Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Erupciones y reacciones medicamentosas

Por Wingfield E. Rehmus, MD, MPH, Clinical Assistant Professor, University of British Columbia

Información:
para pacientes

Los fármacos pueden causar múltiples erupciones y reacciones cutáneas. Los más graves se analizan en otras secciones de The Manual e incluyen síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de hipersensibilidad, enfermedad del suero, dermatitis exfoliativa, angioedema y anafilaxia y vasculitis inducida por fármacos. Los fármacos también pueden causar caída del cabello, liquen plano, eritema nudoso, cambios pigmentarios, LES, reacciones de fotosensibildad, pénfigo y penfigoide. Otras reacciones farmacológicas se clasifican según el tipo de lesión ( Tipos de reacciones medicamentosas y fármacos causantes).

Signos y síntomas

Los signos y síntomas varían según la causa y la reacción específica ( Tipos de reacciones medicamentosas y fármacos causantes).

Tipos de reacciones medicamentosas y fármacos causantes

Tipo de reacción

Descripción y comentarios

Agentes causantes típicos

Erupciones acneiformes

Similar al acné aunque sin comedones; suele comenzar bruscamente

Corticoides, yoduros, bromuros, hidantoínas, esteroides andrógenos, litio, isoniacida, fenitoína, fenobarbital vitaminas B2, B6 y B12

Cianosis acral

Aparecen como una decoloración de color gris azulado de las puntas de los dedos de las manos y los pies, nariz y orejas

Bleomicina

Pustulosis exantematosa generalizada aguda

Erupción pustulosa de rápida aparición y diseminación

Aminopenicilinas (ampicilina, amoxicilina y bacampicilina), bloqueantes de los canales de Ca, cefalosporinas, tetraciclinas

Erupciones ampollares

Aparecen vesículas y ampollas diseminadas similares a los trastornos ampollares autoinmunitarios (ver Enfermedades ampollosas)

Penicilamina y otros fármacos que contienen tiol (p. ej., inhibidores de la ECA, oro, tiomalato sódico)

Necrosis cutánea

Aparece como lesiones bien delimitadas, dolorosas, eritematosas o hemorrágicas que progresan a ampollas hemorrágicas y necrosis de todo el espesor de la piel con formación de escaras

Warfarina, heparina, barbitúricos, adrenalina, noradrenalina, vasopresina, levamisol (contaminante en preparaciones callejeras de cocaína)

Lupus inducido por fármacos

Aparece como un síndrome lúpico, si bien con frecuencia sin exantema

Hidroclorotiazida, minociclina, hidralacina, procainamida, agentes anti TNF

Reacción medicamentosa con eosinofilia y síntomas sistémicos o síndrome de hipersensibilidad a fármacos

Se manifiesta como fiebre, edema facial, y erupción 2-6 semanas después de la primera dosis de un fármaco

Los pacientes pueden tener eosinófilos elevadas, linfocitos atípicos, hepatitis, neumonitis, adenopatía, y miocarditis

Anticonvulsivos, alopurinol, sulfonamidas

Eritema nudoso

Se caracteriza por nódulos rojizos dolorosos, predominantes en la región pretibial, aunque en ocasiones puede comprometer los brazos u otras áreas

Sulfonamidas, anticonceptivos orales

Dermatitis exfoliativa

Se caracteriza por rubor y descamación de toda la superficie cutánea (ver Dermatitis exfoliativa)

Puede ser fatal

Penicilina, sulfonamidas, hidantoínas

Erupciones fijas medicamentosas

Aparecen como lesiones cutáneas de las mucosas o la piel (en especial de los genitales), suelen ser aisladas, bien delimitadas, redondeadas u ovaladas, de color rojo oscuro o morado, que aparecen en el mismo lugar siempre que se administra el fármaco

Tetraciclinas, sulfonamidas, AINE

Erupciones liquenoides o similares al liquen plano

Aparecen como pápulas angulares que se unen formando placas descamativas (ver Liquen plano)

Antipalúdicos, clorpromazina, tiazidas

Erupciones morbiliformes o maculopapulares (exantemas)

Varían en apariencia, desde un proceso morbiliforme hasta una erupción que parece una pitiriasis rosada

Levemente pruriginosas, suelen aparecer 3 a 7 días después de comenzar la administración del fármaco

Casi cualquier fármaco (en especial, barbitúricos, analgésicos, sulfonamidas, ampicilina y otros antibióticos)

Erupciones mucocutáneas

Varían desde la presencia de escasas vesículas bucales o lesiones cutáneas de tipo uticaria hasta úlceras bucales dolorosas con lesiones ampollosas cutáneas diseminadas (ver Eritema multiforme y ver Síndrome de Stevens-Johnson (SSJ) y necrólisis epidérmica tóxica (NET))

Penicilina, barbitúricos, sulfamidas (incluyendo los derivados utilizados en hipertensión y diabetes)

Erupciones por fotosensibilidad

Aparecen como áreas de hiperpigmentación de color gris azuladas (fenotiazinas y minociclina) en la piel expuesta al sol u otras fuentes de luz ultravioleta

Fenotiazinas, tetraciclinas, sulfamidas, clorotiazida, endulzantes artificiales

Erupciones purpúricas

Aparecen máculas hemorrágicas que no desaparecen a la vitropresión, de tamaño variable

Son más frecuentes en los miembros inferiores, aunque pueden ocurrir en cualquier región y pueden indicar una vasculitis purpúrica más grave

Pueden cursar como reacciones citotóxicas de tipo II, reacciones alérgicas retardadas de tipo IV mediadas por células o vasculitis alérgica humoral por inmunocomplejos de tipo III

Clorotiazida, meprobamato, anticoagulantes

Reacción farmacológica del tipo enfermedad del suero

Una reacción por inmunocomplejos de tipo III

La urticaria aguda y el angioedema son más frecuentes que las erupciones morbiliformes o escarlatiniformes

Pueden observarse poliartritis, mialgias, polisinovitis, fiebre y neuritis

Penicilina, insulina, proteínas extrañas

Síndrome de Stevens-Johnson

Caracterizado por áreas focales de necrosis cutánea y compromiso de la mucosa (ver Síndrome de Stevens-Johnson (SSJ) y necrólisis epidérmica tóxica (NET))

En los labios se desarrollan costras hemorrágicas y ulceraciones

Se superpone con la necrólisis epidérmica tóxica

Anticonvulsivos, AINE, penicilina, sulfamidas

Necrólisis epidérmica tóxica

Caracterizada por áreas extensas de desprendimiento de epidermis que otorga a la piel un aspecto descamativo (ver Síndrome de Stevens-Johnson (SSJ) y necrólisis epidérmica tóxica (NET))

Puede ser fatal en el 30 a 40% de los pacientes

Similar al síndrome estafilocócico de piel escaldada (ver Síndrome estafilocócico de la piel escaldada), un trastorno parecido que ocurre en los lactantes, niños pequeños y pacientes inmunocomprometidos

Se superpone con el síndrome de Stevens-Johnson

Anticonvulsivos, barbitúricos, hidantoínas, penicilina, sulfamidas

Urticaria

Frecuente

Generalmente, aunque no siempre, mediada por IgE

Fácilmente reconocible por las ronchas o habones edematosos de bordes bien definidos

En ocasiones, es el primer signo de enfermedad del suero, con fiebre, dolor aritcular y otros síntomas sistémicos que se desarrollan en pocos días

Penicilina, aspirina, sulfamidas, inhibidores de la ECA

Diagnóstico

  • Evaluación clínica y antecedentes de exposición a fármacos

  • En ocasiones, biopsia de piel

Es necesario recabar todos los datos posibles para el diagnóstico, incluido el uso reciente de fármacos de venta libre. La reacción puede no ocurrir hasta varios días o incluso semanas después de la primera exposición al fármaco, por lo que es importante considerar todos los fármacos nuevos y no sólo los que se administraron recientemente. No hay pruebas de laboratorio fiables que ayuden al diagnóstico, si bien la biopsia cutánea suele aportar datos importantes. La sensibilidad puede establecerse de manera definitiva simplemente mediante la reexposición al fármaco, que puede ser peligroso y no ético en pacientes que sufireron reacciones graves.

Tratamiento

  • Suspensión de la administración del fármaco

  • En ocasiones, antihistamínicos y corticoides

La mayoría de las reacciones farmacológicas resuelven cuando cesa la administración del fármaco causante y no requieren de otro tratamiento. Siempre que sea posible, deben reemplazarse los fármacos sospechados como causantes por otros compuestos químicos no relacionados. Si no existe un fármaco sustituto y la reacción es leve, puede ser necesario continuar con el tratamiento con observación estrecha a pesar de la reacción. El prurito puede controlarse con antihistamínicos y corticoides tópicos. Para las reacciones mediadas por IgE (p. ej., urticaria), se puede considerar la desensibilización (ver Hipersensibilidad a los fármacos : Desensibilización) cuando es imprescindible la administración de un fármaco.

Cuando preocupa la posible progresión de una urticaria hacia un cuadro de anafilaxia, el tratamiento incluye adrenalina acuosa (1:1.000) 0,2 mL por vía subcutánea o IM y con hidrocortisona (de acción más lenta pero más persistente), 100 mg IV, que puede estar seguida por un corticoide por vía oral durante un período corto (Ver también Anafilaxia : Tratamiento).

Conceptos clave

  • Puesto que los fármacos pueden causar una amplia variedad de reacciones, se deben considerar como posibles causas de casi cualquier reacción inexplicable en la piel.

  • El diagnóstico se basa principalmente en criterios clínicos, incluyendo una historia detallada de la prescripción y medicamentos de venta libre.

  • Se debe suspender la administración del fármaco sospechoso y tratar los síntomas, según sea necesario.

Recursos en este artículo