Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Revisión sobre las enfermedades valvulares cardíacas

Por Guy P. Armstrong, MD, Consultant Cardiologist, North Shore Hospital, Auckland

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Todas las valvulas cardíacas pueden presentar estenosis o insuficiencia, que producen cambios hemodinámicos bastante antes de ocasionar síntomas. Con mayor frecuencia, las estenosis o las insuficiencias valvulares pueden presentarse en forma aislada en una sola válvula, aunque también pueden coexistir trastornos de varias de ellas, y una misma válvula puede ser tanto estenótica como insuficiente.

El diagnóstico comprende la evaluación clínica y el ecocardiograma. Los estudios bidimensionales estándar muestran la anatomía. La ecocardiografía Doppler color evalúa los gradientes de presión y el flujo sanguíneo. La evaluación también incluye ECG (para detectar el ritmo cardíaco y las alteraciones de las cámaras) y radiografía de tórax (para detectar alteraciones de las cámaras, congestión pulmonar, y otras patologías pulmonares).

El manejo de una patología valvular comúnmente sólo requiere observación periódica, sin tratamiento activo durante muchos años. En general, ni las medidas de estilo de vida ni los medicamentos alteran la evolución natural de las lesiones valvulares. La Intervención suele estar indicada sólo cuando una lesión valvular moderada o grave causa síntomas o disfunción cardíaca. Dado que los pacientes pueden no reconocer los síntomas debido a su lento inicio, muchos médicos utilizan ahora la prueba de esfuerzo para ayudar a monitorizar a los pacientes.

La intervención puede implicar valvuloplastia o la reparación de la válvula o su reemplazo y puede ser llevada a cabo por vía percutánea o quirúrgica. Algunas instituciones utilizan ahora un equipo multidisciplinario compuesto por cirujanos especializados en cirugía valvular, cardiólogos y otros especialistas para ayudar a decidir qué intervención es mejor para un paciente determinado. Si se hace una cirugía de derivación de la arteria coronaria, es habitual tratar quirúrgicamente (durante la misma operación) cualquier lesión moderada o grave de la válvula, aunque sea asintomática.

Para el reemplazo, se utilizan dos tipos de prótesis valvulares:

  • Bioprotésica (porcina)

  • Mecánica (fabricada)

Tradicionalmente, las prótesis valvulares mecánicas se han usado en pacientes < 65 años y en mayores con expectativa de vida prolongada, porque las biológicas se deterioran en 10 a 12 años (más rápido en pacientes más jóvenes). Los pacientes con prótesis valvulares mecánicas o biológicas en la válvula mitral requieren anticoagulación de por vida (con el fin de prevenir la tromboembolia) y antibióticos antes de someterse a procedimientos médicos u odontológicos (para prevenir la endocarditis). Las prótesis valvulares aórticas biológicas, que no requeiren anticoagulación más allá del período posoperatorio inmediato, pueden usarse en pacientes > 65, en pacientes más jóvenes con expectativa de vida < 10 años y en aquello con algunas lesiones en las cavidades cardíacas derechas. No obstante, las prótesis valvulares biológicas más modernas pueden tener una vida media de uso más prolongada que las de primera generación, lo que implica que en la actualidad se tengan en cuenta las preferencias del paciente para seleccionar el tipo de válvula.

Las mujeres en edad reproductiva que requieren un reemplazo valvular y planean quedar embarazadas deben comparar el riesgo teratogénico debido a la warfarina cuando se utilizan prótesis valvulares mecánicas con el riesgo de deterioro valvular acelerado cuando se usan prótesis biológicas. Estos riesgos teratogénicos pueden reducirse si se usa heparina en lugar de warfarina durante las primeras 12 semanas de edad gestacional y las últimas 2 semanas del embarazo, pero el manejo es difícil y se requiere un análisis cuidadoso con la paciente antes de llevar a cabo la cirugía.

La profilaxis para endocarditis está indicada cuando existe el antecedente de endocarditis y en pacientes con prótesis valvulares cardíacas.