Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Oclusión Arterial Periférica Aguda

Por John W. Hallett, Jr., MD, Clinical Professor, Division of Vascular Surgery, Medical University of South Carolina

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las arterias periféricas pueden ocluirse en forma aguda por un trombo, un émbolo, una disección aórtica o un síndrome compartimental agudo.

La oclusión arterial periférica aguda puede ser el resultado de:

  • Rotura y trombosis de una placa aterosclerótica

  • Embolia desde el corazón o la aorta torácica o abdominal

  • Disección aórtica

  • Síndrome compartimental agudo (ver Síndrome compartimental)

Los signos y síntomas son el súbito comienzo en un miembro de 5 signos: dolor intenso (pain), disminución de la temperatura (sensación polar), parestesias (o anestesia), palidez y ausencia de pulsos. La oclusión puede localizarse más o menos en la bifurcación arterial justo distal al último pulso palpable (p. ej., en la bifurcación de la arteria femoral común cuando el pulso femoral es palpable; en la bifurcación poplítea cuando el pulso poplíteo es palpable). En los casos graves, puede verse comprometida la función motora. Después de 6 a 8 horas, los músculos pueden presentar hipersensibilidad a la palpación.

El diagnóstico se basa en la evaluación clínica. Debe realizarse una angiografía de inmediato para confirmar la localización de la oclusión, identificar el flujo colateral y guiar el tratamiento.

La terapia consiste en embolectomía (con catéter o quirúrgica), trombólisis o derivación quirúrgica. La decisión de realizar una trombectomía quirúrgica o una trombólisis depende de la gravedad de la isquemia, la extensión del trombo y el estado general del paciente.

Un medicamento trombolítico (fibrinolítico), en especial si se administra como infusión a través de un catéter regional, resulta más eficaz en pacientes con oclusiones arteriales agudas de < 2 semanas de duración y función motora y sensitiva del miembro indemnes. El activador del plasminógeno tisular y la urocinasa son los agentes más usados. Se enhebra un catéter hasta el área ocluida e infunde el trombolítico a una velocidad apropiada para la talla del paciente y la extensión de la trombosis. El tratamiento en general continúa durante 4 a 24 horas, lo que depende de la gravedad de la isquemia y los signos de trombólisis (alivio de los síntomas y recuperación de los pulsos o aumento del flujo sanguíneo en la ecografía Doppler). Entre el 20 y el 30% de los pacientes con oclusión arterial aguda requiere amputación dentro de los primeros 30 días.