Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Disfunción del nodo sinusal

(Síndrome del nodo sinusal enfermo)

Por L. Brent Mitchell, MD, FRCPC, Professor of Medicine, Department of Cardiac Services, Libin Cardiovascular Institute of Alberta

Información:
para pacientes

La disfunción del nodo sinusal abarca varios trastornos que generan frecuencias auriculares inapropiadas desde el punto de vista fisiológico. Sus síntomas podrían ser mínimos o consistir en debilidad, intolerancia a los esfuerzos, palpitaciones y síncope. El diagnóstico es electrocardiográfico. Los pacientes sintomáticos requieren un marcapasos.

La disfunción del nodo sinusal abarca la bradicardia sinusal inapropiada, la bradicardiacon taquicardia auricular alternante (síndrome de bradicardia-taquicardia), la pausa o el paro sinusal y el bloqueo de salida sinoauricular (SA). La disfunción del nodo sinusal afecta sobre todo a los adultos mayores, en especial con otras cardiopatías o diabetes.

La pausa sinusal es la detención temporaria de la actividad del nodo sinusal, que se refleja en el electrocardiograma (ECG) por la desaparición de las ondas P durante segundos o minutos. La pausa suele desencadenar actividad de escape en marcapasos distales (p. ej., auriculares o en la unión AV), lo que preserva la frecuencia y la función cardíaca, pero las pausas prolongadas pueden ocasionar mareos y síncope.

En el bloqueo de salida SA, el nodo SA se despolariza, pero la conducción de los impulsos al tejido auricular está comprometida. En el bloqueo SA de primer grado, la velocidad del impulso que atraviesa el nodo SA podría sólo reducirse y el ECG permanece normal. En el bloqueo SA de segundo grado tipo I (de Wenckebach SA), la velocidad de conducción del impulso disminuye antes del bloqueo, lo que se refleja en el ECG como un intervalo PP que se reduce de manera progresiva hasta que dos ondas P se encuentran y se crea una pausa con el aspecto de agrupación de latidos; la duración de la pausa es menor que la duración de dos ciclos PP. En el bloqueo SA de segundo grado tipo II, la conducción de los impulsos se bloquea sin reducción de la velocidad previa al bloqueo, lo que genera una pausa que es múltiplo (a menudo doble) del intervalo PP y latidos agrupados. En el bloqueo SA de tercer grado, la conducción está bloqueada, no se identifican ondas P y el ECG presenta el aspecto de paro sinusal.

La causa más frecuente de disfunción del nodo sinusal es la fibrosis idiopática del nodo SA, que podría asociarse con degeneración de los elementos distales del sistema de conducción. Otras causas abarcan fármacos, aumento excesivo del tono vagal y diversas enfermedades isquémicas, inflamatorias e infiltrantes.

Signos y síntomas

Muchos pacientes no experimentan síntomas pero, en función de la frecuencia cardíaca, podrían identificarse todos los síntomas de las bradicardias y las taquicardias (ver Revisión de las arritmias : Signos y síntomas).

Diagnóstico

Un pulso lento e irregular sugiere el diagnóstico, que se confirma con ECG, una tira del ritmo o un registro electrocardiográfico continuo durante 24 horas. Algunos pacientes presentan fibrilación auricular y la disfunción subyacente del nodo sinusal recién se advierte una vez restaurado el ritmo sinusal.

Pronóstico

El pronóstico es variable; sin tratamiento, la tasa de mortalidad asciende a alrededor de 2%/año y se debe en forma principal a la cardiopatía estructural subyacente. Todos los años, un 5% de los pacientes desarrolla fibrilación auricular, que se asocia con un riesgo elevado de generar insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.

Tratamiento

  • Marcapasos

El tratamiento consiste en el implante de un marcapasos. Los riesgos de desarrollar fibrilación auricular se reducen en forma significativa cuando se usa un marcapasos fisiológico (auricular o auricular y ventricular) en lugar de uno ventricular. Los nuevos marcapasos de doble cámara, que reducen al mínimo la actividad del marcapasos ventricular, podrían disminuir en forma adicional el riesgo de los pacientes de experimentar una fibrilación auricular. Los fármacos antiarrítmicos podrían prevenir las taquicardias paroxísticas después de la inserción del marcapasos. La teofilina y la hidralazina son opciones que permiten aumentar la frecuencia cardíaca en pacientes sanos más jóvenes que presentan bradicardia sin síncope.