Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Dolor del muñón

Por Erik Schaffer, CP, President, A Step Ahead Prosthetics, Hicksville, NY

Información:
para pacientes

Muchos pacientes experimentan dolor fantasma en algún momento. El término fantasma no se refiere al dolor, que es real, sino a su ubicación —un miembro que ha sido amputado—. El dolor fantasma es más probable si el dolor antes de amputación había sido intenso o había durado mucho tiempo. El dolor fantasma es más intenso después de la amputación, luego disminuye con el tiempo. En muchos pacientes, el dolor fantasma es más común cuando no se lleva la prótesis (porque el miembro y la interfase no tienen contacto), por ejemplo, durante la noche. Se reduce el riesgo de tener este dolor si se utilizan anestesia raquídea y anestesia general durante la cirugía. Algunos pacientes experimentan sensación fantasma, que no es dolorosa, pero se percibe como si el miembro amputado aún existiera.

El muñón puede doler. Si es así, los pacientes deben consultar primero para detectar signos de infección y lesión de la piel y, si se presentan estos signos, debe consultar al médico.

Si no existe infección o lesión de la piel, el masaje del muñón a veces alivia el dolor ; si esta medida es ineficaz, pueden utilizarse analgésicos. En general se emplean AINE o paracetamol, pero a veces son necesarios los analgésicos opiáceos. Si estas medidas no alivian el dolor o los pacientes requieren tratamiento prolongado con opiáceos, puede ser necesario consultar con un especialista en el manejo del dolor para supervisar el tratamiento, que puede incluir el uso de dispositivos mecánicos (p. ej., un vibrador), ultrasonido y fármacos como antidepresivos (p. ej., nortriptilina, desipramina) y anticonvulsivos (p. ej., gabapentina).

A veces se siente dolor en otros miembros o en la cadera, la columna vertebral, los hombros o el cuello. Este dolor puede aparecer porque el uso de prótesis determina que los pacientes cambien su marcha o alineación corporal o realizan movimientos repetidos. Los ejercicios regulares de estiramientos y fortalecimientos específicos pueden ayudar a prevenir o aliviar este tipo de dolor. Un fisioterapeuta puede ayudar a diseñar un programa adecuado de ejercicios.