Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Enfermedad por depósitos lineales de IgA

Por Daniel M. Peraza, MD, Adjunct Assistant Professor of Surgery, The Geisel School of Medicine at Dartmouth

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La enfermedad por depósitos lineales de IgA es una afección ampollosa poco frecuente que se diferencia del penfigoide ampolloso y la dermatitis herpetiforme por la presencia de depósitos lineales de IgA en la zona de la membrana basal.

La enfermedad por depósitos lineales de IgA tiene dos variantes clínicas principales-la enfermedad ampollosa de la infancia y la enfermedad por depósitos lineales de IgA del adulto. Si bien presentan una variación clínica menor, sus patrones de inmunofluorescencia son idénticos. Se observan autoanticuerpos IgA contra varios antígenos presentes en la unión dermoepidérmica.

Las infecciones y el tratamiento con penicilinas desencadenan más de una cuarta parte de los casos infantiles y de adultos. Se han sugerido también vancomicina, diclofenac, y los AINE como causas. El riesgo de enfermedad por depósitos lineales de IgA es mayor en pacientes que tienen enfermedad inflamatoria intestinal (posiblemente con una fisiopatología relacionada que implica una generación de autoanticuerpos) o cánceres linfoproliferativos (en adultos), pero no otros trastornos autoinmunes.

En la enfermedad por depósitos lineales de IgA, las lesiones vesiculares o ampollosas de la piel aparecen con frecuencia dispuestas formando racimos (patrón herpetiforme). En los niños más pequeños, la cara y el periné están a menudo afectados, y con frecuencia se extiende a las extremidades, tronco, manos, pies y cuero cabelludo. En los adultos, el tronco casi siempre está afectado, y a menudo compromete el cuero cabelludo, la cara y los miembros. Las lesiones suelen ser pruriginosas, y pueden producir ardor. La afectación de la mucosa es común en ambos grupos de edad; los quistes de inclusión epidérmicos no son características.

El diagnóstico se realiza por biopsia cutánea e inmunofluorescencia directa. Las características histológicas no son específicas, pero la inmunofluorescencia directa muestra depósitos lineales de IgA a lo largo de la zona de la membrana basal.

La enfermedad leve puede tratarse con corticoides tópicos. La eritromicina se puede utilizar en niños. Otras alternativas son dapsona y sulfonamidas (dosis y precauciones similares a la dermatitis herpetiformever Dermatitis herpetiforme : Tratamiento) y colchicina. A menudo, las lesiones cutáneas responden antes que las lesiones de la mucosa. La remisión espontánea ocurre en la mayoría de los pacientes después de 3 a 6 años.