Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

tenosinovitis flexora infecciosa

Por David R. Steinberg, MD, Associate Professor, Department of Orthopaedic Surgery and Director, Hand & Upper Extremity Fellowship, Department of Orthopaedic Surgery, University of Pennsylvania Perelman School of Medicine

Información:
para pacientes

La tenosinovitis flexora infecciosa es una infección aguda dentro de la vaina tendinosa flexora.

La causa suele ser una penetración e inoculación de bacterias en la vaina.

Diagnóstico

  • Signos de Kanavel

  • Radiografía

La tenosinovitis flexora infecciosa produce signos de Kanavel:

  • Posición de reposo del dígito en flexión

  • Hinchazón fusiforme

  • Dolor a la palpación a lo largo de la vaina tendinosa flexora

  • Dolor con la extensión pasiva del dígito

Debe tomarse una radiografía para detectar la presencia de cuerpos extraños ocultos. Una tendinitis calcificada aguda y la artritis reumatoidea pueden restringir el movimiento y causar dolor en la vaina tendinosa, pero pueden diferenciarse de la tenosinovitis flexora por su comienzo más gradual y la ausencia de algunos signos de Kanavel. Una infección gonocócica diseminada puede producir una tenosinovitis, pero ésta a menudo afecta a múltiples articulaciones (en particular la muñeca, los dedos, los tobillos y los dedos del pie) y el paciente presenta fiebre reciente, erupción, poliartralgias y factores de riesgo de una enfermedad de transmisión sexual. La infección de la vaina tendinosa puede incluir micobacterias atípicas, aunque estas infecciones suelen ser poco dolorosas, de lento crecimiento y crónicas.

Tratamiento

  • Drenaje quirúrgico y antibióticos

El tratamiento consiste en drenaje quirúrgico (p. ej., irrigación de la vaina tendinosa colocando una cánula en un extremo e irrigango líquido a lo largo de la vaina tendinosa hasta el otro extremo). Debe iniciar el tratamiento antibiótico (se comienza en forma empírica con una cefalosporina) y realizarse un cultivo. En áreas en las que Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA) es prevalente, debe utilizarse trimetoprima/sulfametoxazol, clindamicina, doxiciclina o linezolida en lugar de una cefalosporina.