Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Agentes de contraste radiográfico y reacciones al contraste

Por Hakan Ilaslan, MD, Associate Professor of Radiology;Staff Radiologist, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Imaging Institute, Diagnostic Radiology

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los agentes de contraste radiopaco se utilizan a menudo en radiografías y fluoroscopias para ayudar a delinear los bordes entre tejidos con radiodensidad similar. La mayoría de los agentes de contraste tienen como base el yodo.

Los agentes de contraste yodados pueden ser

  • Iónico

  • No iónico

Los agentes de contraste iónicos, que son sales, son hiperosmolar a la sangre. y no deben utilizarse para la mielografía o en inyecciones que deban introducirse en el canal medular (porque la neurotoxicidad es un riesgo) o el árbol bronquial (porque el edema pulmonar es un riesgo).

Los agentes de contraste no iónicos tienen osmolaridad baja (pero aún así, hiperosmolar en relación con la sangre) o isoosmolar (con la misma osmolarida que la sangre). En casi todas las instituciones se utilizan ahora en forma sistemática agentes de contraste no iónicos más nuevos, ya que tienen menos efectos adversos.

Las reacciones de contraste más graves son

  • Reacciones de tipo alérgicas

  • Nefropatía por el contraste (daño renal después de la inyección intravascular de un agente de contraste).

Reacciones alérgicas al contraste

Las reacciones varían en cuanto a la gravedad:

  • Leve (p. ej., tos, prurito, congestión nasal)

  • Moderada (p. ej., disnea, sibilancias, cambios leves en el pulso o la tensión arterial)

  • Grave (p. ej., dificultad respiratoria, arritmias como bradicardia, convulsiones, shock, paro cardiorrespiratorio)

El mecanismo es anafilactoide (ver Anafilaxia); los factores de riesgo incluyen:

  • Una reacción anterior a agentes de contraste inyectados

  • Asma

  • Alergias

El tratamiento comienza con la detención de la infusión del material de contraste.

En las reacciones leves o moderadas, suele ser eficaz la administración de difenhidramina, 25 a 50 mg IV.

En las reacciones graves, el tratamiento depende del tipo de reacción y puede incluir oxígeno, adrenalina, líquidos intravenosos y, tal vez, atropina (para la bradicardia).

En pacientes con riesgo alto de reacciones al contraste, deben utilizarse estudios por la imagen que no necesiten contraste yodado. Si el contraste es necesario, debe utilizarse un agente no iónico, y los pacientes deben ser medicados previamente con prednisona (50 mg VO 13 h, 7 h y 1 h antes de la inyección del contraste) y difenhidramina (50 mg VO o IM 1 h antes de la inyección). Si los pacientes requieren imágenes de inmediato, se les puede administrar difenhidramina, 50 mg VO o IM 1 h antes de la inyección del contraste, e hidrocortisona, 200 mg IV cada 4 h, hasta que se complete el estudio.

Nefropatía por el contraste

En la nefropatía inducida por el contraste, la creatinina sérica típicamente comienza a aumentar dentro de las 24 horas tras la administración del contraste IV; alcanza un máximo entre los días 3 y 5, y vuelve a los valores basales dentro de los 7 a 10 días.

Los factores de riesgo frecuentes incluyen los siguientes:

  • Insuficiencia renal preexistente (creatinina elevada)

  • Diabetes mellitus, especialmente en pacientes con enfermedad renal crónica asociada

  • Hipertensión

  • Insuficiencia cardíaca

  • Mieloma múltiple

  • Edad > 70 años

  • Uso de fármacos nefrotóxicos

  • Deshidratación

En pacientes con riesgo de lesión renal aguda después de recibir el contraste intravascular yodado, deben considerarse las siguientes medidas:

  • Una dosis reducida de contraste

  • Uso de un agente iso-osmolar

  • Hidratación

Existen muchos regímenes de hidratación; un ejemplo es la administración IV de solución fisiológica normal al 0,9%, 1 mL/kg durante 24 h, que comienza unas horas antes del procedimiento.

Puede administrarse acetilcisteína como premedicación para pacientes en riesgo de desarrollar nefrotoxicidad, pero su eficacia es incierta. Los fármacos hipoglucemiantes orales, como la metformina, deben ser retenidos durante 48 h después de la administración del contraste IV para evitar la acumulación del fármaco en caso de nefrotoxicidad inducida por el contraste.

Dado que muchos protocolos sobre agentes de contraste y reacciones son específicos y se actualizan en forma continua, es importante analizar estos detalles con el departamento de estudios por la imagen.