cambios en la respiración, color, tono muscular y de los ojos, sonidos emitidos; duración del episodio; y signos precedentes como dificultad respiratoria o hipotonía)

  • Intervenciones realizadas (p. ej, estimulación suave, respiración boca-boca, RCP)

  • Consumo prenatal (materno) y familiar actual de drogas, tabaco y alcohol

  • Información acerca del parto del lactante (p. ej., edad gestacional, complicaciones perinatales)

  • Hábitos alimentarios (si ha habido arcadas, tos, vómitos o escaso aumento de peso)

  • Antecedentes de desarrollo (p. ej., pautas madurativas)

  • Antecedentes de eventos ALTE o traumatismos recientes

  • Antecedentes familiares de eventos ALTE, muertes prematuras o posibles trastornos causales

Se realiza un examen físico para verificar la presencia de malformaciones evidentes, alteraciones neurológicas (p. ej., postura, caída inadecuada de la cabeza) y signos de infección o traumatismos (en particular, hemorragia retiniana en el fondo de ojo).

Se realizan pruebas de laboratorio y estudios por la imagen (véase Pruebas diagnósticas para causas de evento de aparente amenaza a la vida (ALTE)) para investigar posibles causas. Estas pruebas deben realizarse basándose sólo en la anamnesis y los hallazgos del examen físico, incluyendo si el bebé sigue siendo sintomático o ha requerido intervención médica.

Los factores de riesgo para el abuso de menores deben ser evaluados con sensibilidad (ver Revisión sobre maltrato infantil). Los ALTE recurrentes que hacen sospechar abuso son los que ocurren sólo en presencia de un padre o cuidador, pero que no ocurren en presencia de personal del hospital o cuando el niño está solo (p. ej., durmiendo conectado a un monitor).

Pruebas diagnósticas para causas de evento de aparente amenaza a la vida (ALTE)

Estudios

Posibles causas

Estudios complementarios iniciales habituales

Pruebas en sangre, que suelen consistir en

  • hemograma completo y fórmula leucocítica

  • Electrolitos (Mg, Ca, Na, K), bicarbonato y glucosa

  • Pruebas de función hepática

  • Lactato

Acidosis

Anemia

Deshidratación

Infección

Trastornos hepáticos

Trastornos metabólicos

Radiografía de tórax

Ecocardiografía

Cardiomegalia

Infección

Cultivos (sangre, materia fecal, orina, LCR)

Infección

ECG

Monitorización cardíaca en el hospital

Arritmias

Alteraciones del QT

Punción lumbar

Meningitis

Radiografías óseas

Fracturas

Investigación toxicológica

Sobredosis

Análisis de orina

Infección

Otros estudios basados en la presunción clínica

Gases en sangre arterial

Acidosis

Imágenes cerebrales (TC, RM de cabeza)

Traumatismo, hemorragia, tumor

EEG

Convulsiones

pH-metría esofágica*

Reflujo gastroesofágico

Hisopado nasal

Infección por virus sincitial respiratorio

Pruebas en sangre y cultivos para pertussis (tos ferina)

Tos ferina

Lactato sérico

Defectos enzimáticos hereditarios (p. ej., glucogenosis tipo I, defectos de oxidación de los ácidos grasos, deficiencia múltiple de carboxilasa, aciduria metilmalónica)

Hipoxia

Tóxicos (p. ej., salicilatos, etileno, etanol, metanol)

Gammagrafía digestiva alta con leche marcada con radioisótopos*

Reflujo gastroesofágico

*En lactantes con antecedentes de salivación, arcadas, vómitos, tos o dificultad para alimentarse.

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa del evento ALTE. Por ejemplo, el riesgo de muerte es más alto si la causa es un trastorno neurológico serio. La relación del evento ALTE con la muerte súbita del lactante (ver Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)) no es clara. Entre el 4 y el 10% de los bebés que mueren por muerte súbita del lactante tienen antecedentes de algún evento ALTE, y el riesgo de muerte súbita es más alto si un bebé ha presentado 2 o más eventos ALTE. Asimismo, los bebés que han tenido un evento ALTE comparten las mismas características con los que mueren por muerte súbita del lactante. Sin embargo, la incidencia de eventos ALTE, a diferencia de la muerte súbita del lactante, no ha disminuido en respuesta a la campaña "Seguro al Dormir" (Safe to Sleep® campaign).

El evento ALTE en sí mismo no parece tener efectos a largo plazo en el desarrollo, pero el trastorno causal (p. ej., cardíaco o neurológico) puede tener tales efectos.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • A veces el uso de monitores en el hogar

Se trata la causa si se la identifica. Si el lactante requirió reanimación o si la evaluación detectó anormalidades, se hospitaliza para evaluación, que incluye monitorización respiratoria y cardíaca, y algunas de las pruebas enumeradas en el Pruebas diagnósticas para causas de evento de aparente amenaza a la vida (ALTE) según esté indicado.

Los padres y los cuidadores deben recibir capacitación en RCP para lactantes y en cuidados seguros del lactante.

Pueden considerarse el uso de dispositivos de monitorización domiciliaria en lactantes con los siguientes factores de riesgo de recurrencia:

  • Un episodio de ALTE que requirió RCP

  • Prematurez

  • Un hermano que murió de muerte súbita

Los monitores deben estar equipados con grabadores de eventos y deben usarse por un período predeterminado. Se debe enseñar a los padres cómo usar el monitor e informarles que la monitorización domiciliaria no ha mostrado reducir la tasa de mortalidad. Asimismo, debe eliminarse la exposición al humo del tabaco.

Conceptos clave

  • Los ALTE tienen muchas causas posibles; a menudo no se encuentra ninguna etiología.

  • Se deben considerar trastornos respiratorios, neurológicos, infecciosos, cardíacos, metabólicos y gastrointestinales, así como el abuso, y realizar pruebas sobre la base de los hallazgos clínicos.

  • El pronóstico depende de la causa; el riesgo de muerte es mayor en los niños con un trastorno neurológico, que han tenido 2 o más ALTE, que han experimentado un trauma no accidental, o que son > 6 meses y han tenido un ALTE de mayor duración, especialmente si tienen una enfermedad cardíaca.

  • Los niños con hallazgos anormales en el examen físico o en los resultados de laboratorio, o que requirieron intervención o tuvieron antecedentes preocupantes son hospitalizados.

  • El tratamiento se dirige a la causa; se puede utilizar un monitor domiciliario, pero no se ha demostrado que disminuye la mortalidad.

Recursos en este artículo