Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Detección de drogas

Por Patrick G. O’Connor, MD, MPH, Professor of Medicine; Chief, Section of General Internal Medicine, Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

La detección de drogas se realiza sobre todo para evaluar a personas en forma sistemática o al azar a fin de poner de manifiesto el consumo de una o más sustancias con potencial de abuso. La detección se realiza en las siguientes circunstancias:

  • Ciertos grupos de personas, en general entre estudiantes, deportistas y presidiarios

  • Personas que soliciten o que ya tengan ciertos tipos de puestos de trabajo (p. ej., pilotos, choferes de camiones comerciales)

  • Personas que han participado en accidentes de vehículos de motor o canotaje o accidentes en el trabajo

  • Personas que han intentado suicidarse por medios poco claros

  • Personas que participan en un programa de tratamiento ordenado por la justicia o con libertad condicional o que requieren abstinencia (para monitorizar el cumplimiento)

  • Personas que participan en un programa de tratamiento de abuso de sustancias (como una característica estándar, para obtener evidencia objetiva sobre el abuso de sustancias y así optimizar el tratamiento)

  • Personas que participan en un programa de detección de drogas como parte del derecho de custodia o de patria potestad

Antes de realizar la prueba, puede ser necesario el requisito de la notificación o el consentimiento, según la jurisdicción y las circunstancias. La simple documentación de consumo puede ser suficiente para propósitos legales; sin embargo, la prueba puede no ser suficiente para determinar la frecuencia y la intensidad del consumo de sustancia y, en consecuencia, no permite distinguir los usuarios ocasionales de aquellos con problemas más serios. Asimismo, la prueba de drogas se dirige sólo a un número limitado de sustancias y, por lo tanto, no identifica muchas otras. El médico debe utilizar otras medidas (p. ej., anamnesis meticulosa, cuestionarios) para identificar el grado en el que el consumo de sustancias ha afectado la vida de cada paciente.

Las sustancias que con mayor frecuencia se investigan son el alcohol, la marihuana, la cocaína, los opiáceos naturales y semisintéticos, las anfetaminas y la fenciclidina. También pueden hacerse pruebas para benzodiazepinas y barbitúricos. Pueden utilizarse muestras de orina, sangre, aliento, saliva, sudor o pelo. La prueba en orina es más común porque no es invasiva, es rápida y permite detectar en forma cualitativa una amplia gama de drogas. El margen de detección depende de la frecuencia y la cantidad de droga consumida, pero para la mayoría de los casos es de alrededor de 1 a 4 días. Dado que los metabolitos de los cannabinoides persisten, los exámenes de orina para la marihuana pueden permanecer positivos durante períodos más prolongados después de haberse detenido su consumo. Las pruebas en sangre pueden utilizarse para cuantificar los niveles de ciertos fármacos, pero suelen hacerse con menor frecuencia porque son invasivas y el margen de detección para muchos fármacos es bastante más corto, a menudo, sólo de horas. No está tan difundido el análisis en cabello, pero proporciona el mayor margen de detección, 100 días para algunas drogas.

La validez de la detección depende del tipo de prueba realizado. Las pruebas de detección sistemática suelen ser inmunoensayos en orina , rápidos y cualitativos; en general, se asocian con resultados falsos positivos y falsos negativos, y no detectan meperidina y fentanilo. La dietilamida del ácido lisérgico (LSD), el gamma hidroxibutirato (GHB), la mescalina y los hidrocarburos inhalados no se detectan en los métodos de cribado rápidamente disponibles. Las pruebas de confirmación, que pueden durar varias horas, suelen utilizar cromatografía de gases o espectroscopia de masas.

Resultados falsos

Varios factores pueden producir resultados falsos negativos, en especial en las pruebas de orina. Los pacientes pueden remitir las muestras proporcionadas por otros (presumiblemente, libres de drogas). Esta posibilidad puede eliminarse mediante la observación directa de la recolección de la muestras y sellándolas de inmediato con sellos que pongan en evidencia la adulteración. Algunas personas intentan evitar la detección en la muestra de orina bebiendo grandes cantidades de líquidos o tomando diuréticos antes de la prueba; sin embargo, pueden rechazarse las muestras con aspecto demasiado claro si la densidad de la muestra es muy baja.

Los resultados falsos positivos pueden producirse por la ingestión de medicamentos con receta o sin ella y por consumir ciertos alimentos. Las semillas de amapola pueden producir resultados falsos positivos en la determinación de opiáceos. La seudoefedrina, los antidepresivos tricíclicos y la quetiapina pueden producir resultados falsos positivos de las anfetaminas, y el ibuprofeno puede producir resultados falsos positivos de la marihuana.