Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Efectos crónicos de la luz solar

Por Robert J. MacNeal, MD, Dermatology Associates, Maine Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Envejecimiento

La exposición crónica a la luz solar causa envejecimiento de la piel (dermatoheliosis, envejecimiento extrínseco), con arrugas sutiles o evidentes. La piel adopta un aspecto rugoso similar al cuero, aparece una pigmentación moteada, lentigo (manchas grandes como pecas), piel cetrina y telangiectasias.

Queratosis actínica

Las queratosis actínicas son lesiones precancerosas en las células cutáneas (queratinocitos). Son frecuentes y secundarias a muchos años de exposición a la luz solar. Las personas con el cabello rubio o pelirrojas y con tipos de piel I o II son particularmente susceptibles.

Las queratosis actínicas son de color rosado o rojo, con bordes mal delimitados, rugosas y escamosas a la palpación, si bien algunas son de color gris claro o pigmentadas, lo que le otorga un aspecto amarronado. Deben diferenciarse de las queratosis seborreicas (ver Queratosis seborreica), que con los años aumentan en cantidad y tamaño. Las queratosis seborreicas tienden a presentar un aspecto cerúleo y estar muy adheridas, aunque pueden tener el aspecto de una queratosis actínica. El examen minucioso revela las características típicas de la lesión. A diferencia de la queratosis actínica, las queratosis seborreicas también aparecen en áreas del cuerpo no expuestas a la luz solar y no son premalignas.

Cánceres cutáneos ( ver Cánceres cutáneos )

La incidencia de carcinoma epidermoide y basocelular en personas de piel y cabellos claros es directamente proporcional a la cantidad total de luz solar recibida en esa zona. Estas lesiones son especialmente frecuentes en personas con una exposición importante a la luz solar, como los niños y adolescentes, y en quienes están expuestos al sol por su profesión o actividad (p. ej., deportistas, granjeros, rancheros, marineros y los toman sol con frecuencia). La exposición al sol también aumenta de manera sustancial el riesgo de melanoma maligno.

Tratamiento

Se han combinado diferentes tipos de tratamientos, incluyendo exfoliantes químicos, 5-fluorouracilo (5-FU), α-hidroxiácidos tópicos, imiquimod, terapia fotodinámica y tretinoína. para disminuir las lesiones carcinogénicas y mejorar el aspecto estético de la piel con daño crónico por luz solar. Estas terapias suelen ser efectivas para minimizar los cambios cutáneos superficiales (p. ej., arrugas sutiles y evidentes, pigmentación irregular, color cetrino de la piel, rugosidad y laxitud), aunque tienen un efecto menos pronunciado en las telangiectasias. Se emplean muchas sustancias en los productos cosméticos de venta libre y no hay evidencia significativa de que mejoren los cambios crónicos de la piel causados por la exposición a la luz solar.

Queratosis actínica:

Hay varias opciones, según el número y localización de las lesiones:

  • Crioterapia o legrado con electrocauterio

  • 5-FU tópico

  • Terapia fotodinámica

  • Imiquimod tópico

Si sólo existen unas pocas queratosis actínicas, en especial si son grandes, la crioterapia (congelamiento con nitrógeno líquido) o el curetaje con electrocauterio son tratamientos rápidos y muy eficaces.

Si hay demasiadas lesiones para tratarlas con crioterapia o curetaje con electrocauterio, la aplicación tópica de 5-FU sobre la zona afectada durante la noche o 2 veces por día durante 2 a 6 semanas suele mejorar la mayoría de las lesiones. Existen varios productos con 5-FU disponibles en el comercio, con diferentes formulaciones y potencia. Muchos pacientes toleran mejor las cremas de 5-FU al 0,5% aplicadas 1 vez al día durante 4 semanas en el rostro que otras concentraciones. Las queratosis actínicas en el brazo pueden requerir concentraciones más altas, como la pomada al 5%. Las aplicaciones tópicas de 5-FU causan una reacción inflamatoria, con enrojecimiento, descamación y ardor, que a menudo afecta zonas en las que no se observa queratosis actínicas visibles. La intensidad de esta reacción antiestética e incómoda se correlaciona con la eficacia del tratamiento. Sin embargo, si la reacción es demasiado incómoda, la aplicación puede ser suspendida por 1 a 3 días y, si es necesario, se puede suprimir con corticosteroides tópicos. La aplicación tópica de 5-FU tiene pocos efectos adversos significativos a excepción de esta reacción. El 5-FU no debe utilizarse para el tratamiento de los carcinomas basocelulares, excepto para aquellos en los que la biopsia haya demostrado que son superficiales.

La terapia fotodinámica implica la aplicación tópica de un fotosensibilizador sistémico (p. ej., aminolevulinato o metil aminolevulinato), seguido por la exposición a luz de una longitud de onda específica que causa daño preferencial de la piel fotodañada y no de la piel normal. Después del tratamiento, la piel tiene una apariencia similar a como se vería después de una quemadura solar leve a moderada. Las ventajas importantes incluyen la capacidad para tratar múltiples lesiones al mismo tiempo y un tiempo de recuperación más breve (cuando la piel aparece roja, escamosa, e irritada) en comparación con las cremas tópicas como el imiquimod y 5-FU.

Existe un fármaco relativamente nuevo, el imiquimod, que suele usarse para el tratamiento de las queratosis actínicas y los carcinomas basocelulares superficiales. El imiquimod estimula el sistema inmunitario para reconocer y destruir estas lesiones precancerosas en la piel. La reacción de la piel es similar a la del 5-FU con enrojecimiento, descamación y formación de costras en la mayoría de los pacientes. Para el tratamiento de los cánceres cutáneos, ver Cánceres cutáneos.

Recursos en este artículo