Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Marihuana (cannabis)

Por Patrick G. O’Connor, MD, MPH, Professor of Medicine; Chief, Section of General Internal Medicine, Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

La marihuana es un euforizante que puede causar sedación o disforia en algunos usuarios. No produce sobredosis. El consumo prolongado puede ocasionar dependencia psíquica, pero muy poca dependencia física se evidencia por la clínica. La abstinencia es desagradable, pero sólo precisa tratamiento sintomático.

La marihuana es la droga ilegal más comúnmente utilizada; es característico su consumo episódico, sin evidencia de disfunción social o psicológica.

En Estados Unidos, el cannabis suele fumarse en cigarrillos hechos a partir de las flores y las hojas de la planta seca, o bien en forma de hachís, la resina prensada de la planta. Con mucha menor frecuencia, la marihuana se toma por vía oral. El dronabinol, una forma sintética oral del Δ-9-9-tetrahidrocannabinol (THC), el principio activo de la marihuana, se usa para tratar las náuseas y los vómitos asociados con la quimioterapia para el cáncer y para mejorar el apetito en pacientes con sida.

Fisiopatología

El Δ-9-THC se une a los receptores cannabinoides, presentes en todo el cerebro.

Efectos crónicos

Cualquier droga que cause euforia y disminuye la ansiedad puede inducir dependencia, y la marihuana no es una excepción. Sin embargo, es inusual que los pacientes se quejen de no poder parar el consumo o por el uso exagerado de esta droga. Los críticos de la marihuana citan muchos datos científicos sobre los efectos adversos, pero la mayoría de las reivindicaciones/afirmaciones acerca del efecto biológico significativo no están fundamentadas. Los hallazgos son escasos, incluso entre los consumidores relativamente intensivos y en muy áreas investigadas (p. ej., función inmunitaria y reproductiva). Sin embargo, los fumadores de altas dosis desarrollan síntomas pulmonares (episodios de bronquitis aguda, sibilancias, tos y mayor producción de esputo) y la función pulmonar puede estar alterada, manifestada como cambios de las vías aéreas principales de significado desconocido. Pero ni siquiera los fumadores diarios desarrollan enfermedad obstructiva de las vías aéreas. No existe evidencia de un riesgo mayor de cáncer de cabeza y cuello o de las vías aéreas, como sucede con el tabaco. En algunos estudios de casos y controles, se identificó una disminución de la función cognitiva en muestras pequeñas de usuarios de altas dosis durante períodos prolongados; este hallazgo debe ser confirmado. A menudo se describe una sensación de disminución de la ambición y la energía.

No está claro el efecto del consumo prenatal de la marihuana en neonatos. Se ha informado la disminución del peso fetal, pero cuando se contabilizan todos los factores (p. ej., consumo de alcohol y tabaco por la madre), el efecto sobre el peso fetal parece menor. El THC se segrega en la leche materna. Aunque no se ha demostrado el daño en los lactantes alimentados con leche materna, las madres que amamantan, así como las mujeres embarazadas, deben evitar el consumo de marihuana.

Signos y síntomas

La intoxicación y la abstinencia no son potencialmente mortales.

Efectos agudos

A los pocos minutos de fumar marihuana, se produce un estado de ensoñación de la conciencia en el que las ideas parecen desconectadas, imprevisibles y libres. Las percepciones del tiempo, los colores y el espacio pueden estar alteradas. En general, la intoxicación consiste en una sensación de euforia y relajación (“viaje”, "vuelo" o “cuelgue”). Estos efectos duran de 4 a 6 h después de la inhalación.

Muchos de los otros efectos psicológicos informados parecen estar relacionados con el marco en el que se consume la droga. Pueden producirse ansiedad, reacciones de pánico y paranoia, sobre todo en los usuarios nuevos. La marihuana puede exacerbar o incluso precipitar los síntomas psicóticos en los esquizofrénicos, incluso en los tratados con antipsicóticos.

Los efectos físicos son leves en la mayoría de los pacientes. Habitualmente aparecen taquicardia, inyección conjuntival y sequedad de boca. La concentración, el sentido del tiempo, la coordinación fina, la percepción de profundidad, la precisión y el tiempo de reacción pueden verse afectada hasta 24 h, todo peligroso en ciertas situaciones (p. ej., conducción de vehículos motorizados, operación de equipo pesado) .

Abstinencia

La interrupción después de 2 a 3 semana de consumo frecuente y en grandes dosis puede producir un síndrome de abstinencia que típicamente comienza cerca de 12 horas después del último consumo. Los síntomas consisten en insomnio, irritabilidad, depresión, náuseas y anorexia; los síntomas alcanzan su máximo a los 2 a 3 días y duran hasta 7 días.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico suele hacerse por la clínica. No se miden las concentraciones de droga. La mayoría de las pruebas de detección sistemática de drogas en orina habituales incluye a la marihuana (ver Detección de drogas).

Tratamiento

  • Medidas sintomáticas

En general, el tratamiento es innecesario; para los pacientes que presentan malestares importantes, consiste en medidas sintomáticas. El tratamiento del abuso consiste en terapia conductual en un programa de tratamiento de drogas para pacientes ambulatorios.