Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Alopecia

(Calvicie)

Por Wendy S. Levinbook, MD, Private Practice, Hartford Dermatology Associates

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La alopecia se define como la pérdida de cabello del cuerpo. Ésta suele generar muchas molestias al paciente por motivos estéticos y psicológicos, aunque también puede ser un signo importante de una enfermedad sistémica grave.

Fisiopatología

Ciclo de crecimiento

El pelo crece en ciclos. Cada ciclo consiste en una fase de crecimiento largo (anágeno), una fase apoptótica de transición breve(catágeno), y una fase corta de descanso (telógeno). Al final de la fase de descanso, el pelo se cae (exógeno) y un nuevo pelo comienza a crecer en el folículo, con lo cual recomienza el ciclo. En condiciones normales, de 50 a 100 pelos del cuero cabelludo alcanzan la fase final de reposo cada día y se caen. Cuando un número significativamente mayor que 100 pelos por día llegan a la fase de descanso (efluvio telógeno), puede ocurrir una caída patológica del cabello. La interrupción de la fase de crecimiento que causa una pérdida anormal de pelos anágenos es un efluvio anágeno.

Clasificación

Puede clasificarse la alopecia como focal o difusa y por la presencia o ausencia de cicatrices.

La alopecia cicatricial es el resultado de la destrucción activa del folículo piloso. El folículo sufre un daño irreparable y es reemplazado por tejido fibrótico. En muchos trastornos del pelo, se observa un patrón bifásico en el cual ocurre una alopecia no cicatricial en la fase temprana de la enfermedad y luego se produce una alopecia cicatrizal y pérdida permanente del cabello a medida que el cuadro progresa. Las alopecias cicatriciales pueden clasificarse en formas primarias, donde el foco de inflamación es el folículo, y en formas secundarias, donde se produce la destrucción del folículo como resultado de una inflamación inespecífica ( Algunas causas de alopecia).

Algunas causas de alopecia

Causas

Ejemplos o descripciones

Pérdida de cabello difusa no cicatricial

Efluvio anágeno (causado por agentes que afectan o interrumpen el ciclo anágeno)

Agentes quimioterápicos

Envenenamiento (talio, arsénico, otros metales)

Radiación (también causa pérdida de cabello focal cicatricial)

Alopecia androgénica (pérdida de cabello con patrón masculino o femenino)

Andrógenos (p. ej., dihidrotestosterona)

Familiar

Hiperandrogenismo patológico (virilización en mujeres—ver Hirsutismo)

Trastornos congénitos

Atriquia congénita con pápulas

Displasia ectodérmica

Anomalías primarias del folículo piloso

Rotura espontánea del cabello (tricorrexis nudosa)

Trastornos genéticos

Síndrome de pelo anágeno suelto

Sobreuso de secadores de pelo (pelo en burbuja)

Efluvio telógeno (aumento del número de pelos que entran en fase de descanso)

Fármacos (p. ej., agentes quimioterápicos antimitóticos, anticoagulantes, retinoides, anticonceptivos orales, inhibidores de la ECA, β-bloqueantes, litio, fármacos antitiroideos, anticonvulsivos, exceso de vitamina A)

Trastornos endocrinos (p. ej., hipertiroidismo, hipotiroidismo, menopausia, posparto)

Deficiencias nutricionales (p. ej., cinc, biotina o, posiblemente, deficiencia de hierro)

Estrés fisiológico o psicológico (p. ej., cirugía, enfermedad sistémica o febril, embarazo)

Pérdida de cabello focal no cicatricial

Alopecia areata

Pérdida de cabello del cuero cabelludo en parches (forma más común)

Alopecia total (afecta a todo el cuero cabelludo)

Alopecia universal (afecta a todo el cuero cabelludo y el cuerpo entero)

Otros

Pérdida de cabello debida a tirones, torsiones o pellizcos compulsivos (tricotilomanía)

Alopecia lipedematosa

Alopecia posoperatoria (inducida por presión)

Anomalías primarias del folículo piloso

Sífilis secundaria

Alopecia temporal triangular

Tiña del cuero cabelludo*

Microsporum audouinii

Microsporum canis

Trichophyton schoenleinii

Trichophyton tonsurans

Alopecia por tracción

Tracción por trenzas, ruleros o cola de caballo (ocurre sobre todo en las líneas de implantación frontal y temporal)

Pérdida de pelo cicatrizal (focal o difusa)

Acné queloide de la nuca

Foliculitis en el cuero cabelludo occipital que causa alopecia cicatricial

Alopecia central centrífuga cicatrizal

Alopecia cicatrizal progresiva en la corona o vértex del cuero cabelludo

Causa más común de alopecia en pacientes de raza negra, que ocurre típicamente en mujeres de ascendencia africana

Lupus cutáneo crónico

Lesiones por lupus discoide en el cuero cabelludo

Celulitis disecante del cuero cabelludo

Nódulos inflamatorios que coalescen con la formación de trayectos sinusales

Parte de la tétrada de oclusión folicular

Líquen planopilar (liquen plano del cuero cabelludo)

Eritema perifolicular e hiperqueratosis folicular

Alopecias cicatriciales secundarias

Quemaduras

Morfea

Esclerosis sistémica progresiva (esclerodermia)

Radioterapia (también causa pérdida de cabello difusa no cicatricial)

Sarcoidosis

Cáncer cutáneo

Querión sobreinfectado (debido a sífilis primaria grave o tiña del cuero cabelludo grave)

Traumatismo

*La tiña de la cabeza puede causar cicatrices si el folículo está suficientemente dañado.

La tétrada de oclusión folicular (también llamada acné inversa) incluye acné conglobata, hidradenitis supurativa, celulitis disecante del cuero cabelludo, y seno pilonidal-trastornos que tienen en común una hiperqueratinización folicular.

La alopecia no cicatricial es el resultado de procesos que disminuyen o enlentecen el crecimiento del pelo sin un daño irreparable del folículo piloso. Los trastornos que afectan la vaina pilosa (tricodistrofias) también se consideran alopecia no cicatrizal.

Etiología

Las alopecias incluyen un grupo de numerosos trastornos con etiologías múltiples y variadas ( Algunas causas de alopecia).

La causa más frecuente de alopecia es

  • Alopecia androgénica (pérdida del cabello con patrón masculino o femenino)

La alopecia androgénica es un trastorno hereditario dependiente de los andrógenos en el que la dehidrotestosterona cumple un papel importante. Esta forma de alopecia puede llegar a afectar hasta el 80% de los hombres de raza blanca hacia los 70 años (pérdida de cabello de patrón masculino) y la mitad de todas las mujeres (pérdida de cabello de patrón femenino).

Otras causas frecuentes de pérdida del cabello son

  • Fármacos (incluidos agentes quimioterápicos)

  • Infección (p. ej., tiña de la cabeza, querión, celulitis del cuero cabelludo)

  • Enfermedades sistémicas (sobre todo aquellas que causan fiebre elevada, lupus eritematoso sistémico, trastornos endocrinos y deficiencias nutricionales)

  • Alopecia areata

Las causas menos frecuentes son las anomalías primarias de la vaina pilosa, enfermedades autoinmunitarias, intoxicación con metales pesados y cuadros dermatológicos raros.

Evaluación

Anamnesis

La anamnesis de la enfermedad actual: deben incluir la aparición y duración de la pérdida de cabello, si la caída del pelo va en aumento y si es generalizada o focalizada. Deben constatarse síntomas asociados como el prurito y la descamación. Se debe preguntar a los pacientes sobre prácticas habituales en el cuidado del cabello, como el uso de trenzas, ruleros y secadores de cabello, y si suelen tirar del cabello o enrularlo con frecuencia.

Revisión por aparatos y sistemas: debe incluir la exposición a estímulos nocivos (p. ej., fármacos, toxinas, radiación) y estresantes (p. ej., cirugía, enfermedad crónica, fiebre, estres psicológico). Deben buscarse los síntomas de las causas posibles, como la fatiga y la intolerancia al frío (hipotiroidismo) y, en las mujeres, hirsutismo, voz grave y aumento de la libido (virilización). Deben buscarse también otras manifestaciones, como una pérdida de peso exagerada, prácticas dietéticas (incluidas varias dietas restrictivas) y comportamiento obsesivo-compulsivo. En las mujeres, se deben obtener datos sobre aspectos hormonales, obstétricos y ginecológicos.

Antecedentes personales: deben buscarse las causas posibles de pérdida del cabello, incluidos trastornos endocrinos y cutáneos. Debe constatarse el uso reciente y actual de fármacos en busca de agentes etiopatogénicos ( Algunas causas de alopecia). Es preciso recoger datos de antecedentes familiares de pérdida de cabello.

Examen físico

En el examen del cuero cabelludo deben constatarse la distribución de la pérdida de cabello, la presencia y características de cualquier lesión cutánea y si hay cicatrización. Deben medirse las anchuras parciales. se deben constatar anomalías de la vaina pilosa.

Es preciso realizar un examen completo de la piel para evaluar si hay pérdida de pelo en otras partes del cuerpo (p. ej., en cejas, pestañas, brazos y piernas), exantemas que pueden estar asociados con algunos tipos de alopecia (p. ej., lesiones por lupus discoide, signos de sífilis secundaria o de otras infecicones bacterianas o micóticas) y signos de virilización en las mujeres (p. ej., hirsutismo, acné, voz grave, clitoromegalia). Deben buscarse signos de trastornos sistémicos subyacentes y solicitar pruebas de función tiroidea.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son de particular importancia:

  • Virilización en las mujeres

  • Signos de enfermedad sistémica o constelación de hallazgos inespecíficos que pueden indicar una probable intoxicación

Interpretación de los hallazgos

La pérdida de cabello que comienza en las sienes o en la coronilla y evoluciona hacia el afinamiento difuso o la pérdida casi completa del cabello corresponden al típico patrón masculino de pérdida del cabello. El afinamiento del pelo en las regiones frontal, parietal y coronal corresponde al patrón femenino de pérdida del cabello (ver figura Patrones masculino y femenino de pérdida del cabello.).

Patrones masculino y femenino de pérdida del cabello.

La pérdida de cabello que ocurre después de 2 a 4 semanas de quimioterapia o radioterapia (efluvio anágeno) puede ser fácilmente atribuida a estas causas. Cuando la pérdida ocurre 3 a 4 meses después de una situación de estrés importante (embarazo, enfermedad febril mayor, cirugía, cambio en la medicación o estrés psicológico grave), sugiere diagnóstico de efluvio telógeno.

Otros hallazgos ayudan a sugerir diagnósticos alternativos ( Interpretación de los hallazgos en la alopecia).

Interpretación de los hallazgos en la alopecia

Hallazgo

Causas posibles

Pérdida de cabello con patrón irregular, asimétrico y anómalo

Tricotilomanía

Parches de pérdida de cabello de forma redondeada; pelos cortos y quebrados; pelos en signos de exclamación en la periferia de los parches

Alopecia areata

Pérdida irregular del cabello que simula zonas apolilladas

Sífilis secundaria

Prurito, eritema y descamación

Lupus cutáneo crónico

Tiña del cuero cabelludo (en especial si hay adenopatías)

Pústulas

Proceso infeccioso o cutáneo en vías de cicatrización (p. ej., celulitis disecante del cuero cabelludo, acné queloide de la nuca)

Pérdida de pelo en el cuero cabelludo y en el resto del cuerpo

Alopecia universal

Pelo lacio o inusualmente rebelde

Anomalías primarias de la vaina pilosa

Virilización (ver Hirsutismo)

Trastorno o tumor suprarrenal

Síndrome del ovario poliquístico

Consumo de esteroides anabólicos (a veces subrepticio)

Además de la pérdida de cabello, los signos qe comprometen el cuero cabelludo (p. ej., prurito, ardor, hormigueo) suelen estar ausentes; cuando están presentes, son inespecíficos.

Los signos de pérdida de cabello con otros patrones que no son los descritos no son diagnósticos y pueden requerir el examen microscópico del pelo o biopsia del cuero cabelludo para el diagnóstico definitivo.

Estudios complementarios

La evaluación de las causas subyacentes (p. ej., trastornos endocrinos, autoinmunitarios o tóxicos) debe realizarse según la sospecha clínica.

La pérdida de cabello que sigue un patrón masculino o uno femenino no suele requerir pruebas. Cuando ocurre en hombres jóvenes sin antecedentes familares, el médico debe preguntar sobre el uso de anabólicos esteroides y otros fármacos. Además de las preguntas relacionadas con el uso de fármacos y drogas ilegales, en las mujeres con pérdida de cabello importante y evidencias de virilización deben medirse los niveles apropiados de hormonas (p. ej., testosterona y sulfato de dehidroepiandrosterona [DHEAS]) (ver Hirsutismo : Estudios complementarios).

La prueba del tirón permite evaluar la pérdida difusa del pelo del cuero cabelludo. Se ejerce una tracción suave sobre un mechón de pelos (unos 40 pelos) en por lo menos 3 regiones diferentes del cuero cabelludo y luego se cuenta el número de pelos extraídos y se los examina con el microscopio. En condiciones normales, deben desprenderse < 3 pelos en fase telógena con cada tirón. Si se obtienen más de 4 a 6 pelos con cada tirón, se dice que la prueba es positiva y sugiere efluvio telógeno.

La prueba de la depilación implica traccionar de 50 pelos individuales ("desde la raíz"). Las raíces de los pelos depilados se examinan al microscopio para determinar la fase del crecimiento y establecer si se trata de un defecto telógeno o anágeno o de una enfermedad sistémica oculta. Los pelos anágenos tienen la vaina adherida a la raíz; los telógenos tienen bulbos muy pequeños sin vaina en la raíz. En condiciones normales, el 85 a 90% de los pelos están en fase anágena; aproximadamente el 10 al 15% en fase telógena y < 1% están en fase catágena. El efluvio telógeno muestra un aumento del procentaje de pelos en fase telógena al examen microscópico (típicamente > 20%), mientras que en el efluvio anágeno se observa una disminución de pelos en fase telógena y un aumento de la cantidad de pelos quebrados. Las principales anomalías de la vaina pilosa suelen ser obvias con al examen microscópico de ésta.

La biospia del cuero cabelludo está indicada cuando persiste la alopecia y el diagnóstico es dudoso. La biopsia permite diferenciar entre las formas cicatriciales y las no cicatriciales. Deben tomarse muestras de áreas de inflamación activa, lo ideal es en los bordes de un parche alopécico. Los cultivos de hongos y bacterias pueden ser útiles.

El paciente puede realizar recuentos diarios de pelos para cuantificar la pérdida de cabello cuando la prueba del tirón es negativa. Durante 14 días, se recogen los pelos que se caen a la mañana durante el peinado o el lavado y se los guarda en una bolsita de plástico transparente. Luego se cuenta el número de pelos en cada una de las bolsitas. Los recuentos de > 100 pelos/día son anormales, excepto después de la aplicaicón del champú, cuando recuentos de hasta 250 pelos pueden ser normales. El paciente debe traer los pelos para su examen microscópico.

Tratamiento

Alopecia andrógena

El minoxidil (2% para las mujeres, 2 o 5% para los hombres) prolonga la fase de crecimiento anágeno y agranda de manera gradual los folículos diminutos (pelos vellosos) y los convierte en pelos maduros terminales. La aplicación tópica de 1 mL de minoxidil 2 veces por día en el cuero cabelludo es la forma de tratamiento más eficaz para la calvicie de la coronilla en alopecias andrógenas, tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, sólo el 30 al 40% de los pacientes presenta un crecimiento significativo del cabello, y el minoxidil no suele ser eficaz o no está indicado para otras causas, excepto tal vez para la alopecia areata. El crecimiento del cabello puede demorar entre 8 y 12 meses. El tratamiento es de por vida, ya que una vez que se suspende, la pérdida del cabello se reanuda. Los efectos adversos más frecuentes son irritación leve del cuero cabelludo, dermatitis de contacto alérgica y aumento del vello facial.

La finasterida inhibe la enzima 5α-reductasa y bloquea así la conversión de testosterona a dehidrotestosterona; es útil para la pérdida de cabello con patrón masculino. La finasterida, en dosis de 1 mg por vía oral 1 vez por día, puede detener la pérdida del cabello y estimular su crecimiento. La eficacia suele hacerse evidente a los 6 a 8 meses de tratamiento. Los efectos adversos incluyen disminución de la libido, disfunción eréctil y eyaculatoria, reacciones de hipersensibilidad, ginecomastia y miopatía. Puede observarse una disminución en los niveles de antígeno prostático específico (PSA) en hombres mayores, que debe ser tenido en cuenta cuando se solicita esta prueba para cribado de cáncer de próstata. Lo más frecuente es continuar el tratamiento tanto como sea posible mientras haya resultados positivos. Una vez que cesa el tratamiento, la pérdida de cabello retorna a los niveles previos. La finasterida no está indicada en las mujeres y está contraindicada en embarazadas debido a que se han observado efectos teratogénicos en animales.

Los moduladores hormonales como los anticonceptivos orales o espironolactona pueden ser útiles para la pérdida de cabello con patrón femenino.

Las opciones quirúrgicas incluyen el trasplante de folículos, los colgajos de cuero cabelludo y la reducción de la alopecia. Son pocos los procedimientos que han sido sometidos a la valoración científica, aunque los pacientes que están preocupados por la pérdida del cabello pueden tenerlos en consideración.

Otras causas de pérdida de cabello

Deben tratarse los trastornos subyacentes.

Existen mútiples opciones terapéuticas para la alopecia areata, e incluyen la administración tópica, intralesional o, en los casos graves, sistémica de corticoides, minoxidil tópico, antralina tópica, inmunoterapia tópica (difenilciclopropenona o dibutiléster de ácido escuárico) o psoralenos con radiación ultravioleta A (PUVA).

El tratamiento de la alopecia por tracción es la eliminación de la tracción física o de factores estresantes del cuero cabelludo.

El tratamiento para la tiña del cuero cabelludo se realiza con antimicóticos por vía oral (ver Tiña del cuero cabelludo : Tratamiento).

La tricotilomanía es difícil de tratar, aunque la modificación del comportamiento, la clomipramina o la administración de un ISRS (p. ej., fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina o citalopram) pueden ser eficaces.

La alopecia cicatrizal como en la celulitis disecante del cuero cabelludo deben tratarse con una tetraciclina por vía oral junto con un corticosteroide potente de aplicación tópica. El acné queloide grave o crónico de la nuca puede tratarse de manera similar; en casos leves, puede ser suficiente el uso de retinoides tópicos, antibióticos tópicos, y/o peróxido de benzoilo tópico.

El liquen plano piloso y las lesiones del lupus cutáneo crónico pueden tratarse con fármacos como antipalúdicos por vía oral, corticoides tópicos u orales, retinoides tópicos u orales, tacrolimús tópico, o inmunosupresores orales.

La pérdida de cabello por quimioterapia es temporaria y sólo requiere del uso de una peluca; cuando el cabello vuelve a crecer, puede tener diferente color y textura que el original. La pérdida de cabello por efluvios anágenos o telógenos suele ser transitoria y remite una vez que se elimna el agente desdecadenante.

Conceptos clave

  • La alopecia andrógena (pérdida de cabello con patrón masculino o femenino) es la forma más frecuente de pérdida de cabello.

  • La virilización concomitante en las mujeres o la pérdida de cabello cicatrizal requiere una evaluación urgente para detectar un trastorno subyacente.

  • Pueden ser necesarios un examen microscópico del cabello o la biopsia de cuero cabelludo para arribar al diagnóstico definitivo.

Alopecia Areata

La alopecia areata es una pérdida de pelo en parches súbita en personas que no tienen alteraciones cutáneas o enfermedades sistémicas evidentes.

El cuero cabelludo y la barba son las zonas que se afectan con mayor frecuencia, aunque puede estar comprometida cualquier región pilosa. La pérdida de cabello puede afectar la mayor parte o todo el cuerpo (alopecia universal). Se cree que la alopecia areata es un trastorno autoinmunitario que afecta a personas con predisposición genética expuestas a algunos desencadenantes ambientales, como una infección o el estrés emocional. En ocasiones, coexiste con vitiligo o tiroiditis autoinmune.

Diagnóstico

  • Examen físico

El diagnóstico se realiza por inspección. La alopecia areata se manifiesta típicamente con parches redondos y aislados de pérdida de cabello con la presencia característica de pelos cortos quebrados en la zona marginal, similares a signos de exclamación. Las uñas pueden presentar depresiones puntiformes o puede haber traquioniquia, una rugosidad en la superficie de la uña que también se observa en el liquen plano. El diagnóstico diferencial incluye tiña del cuero cabelludo, tricotilomanía, lupus cutáneo y sífilis secundaria. Si los resultados son ambiguos (poco común), se pueden realizar pruebas adicionales con preparación de KOH, cultivo para hongos, serología para lupus, tamizaje para sífilis, o biopsia. En los pacientes con hallazgos clínicos que sugieren enfermedades autoinmunes asociadas (en especial enfermedad de la tiroides) se realizarán las pruebas para esas enfermedades.

Tratamiento

  • Corticoides

  • En ocasiones, antralina tópica, minoxidil o ambos

La inyección intralesional de corticoides es el tratamiento de elección en adultos. Pueden utilizarse inyecciones intradérmicas de acetónido de triamcinolona (en dosis de 0,1 a 3 mL de una concentración de 2,5 a 5 mg/mL cada 4 a 8 semanas) si las lesiones son pequeñas. Se pueden utilizar corticoides tópicos potentes (como propionato de clobetasol al 0,05% en crema, gel o pomada dos veces por día durante 4 semanas); no obstante, no suelen penetrar profundamente en el bulbo piloso, donde se localiza el proceso inflamatorio. Los corticoides por vía oral son eficaces, aunque la pérdida del cabello suele recurrir luego de suspender el tratamiento y los efectos adversos limitan su uso. Puede utilizarse antralina tópica en crema (0,5 a 1% durante 10 a 20 minutos por día y lavar luego; según el tiempo de tolerancia, hasta 1 hora por día) para estimular una reacción irritativa leve. Se puede utilizar una solución de minoxidil al 5% como adyuvante del tratamiento con corticosteroides o antralina. La inducción de dermatitis de contacto alérgica con difenilciclopropenona o dibutiléster de ácido escuárico causa el crecimiento del cabello por mecanismos aún no aclarados, pero este tratamiento se reserva para los pacientes con compromiso difuso que no han respondido a otros tratamientos.

La alopecia areata puede involucionar de manera espontánea, volverse crónica o diseminarse extensamente. Los factores de riesgo para la cronicidad incluyen el compromiso extenso, la aparición antes de la adolescencia, la atopia y el compromiso del cuero cabelludo periférico (ofiasis).

Recursos en este artículo