Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Ecocardiografía

Por Michael J. Shea, MD, University of Michigan Health Systems

Información:
para pacientes

La ecocardiografía usa ondas de ultrasonido para obtener una imagen del corazón y los grandes vasos. Su función es definir el espesor de la pared cardíaca (p. ej., para identificar hipertrofia o atrofia) y su movimiento, y proporcionar información en presencia de isquemia e infarto. Este estudio puede utilizarse para evaluar los patrones de llenado diastólico del ventrículo izquierdo, lo que puede ayudar en la identificación de hipertrofia ventricular izquierda, miocardiopatía hipertrófica o restrictiva, insuficiencia cardíaca grave, pericarditis constrictiva e insuficiencia aórtica grave.

Técnicas

Se describieron 2 técnicas para realizar la ecocardiografía:

  • Transtorácica

  • Transesofágica

En la ecocardiografía transtorácica (ETT), que es la técnica utilizada con mayor frecuencia, se coloca un transductor a lo largo del borde esternal izquierdo o derecho, en la punta del corazón, en la escotadura supraesternal (para permitir la visualización de la válvula aórtica, el tracto de salida del ventrículo izquierdo y la aorta descendente) o sobre la región subxifoidea. La ETT produce imágenes tomográficas bidimensionales o tridimensionales de las estructuras cardíacas principales.

En la ecocardiografía transesofágica (ETE), se coloca un transductor en la punta de un endoscopio para permitir visualizar el corazón a través del estómago y el esófago. La ETE se emplea para evaluar los trastornos cardíacos en pacientes en los cuales la realización del estudio transtorácico se enfrenta a dificultades técnicas, como en los obesos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El estudio revela más detalles de estructuras pequeñas anormales (p. ej., vegetaciones endocárdicas o foramen oval permeable) y las estructuras cardíacas posteriores (p. ej., aurícula izquierda, orejuela auricular izquierda, tabique interauricular, anatomía de la vena pulmonar) porque se ubica más cerca del esófago que el transductor sobre la pared torácica anterior. La ETE también puede obtener imágenes de la aorta ascendente, cuyo origen se encuentra detrás del tercer cartílago costal, de las estructuras que miden < 3 mm (p. ej., trombos, vegetaciones) y de las prótesis valvulares.

Metodología

La ecocardiografía bidimensional (transversal) constituye la técnica empleada con mayor frecuencia; el Doppler con contraste y el espectral proporcionan información adicional. La ecocardiografía tridimensional es particularmente útil en la evaluación del aparato valvular mitral para la corrección quirúrgica.

La ecocardiografía con contraste es una ETT bidimensional que se obtiene mientras se inyecta solución fisiológica agitada en forma rápida en la circulación cardíaca. La solución fisiológica agitada desarrolla microburbujas que producen una nube de ecos en las cámaras cardíacas derechas y, en presencia de un defecto septal, se identifican en las cavidades cardíacas izquierdas. En general, las microburbujas no atraviesan el lecho capilar pulmonar; no obstante, las microburbujas de albúmina sonicada sí pueden ingresar en el lecho pulmonar y en las estructuras cardíacas izquierdas tras su inyección por vía intravenosa.

La ecocardiografía Doppler espectral puede registrar la velocidad, la dirección y el tipo de flujo sanguíneo. La técnica es útil para detectar el flujo sanguíneo anormal (p. ej., en presencia de lesiones regurgitantes) o la velocidad (p. ej., en lesiones estenóticas). La ecocardiografía Doppler espectral no ofrece información espacial sobre el tamaño o la forma del corazón o sus estructuras.

La ecocardiografía Doppler color combina la ecocardiografía bidimensional con el Doppler espectral para obtener información sobre el tamaño y la forma del corazón y sus estructuras, así como también sobre la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo alrededor las válvulas y los tractos de salida. El color se emplea para codificar la información sobre el flujo sanguíneo; por convención, el color rojo representa el flujo que se acerca al transductor y el azul representa el flujo que se aleja del transductor.

El Doppler tisular utiliza técnicas de Doppler para medir la velocidad de la contracción del tejido miocárdico (en lugar del flujo sanguíneo). Estos datos pueden utilizarse para calcular la tensión que soporta el miocardio (porcentaje de cambio de longitud entre la contracción y la relajación) y la velocidad con que se genera esta tensión sobre el miocardio (velocidad de cambio de longitud). La estimación de la tensión y la velocidad de cambio en la tensión puede contribuir a evaluar la función diastólica y a identificar la isquemia en las pruebas de estrés.

La ecocardiografía tridimensional incorpora la ecocardiografía en modo M, la medición de flujo Doppler y el Doppler tisular para dar una visualización tridimensional, en tiempo real, de la anatomía y la función cardiaca. Esta técnica sigue evolucionando; su aceptación y uso generalizado se han visto obstaculizados por la ausencia de reembolsos por terceros.

Ecocardiografía de estrés

La ETT es una alternativa a los estudios isotópicos (gammagrafía) para identificar la isquemia miocárdica durante y después del ejercicio o del estrés farmacológico y revela alteraciones regionales en el movimiento de las paredes producidas por un trastorno del flujo sanguíneo en los vasos coronarios epicárdicos durante el estrés. Los programas computarizados permiten una evaluación continua de la contracción ventricular durante la sístole y la diástole en reposo y bajo estrés. Los protocolos de ejercicio y farmacológicos son los mismos que se emplean para la gammagrafía de estrés. La ecocardiografía de estrés es valiosa en la evaluación de la severidad hemodinámica de la estenosis de la válvula aórtica en pacientes con síntomas significativos pero cuyo gradiente de presión transvalvular en reposo no es marcadamente alta. Tanto la ecocardiografía de estrés como la gammagrafía de estrés detectan la isquemia con la misma eficiencia. La selección entre ambas pruebas suele depender de su disponibilidad, la experiencia del técnico y el costo.