Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Medidas de rehabilitación para el tratamiento del dolor y la inflamación

Por Alex Moroz, MD, FACP, Associate Professor and Director of Residency Training and Medical Education, Department of Rehabilitation Medicine;Director of Integrative Sports Medicine, New York University School of Medicine;Rusk Rehabilitation

Información:
para pacientes

(Ver también Dolor)

El tratamiento del dolor y la inflamación tiene como objetivo facilitar el movimiento y mejorar la coordinación de los músculos y las articulaciones. El tratamiento no farmacológico incluye el ejercicio terapéutico, el calor, la estimulación eléctrica, el frío, la tracción cervical, el masaje y la acupuntura. Estos tratamientos se utilizan para muchos trastornos de músculos, tendones y ligamentos ( Indicaciones de los tratamientos no farmacológicos contra el dolor). Los responsables de la indicación deben incluir:

  • Diagnóstico

  • Tipo de tratamiento (p. ej., ultrasonido, compresas calientes)

  • Sitio de aplicación (p. ej., hombro derecho, región lumbar)

  • Frecuencia (p. ej., una vez/día, día por medio)

  • Duración (p. ej., 10 días, 1 semana)

Indicaciones de los tratamientos no farmacológicos contra el dolor

Tratamiento

Indicaciones

Calor (p. ej., calor infrarrojo, compresas calientes, baño de parafina, hidroterapia)

Artralgia

Artritis (varias formas)

Lumbalgia

Fibromialgia

Espasmo muscular

Mialgias

Neuralgia

Esguinces

Distensiones musculares

Tenosinovitis

Traumatismos cervicales

Ultrasonido

Lesiones óseas

Bursitis

Síndrome del dolor regional complejo

Contracturas

Artrosis

Tendinitis

Frío

Inflamación (aguda)

Lumbalgia (aguda)

Espasmos musculares

Dolor miofascial

Dolor traumático

Estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS)

Dolor musculocutáneo

Neuralgia

Enfermedad vascular periférica

Tracción cervical

Dolor por prolapso del disco

Dolor cervical (crónico) debido a espondilosis cervical

Tortícolis

Lesiones por traumatismo cervical

Masaje

Amputación

Artritis*

Contusiones

Bursitis*

Cáncer (ciertos tipos)

Parálisis cerebral*

Tejidos contraídos

Fibromialgia

Fibrositis*

Fracturas

Hemiplejía*

Lesiones articulares

Lumbalgia*

Esclerosis múltiple*

Neuritis*

Paraplejía*

Periartritis*

Lesiones de nervios periféricos

Cuadriplejía*

Esguinces

Distensiones musculares

Acupuntura

Dolor (crónico)

Lesiones musculoesqueléticas agudas y crónicas

Artritis inflamatoria y degenerativa

*Debe considerarse el masaje.

La acupuntura se utiliza con otros tratamientos.

Calor

El calor proporciona alivio transitorio en los trastornos inflamatorios y traumáticos, subagudos y crónicos (p. ej., esguinces, distensiones musculares, fibrositis, tenosinovitis, espasmos musculares, miositis, lumbalgia, lesiones cervicales, diversas formas de artritis, artralgia, neuralgia). El calor aumenta el flujo sanguíneo y la extensibilidad del tejido conectivo; también disminuye la rigidez articular, el dolor y el espasmo muscular y ayuda a aliviar la inflamación, el edema y los exudados. La aplicación de calor puede ser superficial (infrarrojos, compresas calientes, baño de parafina, hidroterapia) o profundo (ultrasonido). La intensidad y la duración de los efectos fisiológicos dependen sobre todo de la temperatura del tejido, la velocidad de la elevación de la temperatura y el área tratada.

El calor infrarrojo se aplica con una lámpara de calor, por lo general durante 20 minutos/día. Las contraindicaciones incluyen cualquier afección cardíaca avanzada, vasculopatía periférica, afección cutánea sensitiva (sobre todo a la temperatura y al dolor) e insuficiencia hepática o renal significativas. Deben tomarse precauciones para evitar quemaduras.

Las compresas calientes son paños de algodón rellenos de gel de silicato; se hierven en agua o se calientan en un horno de microondas y se aplican sobre la piel. Las compresas no deben estar demasiado calientes. Se envuelven en varias capas de toallas para proteger la piel de las quemaduras. Las contraindicaciones son similares a las de calor infrarrojo.

Para realizar un baño de parafina, el área afectada debe mojarse, sumergirse o pintarse con la cera fundida que se ha calentado a 49°C. El calor puede conservarse envolviendo el área afectada con toallas durante 20 minutos. La parafina suele aplicarse en las pequeñas articulaciones, en general por inmersión de una mano y al pintar una rodilla o un codo. La parafina no debe aplicarse en heridas abiertas o en pacientes alérgicos a ella. El baño de parafina es particularmente útil en caso de artritis de los dedos.

La hidroterapia puede utilizarse para mejorar la cicatrización de heridas. El agua caliente agitada estimula el flujo de sangre y desbrida quemaduras y heridas. A menudo, este tratamiento se realiza en un tanque de Hubbard (una gran tina industrial) con agua calentada entre 35,5 a 37,7°C. La inmersión completa en agua calentada entre 37,7 a 40°C también puede ayudar a relajar los músculos y aliviar el dolor. La hidroterapia es particularmente útil para los ejercicios de amplitud de movimiento.

La diatermia es el calentamiento terapéutico de los tejidos que emplea la oscilación de campos electromagnéticos de alta frecuencia, sea con onda corta o microondas. Estas modalidades no parecen ser superiores que las formas más simples de calentamiento y ahora rara vez se utilizan.

El ultrasonido utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para penetrar en la profundidad (4 a 10 cm) del tejido; sus efectos son térmicos, mecánicos, químicos y biológicos. Está indicado para tendinitis, bursitis, contracturas, artrosis, lesiones óseas y síndrome de dolor regional complejo. El ultrasonido no debe aplicarse en el tejido isquémico, áreas anestesiadas o de infección aguda, como tampoco para tratar cáncer o diátesis hemorrágica. Además, no debe aplicarse sobre los ojos, el cerebro, la médula espinal, los oídos, el corazón, los órganos reproductivos, el plexo braquial o los huesos que estén en proceso de curación.

Frío

La elección entre el tratamiento con calor y frío suele ser empírico. Cuando el calor no funciona, se aplica el frío. Sin embargo, para una lesión o dolor agudo, el frío parece ser mejor que el calor. El frío puede ayudar a aliviar los espasmos musculares, el dolor miofascial o traumático, la lumbalgia aguda y la inflamación aguda; también puede ayudar a inducir cierta anestesia local. El frío suele utilizarse durante las primeras horas o el día después de una lesión; en consecuencia, rara vez se utiliza en fisioterapia.

El frío puede aplicarse localmente mediante una bolsa de hielo, una compresa fría o líquidos volátiles (p. ej., cloruro de etilo, aerosoles refrigerantes), que se enfrían al evaporarse. La propagación del frío sobre la piel depende del espesor de la epidermis, el tejido adiposo y el músculo subyacente, el contenido de agua del tejido y la velocidad del flujo sanguíneo. Debe tenerse cuidado para evitar la hipotermia y el daño tisular. El frío no debe aplicarse sobre áreas con mala perfusión.

Estimulación eléctrica

La estimulación eléctrica nerviosa transcutánea utiliza corriente baja en oscilaciones de baja frecuencia para aliviar el dolor. Los pacientes sienten una sensación de hormigueo suave sin aumento de la tensión muscular. Según la intensidad del dolor, puede aplicarse 20 min a algunas horas de estimulación varias veces al día. A menudo, se les enseña a los pacientes a utilizar los dispositivos TENS y a decidir cuándo aplicar el tratamiento. Dado que los TENS pueden causar arritmia, están contraindicados en pacientes con algún trastorno cardíaco avanzado o un marcapasos. No debe aplicarse sobre los ojos.

Tracción cervical

Con frecuencia, la tracción cervical está indicada para el dolor crónico del cuello debido a espondilosis cervical, prolapso de disco, lesiones cervicales o tortícolis. La tracción vertical (con pacientes en posición sentada) es más eficaz que la horizontal (con pacientes recostados en la cama). La tracción rítmica intermitente motorizada con 7,5 a 10 kg es más eficaz. Para obtener mejores resultados, debe aplicarse la tracción con el cuello del paciente flexionado 15 a 20 °. En general, debe evitarse la hiperextensión del cuello porque puede aumentar la compresión de la raíz nerviosa en los agujeros intervertebrales. La tracción suele combinarse con otro tipo de fisioterapia, como ejercicios y estiramiento manual.

Masaje

El masaje puede movilizar los tejidos contraídos, aliviar el dolor y reducir la inflamación y la induración asociadas con el traumatismo (p. ej., fractura, lesión articular, esguince, distensión muscular, contusión, lesiones de nervios periféricos). El masaje debe considerarse en casos de lumbalgia, artritis, periartritis, bursitis, neuritis, fibromialgia, hemiplejía, paraplejía, tetraplejía, esclerosis múltiple, parálisis cerebral, ciertos tipos de cáncer y amputación. No debe utilizarse para tratar infecciones o tromboflebitis. No se recomienda para los pacientes con alergias graves, porque causa liberación de histamina en todo el cuerpo. Sólo deben ser realizados por un masajista certificado para el tratamiento de una lesión, debido a la variabilidad en la formación y la capacitación de los terapeutas.

Acupuntura

Se insertan agujas finas a través de la piel en sitios específicos del cuerpo, con frecuencia lejos del sitio del dolor (ver Medicina energética : Acupuntura). A veces, la acupuntura se utiliza con otros tratamientos para controlar el dolor agudo y crónico.

Recursos en este artículo