Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Revisión sobre las infecciones bacterianas de la piel

Por A. Damian Dhar, MD, JD, Physician, North Atlanta Dermatology

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las infecciones bacterianas de la piel pueden ser complicadas o no complicadas. Las infecciones no complicadas suelen responder rápido a los antbióticos sistémicos y el cuidado local de las lesiones. Se considera que una infección es complicada cuando reúne 2 de los 5 criterios siguientes :

  • Hay una lesión o ulceración cutánea preexistente

  • Involucra los tejidos blandos profundos

  • Requiere intervención quirúrgica

  • Está causada o exacerbada por una enfermedad comórbida subyacente (p. ej., diabetes, inmunosupresión sistémica)

  • No responde al tratamiento antibiótico convencional o es recurrente

Todas las infecciones cutáneas no complicadas pueden complicarse. Las infecciones complicadas de la piel y los tejidos blandos pueden requerir tratamiento con varios fármacos y la participación de otros especialistas (p. ej., cirujanos, infectólogos), sobre todo por la aparición de varias cepas bacterianas resistentes y la rápida pérdida de la eficacia de los antibióticos más potentes. Las infecciones cutáneas recurrentes deben hacer sospechar la presencia de colonización (p. ej., portador nasal de estafilococos), cepas bacterianas resistentes (p. ej., Staphylococcus aureus meticilino resistentes [MRSA]), cáncer, diabetes no controlada y otras causas de inmunocompromiso (p. ej., HIV, hepatitis, edad avanzada, susceptibilidad congénita). Las bacterias participan en la fisiopatología del acné, aunque éste no se considera una infección cutánea bacteriana.