Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Prolapso de la válvula mitral (PVM)

Por Guy P. Armstrong, MD, Consultant Cardiologist, North Shore Hospital, Auckland

Información:
para pacientes

El prolapso de la válvula mitral es la protrusión de las valvas de la válvula mitral hacia el interior de la aurícula izquierda durante la sístole. La causa más frecuente es la degeneración mixomatosa idiopática. El prolapso de la válvula mitral suele ser benigno, pero como complicaciones puede ocasionar insuficiencia mitral, endocarditis, rotura cordal y, en ciertos casos, tromboembolia. Este cuadro suele ser asintomático si no existe una insuficiencia importante, aunque hay informes que indican que algunos pacientes presentan dolor torácico, disnea, mareos y palpitaciones. Los signos incluyen un clic mesosistólico "crepitante", seguido por un soplo telesistólico cuando hay insuficiencia. El diagnóstico se basa en el examen físico y la ecocardiografía. El pronóstico es excelente en los pacientes sin insuficiencia significativa, pero puede complicarse con la rotura cordal y con endocarditis. No se requiere un tratamiento específico, salvo cuando existe insuficiencia mitral significativa.

El prolapso de la válvula mitral es frecuente, con una prevalencia de entre 1 y 3% en las poblaciones normales, lo que depende de los criterios ecocardiográficos utilizados. El porcentaje de mujeres y hombres afectados es equivalente y la enfermedad suele manifestarse después del pico de crecimiento en la adolescencia.

Etiología

El PVM es causado más a menudo por

  • Degeneración mixomatosa de las valvas de la válvula mitral y las cuerdas tendinosas.

En la degeneración mixomatosa, la capa de colágeno fibroso de la válvula se adelgaza y se acumula material mucoide (mixomatoso). Las cuerdas se hacen más largas y delgadas y las valvas de la válvula aumentan de tamaño y se vuelven gomosas. Estos cambios dan como resultado que las valvas sean blandas y puedan sobresalir hacia atrás (prolapso) dentro de la aurícula izquierda cuando el ventrículo izquierdo se contrae. La rotura de una cuerda deteriorada puede permitir que parte de la valva se mueva en forma ondulante dentro de la aurícula, lo que suele causar insuficiencia grave.

La degeneración suele ser idiopática, aunque puede ser hereditaria, transmitida en forma autosómica dominante o, rara vez, recesiva ligada al X. La degeneración mixomatosa también puede ser secundaria a enfermedades del tejido conectivo (p. ej., síndrome de Marfan, síndrome de Ehlers-Danlos, enfermedad renal poliquística del adulto, osteogénesis imperfecta, seudoxantoma elástico, LES, poliarteritis nudosa) y a distrofias musculares. El prolapso de la válvula mitral se identifica con mayor asiduidad en pacientes con enfermedad de Graves, hipomastia, síndrome de Von Willebrand, anemia drepanocítica y cardiopatía reumática. La degeneración mixomatosa también puede afectar la válvula aórtica o la tricuspídea. La insuficiencia tricuspídea primaria es mucho menos común que la secundaria debida a insuficiencia mitral.

La insuficiencia mitral debida a prolpaso de la válvula mitral puede presentarse en pacientes con valvas de la válvula mitral aparentemente normales (o sea, no mixomatosas) debido a una disfunción del músculo papilar o rotura cordal reumática. El prolapso transitorio de la válvula mitral se presenta en pacientes con disminución significativa del volumen intravascular, como en el caso de una deshidratación grave y a veces durante el embarazo (cuando la mujer se encuentra en decúbito dorsal y el útero gestante comprime la vena cava inferior, lo que a su vez reduce el retorno venoso).

Complicaciones

La insuficiencia mitral es la complicación más frecuente del prolapso de la válvula mitral. La insuficiencia mitral puede ser aguda (debido a la rotura de cuerdas tendinosas causando valvas con movimiento irregular u ondulante) o crónica. Las secuelas del PVM con insuficiencia mitral incluyen insuficiencia cardíaca, endocarditis infecciosa y fibrilación auricular (FA) con tromboembolismo. No se ha confirmado si el prolapso de la válvula mitral provoca accidentes cerebrovasculares o endocarditis, independientemente de la insuficiencia mitral y la fibrilación auricular.

Signos y síntomas

La mayoría de los pacientes son asintomáticos. Algunos presentan síntomas inespecíficos (p. ej., dolor torácico, disnea, palpitaciones, mareos, presíncope, migrañas, ansiedad) que se cree serían secundarios a trastornos poco definidos en la señalización y la sensibilidad adrenérgica más que a una enfermedad de la válvula mitral. En un tercio de los pacientes, el estrés emocional precipita la aparición de palpitaciones, que también pueden un síntoma de arritmias benignas (extrasístoles auriculares, taquicardia auricular paroxística, extrasístoles ventriculares, ectopia ventricular compleja).

En ocasiones, los pacientes presentan insuficiencia mitral. Rara vez consultan por endocarditis (p. ej., por el hallazgo de fiebre, pérdida de peso, fenómenos tromboembólicos) o accidente cerebrovascular. Menos del 1% de los pacientes presenta una muerte súbita, a menudo como resultado de la rotura de las cuerdas tendinosas y el movimiento imprevisible de las valvas de la válvula mitral. La muerte provocada por una arritmia ventricular es inusual.

Típicamente, el prolapso de la válvula mitral no provoca signos cardíacos visibles ni palpables. Los PVM solos a menudo causan un clic crujiente mesosistólico cuando el aparato subvalvular se comprime abruptamente. El clic se ausculta mejor con el diafragma del estetoscopio sobre la punta del corazón a la izquierda, con el paciente en decúbito lateral izquierdo. El prolapso de la válvula mitral y la insuficiencia mitral provocan un clic con un soplo telesistólico de insuficiencia mitral. El clic se aproxima al primer ruido (S1) con maniobras que reducen el tamaño del ventrículo izquierdo (p. ej., paciente sentado, paso a la posición de pie, maniobra de Valsalva), aunque las mismas maniobras pueden aumentar la intensidad y la duración de un soplo de insuficiencia mitral. Estos efectos se deben a la disminución del tamaño del ventrículo izquierdo, que determina que los músculos papilares y las cuerdas tendinosas traccionen juntas en un área más central debajo de la válvula y provoquen un prolapso más rápido y más violelnto con insuficiencia más precoz y significativa. En cambio, la posición de cuclillas o la prensión manual isométrica retrasan el clic de S1 y acortan el soplo de la insuficiencia mitral. El clic sistólico puede confundirse con el de la estenosis aórtica congénita, esta última puede distinguirse por su aparición durante la protosístole y porque no se moviliza con los cambios posturales o del volumen ventricular izquierdo. Otro hallazgo consiste en un sonido más grave durante la sístole, que se cree sería secundario a la vibración de las valvas, en general es transitorio y puede variar con la fase respiratoria. Rara vez se ausculta un chasquido de apertura protodiastólico causado por el retorno de la válvula prolapsada a su posición normal. En algunos pacientes, especialmente los niños, los hallazgos del PVM pueden ser más evidentes después de un esfuerzo.

Se ausculta un S1 seguido por un clic telesistólico y el S2.

Prolapso de la válvula mitral (con clic telesistólico)

Archivo de audio cortesía de Jules Constant, MD.

El soplo sistólico tiene un carácter semejante a un graznido, que se atribuye a la vibración de las valvas valvulares.

Prolapso de la válvula mitral

Archivo de audio cortesía de Jules Constant, MD.

Otros hallazgos en el examen físico, asociados pero no patognomónicos del prolapso de la válvula mitral, son la hipomastia, el tórax en embudo, el síndrome de rectificación de la columna vertebral y el diámetro torácico anteroposterior estrecho.

Diagnóstico

  • Ecocardiografía

El diagnóstico se sospecha por los hallazgos clínicos y se confirma con ecocardiografía. El engrosamiento (≥ 5mm) de las valvas redundantes de la válvula mitral indicaría una degeneración mixomatosa más extensa y un riesgo más alto de desarrollar endocarditis e insuficiencia mitral.

Pronóstico

El prolapso de la válvula mitral suele ser benigno, pero la degeneración mixomatosa de la válvula puede estimular el desarrollo de una insuficiencia mitral. En los pacientes con insuficiencia mitral, la incidencia de dilatación de la aurícula o el ventrículo izquierdo, arritmias (p. ej., fibrilación auricular), endocarditis infecciosa o accidente cerebrovascular, la necesidad de reemplazo valvular y el riesgo de muerte oscilan entre 2 y 4%/año Los hombres son menos propensos a tener PVM, pero los que lo hacen son más proclives a progresar a la insuficiencia mitral grave.

Tratamiento

  • En general, no es necesario

  • En ocasiones, betabloqueantes

El prolapso de la válvula mitral no suele requerir tratamiento. Pueden usarse betabloqueantes para aliviar los síntomas producidos por el tono simpático excesivo (p. ej., palpitaciones, migrañas, mareos) y reducir el riesgo de taquicardias, aunque no hay datos que avalen esta práctica. Un régimen típico consiste en 25 a 50 mg de atenolol 1 vez al día o 20 a 40 mg de propanolol por vía oral 2 veces al día. La fibrilación auricular puede requerir otro tratamiento (ver Fibrilación auricular (FA) : Tratamiento).

El tratamiento de la insuficiencia mitral depende de la gravedad y los cambios asociados en la aurícula y el ventrículo izquierdo.

La profilaxis antibiótica contra la endocarditis ya no se recomienda. La anticoagulación sólo se aconseja para prevenir la tromboembolia en pacientes con fibrilación auricular o antecedentes de ataque isquémico transitorio o accidente cerebrovascular.

Conceptos clave

  • El prolapso de la válvula mitral se debe con mayor frecuencia a una degeneración mixomatosa idiopática de la válvula mitral y las cuerdas tendinosas.

  • La regurgitación o insuficiencia mitral es la complicación más frecuente.

  • Los ruidos cardíacos a menudo incluyen un clic fuerte, mesosistólico, que ocurre antes con la maniobra de Valsalva.

  • El pronóstico es generalmente benigno a menos que se desarrolle insuficiencia mitral, en cuyo caso existe un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca, fibrilación auricular, accidente cerebrovascular y endocarditis infecciosa,

  • El tratamiento no es necesario a menos que se desarrolle insuficiencia mitral significativa.

Recursos en este artículo