Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Medicina de la mente y el cuerpo

Por Steven Rosenzweig, MD, Drexel University College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La medicina de la mente y el cuerpo se basa en la teoría de que los factores mentales y emocionales influyen en la salud física a través de un sistema de conexiones neuronales, hormonales e inmunitarias en todo el cuerpo. Se utilizan técnicas conductuales, psicológicas, sociales y espirituales para conservar la salud y prevenir o curar la enfermedad.

Dado que es abundante la evidencia científica que apoya los beneficios de la medicina de la mente y el cuerpo, muchos de estos abordajes son considerados convencionales, aunque siguen siendo subutilizados. Se emplean técnicas como la biorretroalimentación, la imaginería guiada, la hipnoterapia, la meditación y la relajación en el tratamiento del dolor crónico, la enfermedad coronaria, las cefaleas, el insomnio y la incontinencia y como ayuda durante el parto. Estas técnicas también se utilizan para ayudar a los pacientes a sobrellevar los síntomas relacionados con la enfermedad y el tratamiento del cáncer y a fin de prepararlos para la cirugía. La eficacia de la medicina de la mente y el cuerpo en pacientes con asma, hipertensión o acúfenos no es tan clara.

Biorretroalimentación

Para esta técnica se utilizan dispositivos electrónicos a fin de proporcionar información a los pacientes acerca de las funciones biológicas (p. ej., la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, la actividad muscular, la temperatura y la resistencia de la piel, la actividad eléctrica de la superficie del cerebro).

Usos

Con la ayuda de un terapeuta o con el entrenamiento, los pacientes pueden entonces utilizar la información de la biorretroalimentación para modificar la función o para relajarse, por lo que disminuyen así los efectos de manifestaciones como el dolor, el estrés, el insomnio y las cefaleas. La biorretroalimentación también se emplea en pacientes con incontinencia urinaria o fecal, dolor abdominal crónico, acúfenos, síndrome de Raynaud o trastornos de la atención o la memoria (p. ej., trastorno de déficit de atención e hiperactividad, lesión cerebral traumática). En general, la biorretroalimentación no parece ser útil en el asma; una posible excepción es la biorretroalimentación en la variabilidad de la frecuencia cardíaca, que puede ayudar a reducir los síntomas de asma, el uso de fármacos y mejorar la función pulmonar.

Imaginería guiada

Las imágenes mentales, autodirigidas o guiadas por un profesional, se utilizan para ayudar a los pacientes a relajarse (p. ej., antes de un procedimiento) y promover el bienestar y la curación (para intentar lograr cambios físicos, p. ej., mediante la movilización del sistema inmunitario). Las imágenes pueden implicar a cualquiera de los sentidos.

Usos

La imaginería empleada con técnicas de relajación (relajación muscular y respiración profunda) pueden ayudar a reducir el dolor y mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer. También se ha utilizado en aquellos con traumas psicológicos.

Hipnoterapia

La hipnoterapia deriva de la práctica psicoterapéutica occidental. Los pacientes alcanzan un estado avanzado de relajación y son absorbidos por las imágenes presentadas por el hipnoterapeuta de forma que quedan relativamente abstraídos, pero no inconscientes, de su entorno y las experiencias que sufren. Algunos pacientes aprenden a hipnotizarse a sí mismos.

Usos

La hipnoterapia se utiliza para tratar los síndromes de dolor, fobias y trastornos de conversión y se ha empleado con cierto éxito para tratar el cese del hábito de fumar y la disminución de peso. Puede reducir el dolor y la ansiedad durante los procedimientos médicos en adultos y niños. Puede ser útil en el síndrome del intestino irritable, cefaleas, asma y algunos trastornos de la piel (p. ej., verrugas, psoriasis). Puede ayudar a controlar náuseas y vómitos (sobre todo anticipatoria) relacionados con la quimioterapia y es útil en los cuidados paliativos del cáncer. Algunas evidencias indican que la hipnoterapia ayuda a disminuir la ansiedad y mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer.

Meditación

En la meditación, los pacientes regulan su atención o se enfocan sistemáticamente en aspectos particulares de la experiencia interna o externa. Las formas más estudiadas son la meditación trascendental y la meditación de atención plena. Aunque la investigación es incompleta, los resultados hasta la fecha sugieren que la meditación podría actuar al menos a través de 2 mecanismos:

  • Producir un estado de relajación que contrarresta la activación excesiva de las vías neurohormonales como consecuencia del estrés repetido

  • Desarrollar la capacidad de conciencia metacognitiva (la capacidad de apartarse de los contenidos de la conciencia y observarlos), que en teoría ayuda a los pacientes a no reaccionar frente al estrés en forma automática (con patrones de comportamiento aprendidos y altamente condicionados) y los ayuda a tolerar y regular mejor la dificultad emocional

La mayoría de las prácticas de meditación se desarrolló en un contexto religioso o espiritual; su objetivo último era algún tipo de crecimiento espiritual, transformación personal o experiencia trascendental. Sin embargo, los estudios sugieren que, como una intervención sanitaria, la meditación puede a menudo ser beneficiosa independientemente de la base cultural o religiosa de una persona.

Usos

La meditación se ha utilizado para aliviar la ansiedad, el dolor, la depresión, el estrés, el insomnio y los síntomas de trastornos crónicos como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. También se usa para promover el bienestar.

Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación son prácticas diseñadas específicamente para aliviar la tensión y el estrés. La técnica específica puede orientarse a

  • Reducir la actividad del sistema nervioso simpático

  • Disminuir la tensión arterial

  • Relajar la tensión muscular

  • Enlentecer los procesos metabólicos

  • Alterar la actividad de las ondas cerebrales

Las técnicas de relajación pueden utilizarse con otras como la meditación, la imaginería guiada o la hipnoterapia.