Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Dermatitis por estasis

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

Información:
para pacientes

La dermatitis por estasis es la inflamación de la piel de los miembros inferiores por insuficiencia venosa crónica. Los síntomas son prurito, descamación, hiperpigmentación y, en ocasiones, ulceración. El diagnóstico es clínico. El tratamiento está dirigido a la insuficiencia venosa crónica y a prevenir la ocurrencia o la progresión de las úlceras asociadas.

La dermatitis por estasis ocurre en pacientes con insuficiencia venosa crónica (ver Insuficiencia venosa crónica y síndrome posflebítico), porque la sangre venosa acumulada en las piernas compromete la integridad del endotelio de la microvasculatura, lo que causa filtración de fibrina, inflamación local y necrosis celular local.

Signos y síntomas

En la primera etapa, se desarrollan cambios eccematosos que se manifiestan con eritema, descamación, supuración y costras, que pueden empeorar por la presencia de sobreinfección bacteriana o por dermatitis de contacto causada por la gran cantidad de tratamientos tópicos aplicados. Puede haber hiperpigmentación y cambio de coloración rojiza amarronada secundaria a la estasis venosa, que puede aparecer antes de la dermatitis por estasis. También puede aparecer hiperpigmentación después de una dermatitis por estasis, como un cambio secundario. Cuando no se tratan de manera adecuada la insuficiencia venosa crónica y la dermatitis por estasis, ésta progresa hacia la ulceración franca de la piel, con edema crónico, engrosamiento fibrótico de la piel o lipodermatoesclerosis (una induración dolorosa resultado de la paniculitis que, de ser grave, le otorga a la parte distal de las piernas el aspecto de "botella de Coca Cola", con agrandamiento de la tibia y estrechamiento a nivel del tobillo).

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico es clínico y se basa en el aspecto característico de las lesiones cutáneas y otros signos de insuficiencia venosa crónica. Puede ser necesario consultar con un especialista vascular y realizar pruebas (como ecografía).

Tratamiento

  • Elevación, compresión y vendajes

  • En ocasiones, antibióticos tópicos u orales

La insuficiencia venosa crónica debe ser tratada en forma adecuada con elevación de la pierna afectada y medias de descanso (ver Insuficiencia venosa crónica y síndrome posflebítico : Tratamiento). En los casos de dermatitis por estasis aguda (que se caracterizan por la aparición de costras, exudación y ulceración superficial), deben aplicarse compresas humedecidas con agua de grifo, en forma continua e intermitente. Las lesiones que rezuman deben ser cubiertas con un apósito con un hidrocoloide. Para las dermatitis menos agudas, debe aplicarse una crema o ungüento con corticoides 3 veces por día o mezclarla con una pasta con cinc.

Las úlceras se tratan mejor con compresas y vendajes ligeros (p. ej., pasta con óxido de cinc), aunque otros vendajes también son eficaces (Ver también Cuidados directos de la úlcera). En los pacientes ambulatorios, las úlceras pueden curar con pasta de Unna en bota (gelatina de cinc) o un apósito con coloides (todos disponibles en el comercio). Los vendajes de tipo coloide empleados bajo un sostén elástico son más eficaces que la bota con pasta de Unna. Puede ser necesario cambiar el vendaje cada 2 o 3 días, pero cuando disminuye el edema y las úlceras se curan, pueden cambiarse 1 o 2 veces al semana. Luego de la curación de las úlceras, debe aplicarse un soporte elástico antes de que el paciente se levante por la mañana. Cualquiera sea el vendaje que se utilice, la disminución del edema es signo de curación.

Los antibióticos orales (p. ej., cefalosporinas, dicloxacilina) se utilizan para tratar celulitis. Los antibióticos tópicos (p. ej., mupirocina, sulfadiacina argéntica) son útiles para tratar erosiones y úlceras. Cuando desaparecen el edema y la inflamación, puede ser necesario realizar injertos cutáneos para las úlceras grandes.

No deben utilizarse complejos o conjuntos de fármacos tópicos o de productos de venta libre. La piel con dermatitis por estasis es más sensible a los irritantes directos y a los fármacos tópicos potencialmente sensibilizantes (p. ej., antibióticos, anestésicos, excipientes de los fármacos tópicos, sobre todo lanolina o alcoholes de lana)

Conceptos clave

  • La dermatitis por estasis se debe a una insuficiencia venosa crónica.

  • Los primeros síntomas incluyen eritema, descamación, exudado y formación de costras.

  • Luego puede haber hiperpigmentación, úlceras, piel fibrótica, edema crónico y lipodermatosclerosis (una induración dolorosa debida a paniculitis).

  • Tratar la insuficiencia venosa crónica con elevación y compresión.

  • Las lesiones cutáneas se deben tratar con apósitos y a veces antibióticos.

Recursos en este artículo