Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Artropatía neurogénica

(Artropatía neuropática, articulaciones de Charcot)

Por Roy D. Altman, MD, Professor of Medicine, Division of Rheumatology and Immunology, University of California, Los Angeles

Información:
para pacientes

La neurogénica es una artropatía rápidamente destructiva debida a una alteración en la percepción del dolor y en la sensación de posición, que puede deberse a diversas enfermedades, las más comunes diabetes y accidentes cerebrovasculares. Las manifestaciones más frecuentes incluyen hinchazón, derrame, deformación e inestabilidad de la articulación. Es posible que el dolor sea demasiado leve en proporción a la lesión, debido a la neuropatía. El diagnóstico debe confirmarse con radiografía. El tratamiento consiste en la inmovilización de la articulación, que retrasa la progresión de la enfermedad, y en casos de enfermedad avanzada, cirugía.

Fisiopatología

Muchas afecciones predisponen a una artropatía neurogénica ( Afecciones que pueden llevar a una artropatía neurogénica). Una alteración de la sensibilidad profunda o propiocepción afecta los reflejos normales protectores de la articulación, lo que favorece los traumatismos (en especial, traumatismos menores repetidos) y pequeñas fracturas periarticulares, que pasan desapercibidos. El aumento del flujo sanguíneo hacia el hueso, debido a la vasodilatación refleja, produce resorción ósea activa, que contribuye al daño óseo y articular. Cada nueva lesión en la articulación produce mayor distorsión. Puede haber derrames hemorrágicos y múltiples fracturas pequeñas, lo que acelera la progresión de la enfermedad. Son frecuentes la laxitud de los ligamentos, la hipotonía muscular y una rápida destrucción del cartílago articular, lo que predispone a una luxación de la articulación, que también acelera la progresión de la enfermedad. Una artropatía neurogénica avanzada puede producir cambios hipertróficos o cambios destructivos.

Afecciones que pueden llevar a una artropatía neurogénica

Neuropatía amiloidea (amiloidosis secundaria)

Malformación de Arnold-Chiari

Insensibilidad congénita al dolor

Enfermedad espinal degenerativa con compresión de raíces nerviosas

Diabetes mellitus

Neuropatías hereditarias:

  • polineuropatía amiloidea familiar

  • Disautonomía familiar (síndrome de Riley-Day)

  • Neuropatía sensitiva hereditaria

  • Neuropatía intersticial hipertrófica (enfermedad de Dejerine-Sottas)

  • Atrofia muscular peronea (enfermedad de Charcot-Marie-Tooth)

Gigantismo con neuropatía hipertrófica

Lepra

Espina bífida con mielomeningogele (en niños)

Degeneración combinada subaguda de la médula espinal

Siringomielia

Tabes dorsal

Tumores y lesiones de los nervios periféricos y la médula espinal

Signos y síntomas

La artropatía se desarrolla varios años después del comienzo de la enfermedad neurológica, pero puede progresar rápidamente y llevar a una desorganización articular completa en pocos meses. El dolor es un síntoma temprano frecuente. Sin embargo, debido a la alteración de la sensibilidad al dolor, áste es mucho más leve en relación con el daño articular. En los primeros estadios, es frecuente la presencia de derrame importante, a menudo hemorrágico, y subluxación e inestabilidad de la articulación. También puede producirse una luxación articular aguda.

Más adelante, el dolor se hace más intenso si aumentó la destrucción articular (p. ej., fracturas periarticulares o hematomas a tensión). En etapas más avanzadas, la articulación se hincha por sobrecrecimiento óseo y derrame sinovial masivo. Se producen deformidades por luxación y fracturas desplazadas. Debido a las fracturas y la curación ósea repetidas, pueden producirse porciones de cartílago o hueso libres que caen dentro de la articulación y producen crepitaciones ásperas, audibles, que no suelen ser molestas para el paciente, quien puede sentir la articulación como un “saco de huesos.”

Si bien puede afectar diversas articulaciones, las más frecuentes son la rodilla y el tobillo. La distribución depende en gran medida de la enfermedad subyacente. En el tabes dorsal se afectan la rodilla y la cadera, y en la diabetes mellitus el pie y el tobillo. La siringomielia afecta la columna vertebral y las articulaciones de las extremidades superiores, en especial el codo y el hombro. Con frecuencia, se afecta sólo 1 articulación, y no más de 2 o 3 (a excepción de las pequeñas articulaciones de los pies), en forma asimétrica.

La artritis infecciosa puede desarrollarse con síntomas sistémicos (como fiebre y malestar general) o sin ellos, en particular en caso de diabetes. Pueden comprimirse estructuras como los vasos sanguíneos, los nervios y la médula espinal debido al sobrecrecimiento de tejidos.

Diagnóstico

  • Radiografía

Debe considerarse el diagnóstico en un paciente con una enfermedad neurológica predisponente que desarrolla una artropatía destructiva pero indolora varios años después del comienzo de la enfermedad neurológica. Si se sospecha una artropatía neurogénica, debe tomarse una radiografía. El diagnóstico se basa en las anomalías radiológicas características en un paciente con una enfermedad predisponente y signos y síntomas típicos.

Las anormalidades radiológicas en artropatía neurogénica temprana son similares a las de la artrosis. Los signos cardinales son fragmentación ósea, destrucción ósea, crecimiento óseo nuevo y pérdida del espacio articular. Puede haber también derrame sinovial y subluxación articular. Más tarde se deforman los huesos y se forma hueso nuevo adyacente a la corteza, comenzando desde la cápsula articular y extendiéndose hacia la longitud del hueso, en particular en huesos largos. Rara vez aparecen calcificaciones y osificaciones en los tejidos blandos. Puede haber osteofitos grandes de formas bizarras en los márgenes de la articulación o en las articulaciones. Con frecuencia, aparecen osteofitos grandes curvados (pico de loro) en la columna vertebral, en ausencia de signos clínicos de enfermedad.

En los primeros estadios, la artropatía neurogénica puede simular una artrosis. Sin embargo, la artropatía neurogénica progresa más rápidamente que la artrosis y suele causar menos dolor.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Algunas veces, cirugía

El diagnóstico temprano de fracturas asintomáticas o con síntomas mínimos facilita el tratamiento; la inmovilización (con férulas, botas especiales o soportes ortopédicos) protege la articulación de una posible lesión y detiene la evolución de la enfermedad. En un paciente de riesgo, es posible incluso prevenir una artropatía neurogénica.

El tratamiento de la afectación neurológica subyacente permite detener el progreso de la artropatía y, si la destrucción articular está en sus primeras etapas, puede revertir parcialmente el proceso. En una articulación desorganizada puede realizarse una artrodesis con fijación interna, compresión y un injerto de hueso adecuado. En articulación de la cadera o rodilla con desorganización macroscópica, si no se cree que la artropatía neurogénica será progresiva, pueden obtenerse buenos resultados con un reemplazo total de cadera y rodilla. Sin embargo, existe el riesgo de aflojamiento y luxación de la prótesis.

Conceptos clave

  • La artropatía neurogénica es una artropatía rápidamente destructiva debida a una alteración en la percepción del dolor y de la posición (p. ej., en diabetes o accidente cerebrovascular).

  • Es típica una destrucción de las articulaciones que no guarda proporción con el dolor, a menudo con una rápida progresión a la desorganización articular en etapas avanzadas.

  • El diagnóstico se confirma con la radiografía que muestra destrucción articular (similar a los cambios observados en la artrosis) que no guarda proporción con el dolor en pacientes con un trastorno neurológico predisponente.

  • Se debe tratar la causa cuando sea posible y proteger la articulación de otras lesiones por medios físicos (p. ej., por inmovilización).

  • Se debe derivar al paciente a cirugía cuando esté indicado.

Recursos en este artículo